Snowden no viajó a La Habana y Estados Unidos presiona a Rusia para lograr su extradicción

45

El destino del ex técnico que trabajaba para los servicios de inteligencia estadounidenses Edward Snowden es incierto después de que se desmintió que el prófugo de la justicia de su país, acusado de espionaje, haya partido de Moscú con destino a La Habana.

Télam

La agencia noticias rusa Interfax, que había anunciado la partida de Snowden hacia la capital cubana, desmintió la información al afirmar luego que el acusado de espionaje no estaba a bordo del vuelo que hoy salió rumbo a La Habana.

“Edward Snowden no está a bordo del avión, no salió en ese vuelo”, dijo una fuente de los servicios rusos de seguridad a la agencia privada. Oficialmente, el Kremlin no informó dónde se encontraba Snowden.

No obstante, Moscú afirmó que no veía motivos para arrestar y entregar a Estados Unidos a Snowden, quien reveló programas de vigilancia de Internet y solicitó asilo político a Ecuador.

“Los estadounidenses no pueden exigir nada. Podemos entregarle o podemos no entregarle”, dijo a la agencia Interfax el responsable de Derechos Humanos del gobierno ruso, Vladimir Lukin.

Horas antes, la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional estadounidense, Caitlin Hayden, había declarado que esperaba que “el gobierno ruso estudie todas las opciones disponibles para entregar al señor Snowden a Estados Unidos para que comparezca ante la justicia por los crímenes por los que está acusado”.

Según especulan medios rusos, el Kremlin ni siquiera puede arrestar a Snowden, de 30 años, ya que no ha sido reclamado por la Interpol. El ex técnico tampoco puede salir del aeropuerto al no contar supuestamente con el visado ruso correspondiente.

América del Sur en la mira

Snowden llegó ayer a la capital rusa después de partir abruptamente de Hong Kong, donde se encontraba desde que se reveló la información sobre la monumental red de espionaje, para evitar de que se le aplicara la extradición solicitada un día antes por Washington.

Poco antes de las versiones sobre la partida de Snowden para La Habana, diversas agencias de noticias aseguraron que el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, quien se encuentra de visita oficial en Vietnam, daría una conferencia de prensa sobre el pedido de asilo del ex técnico.

Patiño, a través de su cuenta de Twitter, confirmó ayer la recepción de la solicitud de asilo, lo que puso fin a una ola de versiones que indicaban que podía buscar refugio en Venezuela o Cuba.

Mientras tanto, el gobierno de Estados Unidos hizo contactos a través de canales diplomáticos y policiales con países de América Latina por donde pueda transitar Snowden o que le sirvan de destino final para lograr su extradición bajo cargos de espionaje.

“Snowden es buscado por cargos de delitos graves y por lo tanto no debe permitírsele más viajes internacionales, sólo el necesario para regresarlo a Estados Unidos”, dijo uno de los voceros la Casa Blanca a distintos medios, entre ellos la agencia de noticias EFE.

Estados Unidos y Ecuador tienen un tratado de extradición desde 1872 y complementado en 1939, pero según indicaron expertos, eso no garantiza que Snowden será devuelto porque el país que lo reciba puede hacer excepciones políticas.

Ayuda de Wikileaks

El sitio WikiLeaks anunció que proporcionará ayuda legal a Snowden y confirmó que el joven informático viajó rumbo a “un país democrático vía una ruta segura con el propósito de recibir asilo”.

El cibersitio, que cobró notoriedad por publicar centenares de miles de documentos ultrasecretos estadounidenses, señaló a través de su cuenta en la red social Twitter que Snowden fue escoltado por diplomáticos y asesores legales y que “utilizará su experiencia legal para garantizar su seguridad”.

Asimismo, convocó a una conferencia telefónica con periodistas para mañana con su fundador, Julian Assange, exiliado en la embajada de Ecuador en Londres; su abogado en Estados Unidos, Michael Ratner; y el ex juez español y representante legal del equipo mundial de la organización, Baltasar Garzón, para analizar la evolución del caso.

Garzón manifestó hoy su interés y el del equipo legal que encabeza en “preservar los derechos” y “proteger como persona” al informante estadounidense.