Gobierno colombiano y Farc llegan a acuerdo general para la paz

10

Durante una conferencia pública en Oslo anunciaron que la mesa de negociaciones continuará en La Habana el 15 de noviembre. El desarrollo agrario integral será el primer punto de la agenda acordada.

Télam

La mesa de diálogo del proceso de paz abierto entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se instaló formalmente hoy en Noruega, desde donde se trasladará a La Habana el próximo 15 de noviembre, informaron ambas partes en una conferencia pública.

El gobierno y la guerrilla se comprometieron hoy a no abandonar el diálogo hasta alcanzar un acuerdo «sensato y real». También definieron que el «Desarrollo Agrario Integral» será el primero de los cinco punto que componen la negociación.

Los representantes en las conversaciones de Cuba, Abel García, y de Noruega, Dag Nylander, leyeron un comunicado en el que informaron del inicio de la segunda fase de las conversaciones, tras la primera etapa desarrollada en La Habana desde el febrero pasado.

Los otros puntos que estarán en la mesa de negociación son la integración de la guerrilla al sistema político y sus garantías; el cese del fuego y hostilidades de manera bilateral; abordar la problemática del narcotráfico; la reparación de las víctimas del conflicto y el reconocimiento de la verdad.

Ambas partes agradecieron las gestiones realizadas por Noruega y Cuba, como mediadores, y por Venezuela y Chile, en tanto acompañantes, para concretar las negociaciones y advirtieron que el proceso será largo y que no se limitará a la desmovilización de los combatientes.

Una de las diferencias que quedó de manifiesto hoy gira en torno al cese del fuego. Para la guerrilla este puede producirse en la actual etapa de la negociación, mientras que el gobierno sostiene que se producirá una vez que se arribe a un acuerdo definitivo.

Humberto De la Calle, jefe de la delegación del gobierno, destacó que “las FARC han cumplido rigurosamente sus compromisos” para llegar a la mesa de negociación.

También dijo que “la confidencialidad en este proceso es esencial», refiriéndose al contenido de lo que se discute en la mesa de negociación.

De la Calle también afirmó que las autoridades colombianas apuestan a “garantizar la vida y la libertad de expresión de quienes decidan ingresar a la vida política” y advirtió que respetarán las diferentes visiones ideológicas al señalar que no «buscan catequizar a las Farc».

El representante gubernamental agregó además que la paz no llegará sólo con el fin del conflicto armando sino también con una transformación política, social y económica del país.

Por su parte Ivan Márquez, quien encabezó la delegación de las Farc, sostuvo que la organización persigue «la paz con justicia social» con «el pueblo como protagonista».

Márquez también advirtió que una «paz express solo generaría frustración», pidió «enfrentar a los guerreristas» y abogó por la «desmilitarización del Estado y transformaciones radicales».

Las Farc también destacaron que el primer punto de la agenda común sea el «Desarrollo Agrario Integral», dado que consideran que en la concentración de propiedad de la tierra se encuentra el principal problema de Colombia y la causa esencial del alzamiento armado.

La negociación se desarrollará en el marco del «Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y dudaradera» suscripto en Cuba por delegados de ambas partes.

El proceso de diálogo llegó después de las negociaciones que se concretaron en La Habana el 26 de agosto pasado, gracias al cual se arribó hoy en Oslo a un acuerdo general sobre los puntos en debate.

You might also like