Acusan a dos altos funcionarios chinos de integrar una vasta red de corrupción en empresas estatales

27

Dos altos funcionarios de empresas estatales son investigados por el Partido Comunista chino (PCCh) ante la sospecha de que forman parte de una importante red de corrupción que tiene como principal acusado al ex hombre fuerte de Seguridad del país asiático, Zhou Yongkang.

Télam

Los funcionarios investigados son Jin Jiaping, antiguo presidente del Tianjin Gas Group, y Mao Zhigang, ex presidente del Banco de Chengdu (centro), según publicó hoy el diario hongkonés South China Morning Post, citado por la agencia de noticas EFE.

Jin fue detenido el 5 de septiembre en la ciudad de Xianghe, en la provincia nororiental de Hebei, y desde entonces se encuentra bajo un régimen de detención especial conocido como «shuanggui», que en mandarín significa arresto contra miembros del PCCh por violaciones disciplinarias.

El diario de Hong Kong deja entrever que la investigación contra Jin parece estar vinculada a una más amplia que implica a la estatal China National Petroleum Corporation (CNPC), la mayor productora de petróleo de ese país asiático, liderada por Zhou Yongkang en los años 90.

En ese mismo sentido, ayer el mismo medio publicó que la alta dirección y los funcionarios intermedios de la CNPC recibieron la orden de entregar sus pasaportes, en lo que se interpreta como una medida para evitar que intenten dejar el país.

Recientemente, Beijing anunció el despido del ex presidente de la petrolera y director del organismo oficial encargado de supervisar las empresas públicas (SASAC), Jiang Jiemin, también sospechoso de corrupción.

Jiang está considerado como uno de los «protegidos» de Zhou, antiguo responsable del aparato de Seguridad del Estado chino y miembro del Comité Permanente -el órgano de mayor poder en el país- hasta noviembre.

Por su parte, Mao Zhigang también fue puesto bajo «shuanggui» tras haber sido destituido a comienzos de este año.

Mao fue vicepresidente de la Comisión de Economía e Información de Chengdu (provincia de Sichuan) entre 1998 y 2001, periodo que coincidió con el mandato de Zhou Yongkang como secretario general del Partido de esa provincia.

Todos los casos parecen cerrar el cerco contra Zhou, una investigación a la que, según el diario, dio luz verde el propio presidente Xi Jinping en agosto y que supone la de mayor relevancia -por el alto cargo del ex hombre fuerte en el Partido- de la historia reciente de China.

Zhou es uno de los principales defensores del ex secretario general del Partido en Chongqing -vecina a Sichuan-, Bo Xilai, quien se encuentra a la espera del veredicto de su juicio por corrupción y abuso de poder que se celebró hace algo más de dos semanas en la ciudad oriental de Jinan.