Fin del Quédate en México y crisis migratoria en víspera de elecciones en EU

109

Gerardo Villagrán del Corral | 

La cancillería mexicana confirmó el cierre total del programa Quédate en México, que obligaba a los migrantes a esperar en México la decisión de las autoridades estadounidenses para cruzar la frontera norte, luego de que la Suprema Corte de esa nación ordenó suspender su aplicación, tras una larga batalla legal y muchas críticas.

El tema tiene relevancia no solo para México sino en especial para Estados Unidos, ya que se produce en un momento de crisis migratoria poco antes de las elecciones de medio término. La inmigración ilegal es uno de los temas que los republicanos han venido utilizado en sus campañas contra los demócratas del presidente Joe Biden, ocupado –como sus antecesores- en promover y financiar guerras y su subproducto hambrunas, que son las que producen migraciones.

Es una victoria para Biden, más que para los migrantes. Esta es la segunda vez que se suspende esa medida. En efecto, poco después de asumir el cargo, Joe Biden intentó en febrero de 2021 cumplir su promesa de campaña de poner fin a la medida fronteriza como parte de lo que denominó un “enfoque más humano de la inmigración”. Aún cuando este segundo intento de poner fin al programa es una victoria legal para los migrantes, no supone un cambio de rumbo total de la política migratoria estadounidense en la frontera.

El objetivo de EEUU es dar a miles de migrantes la posibilidad de proseguir con sus solicitudes de asilo en suelo estadounidense y no del otro lado de la frontera, en un “hostil” México. “El programa tiene defectos endémicos, impone costos humanos injustificables y aleja los recursos y el personal de otros esfuerzos prioritarios para asegurar nuestra frontera”, señaló el Departamento de Seguridad Interna (DHS).

Desde el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), este anuncio es “muy bienvenido”, y simboliza “un paso importante hacia la reconstrucción de un sistema de asilo eficaz y humano en esta frontera”, declaró su portavoz Chris Boian desde Washington.

El programa, activo desde 2019 y que ha impactado en más de 75 mil migrantes, mantenía a migrantes en la frontera norte de México mientras esperaban la resolución de sus trámites para poder ingresar a Estados Unidos, violando el derecho de las personas a buscar asilo. Quédate en México también provocó críticas de organismos de derechos humanos por la falta de condiciones humanitarias en los albergues que proliferan en la norteña frontera mexicana.

Desde su lanzamiento, la iniciativa obligó a los migrantes a volver a cruzar la frontera, donde esperaban en condiciones peligrosas en ciudades fronterizas. La lista de flagelos fronterizos incluyen falta de seguridad, secuestros, drogas, prostitución… Por no hablar de las personas que siguen desaparecidas.

‘Human Rights First’ documentó 1.544 casos de asesinatos, violación, tortura, secuestro u otras agresiones de migrantes devueltos a la frontera, entre enero de 2019 y 2021. Desde ‘Justice Action Center’, una organización que litiga a favor de los inmigrantes, precisan que perjudicaron aún más a “los migrantes indígenas, afro y LGBTIQ+”.

Conocido formalmente como programa de estancias migratorias en México bajo la Sección 235 de la Ley de Inmigración y Nacionalidad estadounidense, o también como Protocolos de Protección al Migrante, era una medida unilateral implementada en el gobierno de Donald Trump que cuando comenzó la administración de Joe Biden se ordenó suspenderlo.

Pero el año pasado el juez de la Corte de Distrito de Texas, Matthew Kacsmaryk, emitió un fallo para restaurarlo. El gobierno de Biden impugnó esa decisión y el 30 de junio pasado logró que la Suprema Corte de Estados Unidos ordenara revertirlo, permitiendo así poner fin a Quédate en México, decisión que el Departamento de Seguridad Nacional estadunidense comenzó a implementar desde el 8 de agosto, y ahora concluyó totalmente, según informó la cancillería mexicana.

La cancillería mexicana señaló los problemas que causó esta medida: por ejemplo, el 17 de junio pasado la Organización Internacional para las Migraciones le notificó que ya no había espacio disponible en los albergues de Tijuana, Baja California, por lo que fue necesario cerrar el ingreso de migrantes por ese punto fronterizo.

Las autoridades mexicanas venido verificando que se otorgue la atención humanitaria necesaria a las personas migrantes participantes en el programa, incluyendo la administración de pruebas para covid-19 y la atención de casos positivos, y señalaron que seguirán garantizando su adecuada estancia y protección en territorio mexicana en esta etapa de terminación de la implementación de la Ley de Inmigración y Nacionalidad de Estados Unidos.

Detenciones a granel 

Durante el año fiscal finalizado en setiembre se han efectuado en EEUU más de 2,7 millones de detenciones de inmigrantes, cifra record marcada por el aumento de detenciones de venezolanos, así como de cubanos y nicaragüenses. Las autoridades estadounidenses efectuaron un número récord de detenciones de migrantes indocumentados con un total de 2.766.582, el 85 % de ellas en la frontera sudoeste, según informó la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP).

Las detenciones de venezolanos pasaron de 5.279 en mayo, a 17.811 en julio y 33.961 en septiembre, el mes que cierra el período fiscal y solo en el cual se produjeron 227.547 detenciones. En la frontera sudoeste de EEUU, desde Texas a California, se efectuaron en total en todo el año 2.378.944 detenciones, una aumento del 37,1 % sobre las cifras del año fiscal 2021.

Comparan con la tortura el trato que da EEUU a niños migrantes - Los Angeles TimesLas cifras de detenciones no reflejan las capturas individuales ya que muchos migrantes indocumentados son detenidos, expulsados, vuelven a cruzar la frontera y son capturados nuevamente.

En todo el período fiscal 2022, las autoridades efectuaron 224.607 detenciones de migrantes cubanos, un contingente que alcanzó el máximo en abril con algo más de 35.000 capturas, cifra récord

Asimismo, hubo 823.057 capturas de migrantes mexicanos, 238.061 de guatemaltecos, 214.975 de hondureños, 164.600 de nicaragüenses, 130.971 de colombianos, y 97.197 capturas de salvadoreños.

Las autoridades vienen pidiendo que los solicitantes de asilo ingresen al país a través de los cauces legales establecidos. El director de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras, Chris Magnus citó el ejemplo de las decenas de miles de refugiados ucranianos que han llegado. Incluso recientemente se ofreció un cupo extra para acoger a 24.000 venezolanos que llegaran con un patrocinador local y a través de un aeropuerto.

Añadió que también ahí se está produciendo una situación caótica en la que llegan a centros para inmigrantes sin previa notificación. “Creemos que la Patrulla Fronteriza está tratando de demostrar el caos que están experimentando en la frontera a las ciudades del interior”, dijo Denise Chang, directora ejecutiva de Colorado Housing Asylum Network. “Solo necesitamos coordinarnos para poder recibir a la gente apropiadamente”.Estados Unidos: Trato discriminatorio hacia migrantes haitianos | Human Rights Watch

El informe es el último dato mensual de los flujos migratorios antes de las elecciones de medio término en Estados Unidos. La inmigración ilegal es uno de los temas que los republicanos han venido utilizado en sus campañas. En el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes emitieron una declaración de una sola frase en respuesta al informe: “deben estar bromeando”.

La supresión de Quédate en México no significa que habrá un libre tránsito para los migrantes hacía EEUU: “Las personas que se hubieran inscrito en el MPP serán ahora procesadas según los procedimientos normales de tramitación de la inmigración, es decir puestas bajo custodia o retenidas en un centro de detención de inmigrantes” en la mayoría de los casos, recuerda Tasha Moro de ‘Justice Action Center’.

El anuncio tampoco significa que las solicitudes se tramiten con mayor rapidez ni con menos minuciosidad: “Son procesos que llevan tiempo, y que requieren pruebas para defender sus solicitudes de asilo”, advirtió Glady Cañas, presidenta de la asociación ‘Ayudándoles a Triunfar’. El único que parece haberse anotado un triunfo es Joe Biden.

* Antropólogo y economista mexicano, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)