La cumbre de la Celac en Cuba, con la inédita participación de la OEA

22

Los jefes de Estado y de gobierno de los 33 países miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) se reunirán el martes y el miércoles en La Habana, en un encuentro que marcará un fuerte respaldo al gobierno de Cuba y que contará con la histórica participación de la OEA, en su primera visita a la isla desde que en 1962 la expulsara por declarar su alineamiento con la URSS.

Télam

Entre otros, participarán los mandatarios de la Argentina, Cristina Fernández de Kirchner; Brasil, Dilma Rousseff; México, Enrique Peña Nieto; Venezuela, Nicolás Maduro; Uruguay, José Mujica; Colombia, Juan Manuel Santos; Ecuador, Rafael Correa, y Bolivia, Evo Morales. Todos ellos posarán para la clásica foto junto al anfitrión, Raúl Castro.

Varios de ellos intentarán entrevistarse con el anciano líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, cuya reciente aparición en público luego de varios meses alienta las especulaciones sobre una visita sorpresiva al foro.

Esta cumbre será también una muestra del éxito que ha tenido el gobierno de Raúl Castro en consolidar la relación con los países de la región y de buena parte del mundo, como lo muestran año a año las votaciones en las Naciones Unidas (ONU) contra el bloqueo comercial y económico que el gobierno de Estados Unidos mantiene sobre la isla desde hace más de medio siglo.

Por eso cobra especial interés la presencia del secretario general de la OEA, el chileno José Manuel Insulza, quien fue invitado protocolarmente a participar de esta cumbre. El organismo levantó la sanción contra Cuba en junio de 2009, a 47 años de la expulsión, pero el gobierno castrista se niega a retornar.

“Esa organización tiene una carga histórica negativa como instrumento de dominación de los Estados Unidos”, dijo este viernes el canciller cubano, Bruno Rodríguez, al ratificar que la invitación protocolar a participar de la cumbre de la Celac no abre ninguna posibilidad de retorno.

Por el contrario, es una muestra de fortaleza y a la vez un desafío a las artes diplomáticas de Insulza, que tiene que resolver la situación cubana antes de la Cumbre de las Américas de Panamá, en 2015, ya que en la cumbre de Cartagena, en 2012, la mayoría de los países de la región dejó claro que no participaría de otra cita continental en la que se excluyera a Cuba.

Se prevé que organizaciones de disidentes cubanos intentarán reunirse con algunos de los visitantes, entre ellos con el titular de la ONU, Ban Ki-moon, y con Insulza, para expresarles sus críticas hacia el castrismo, y que la mayoría de los mandatarios eludirá esos encuentros.

La Celac fue creada en 2010 en Playa del Carmen, México, impulsada sobre todo por el fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, como un contrapeso a la OEA, organismo que tiene su sede en Washington y es acusado por varios países de la región de ser una estructura referenciada en el gobierno de los Estados Unidos.

Tras el encuentro fundacional, la Celac fue constituida oficialmente en Caracas, en diciembre de 2011. Luego vino la cumbre de Santiago, Chile, en enero de 2013 -ya sin la presencia de Chávez, que estaba ya en la fase terminal del cáncer que le causó la muerte el 5 de marzo de ese año-, donde se eligió a Cuba como presidente de turno y se convocó a esta nueva sesión en La Habana.

De acuerdo con los documentos fundacionales, la Celac “busca profundizar la integración política, económica, social y cultural de América latina y el Caribe, basado en el pleno respeto por la democracia y los derechos humanos”.

La Celac está conformada por todos los países latinoamericanos y las islas soberanas del Caribe. En este bloque viven unos 600 millones de personas y, según cifras oficiales, la suma de sus economías formaría el tercer espacio económico mundial, con un producto bruto de 6,06 billones de dólares.