Técnicos y cancilleres anticipan la cumbre de la Celac en Cuba

26

Los coordinadores técnicos que avanzaban en el texto de la declaración de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños como zona de paz y la reunión que mañana sostendrán los cancilleres, anticipan la cumbre que los jefes de estado y de gobierno del bloque realizarán el martes y el miércoles.

Télam

La declaración de América latina y el Caribe como zona de paz es uno de los temas centrales de la cumbre y fue adelantada en los últimos días por varios de los gobiernos de la región.

Antes de partir hoy hacia La Habana, el presidente de Bolivia, Evo Morales, explicó en La Paz que esa proclamación apunta a “evitar cualquier problema interno bélico” en la región, así como que ésta se convierta en “instrumento de los conflictos armados” extrarregionales.

La agenda y los borradores de declaraciones que terminaban de elaborar hoy los asesores técnicos, en la octava Reunión de Coordinadores Nacionales de la Celac, iban a ser remitidos a los cancilleres del bloque, que se reunirán mañana lunes para aceptar o modificar esos documentos y elevárselos a los jefes de estado y de gobierno para su consideración y aprobación en la cumbre.

Los coordinadores ya habían aprobado esta tarde dos terceras partes de las más de 20 declaraciones especiales que considerará la cumbre de la Celac, reveló el vicecanciller cubano, Rogelio Sierra, según publicó el diario oficial Granma.

Entre los textos aprobados figuran los referidos a desarme nuclear, necesidad de que Estados Unidos finalice su bloqueo a Cuba, la construcción de un monumento permanente a las víctimas de la esclavitud y la trata de esclavos, y el respaldo de la Celac al diálogo entre el gobierno de Colombia y las FARC en busca de un acuerdo de paz.

Además de Morales, también llegó hoy a la capital cubana la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y se esperaba que hoy mismo arribaran el mandatario de Haití, Michel Martelly, y el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-Moon, entre otros.

Rousseff, quien llegó desde Portugal, tenía previsto conversar a solas con el presidente cubano, Raúl Castro, e inaugurar mañana junto a éste la terminal de contenedores del puerto de Mariel, una obra financiada por Brasil y ejecutada por la constructora brasileña Odebrecht.

Como es usual en estos casos, hay previstas -no todas confirmadas aún- reuniones bilaterales, como la de Rousseff y Castro, o las anunciadas ayer por el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, entre el presidente de ese país, Rafael Correa, y sus colegas de Colombia y México, Juan Manuel Santos y Enrique Peña Nieto.

Asimismo, Santos admitió el jueves la posibilidad de que converse con el mandatario uruguayo, José Mujica, pero descartó la chance de que a ese encuentro se sumen líderes de las FARC.

Paralelamente, los jefes de estado y de gobierno asistentes a la cumbre fueron invitados -aunque aún no se había informado quiénes de ellos asistirán- a una marcha de antorchas que se realizará en La Habana en homenaje al prócer cubano José Martí, de cuyo nacimiento se cumplirán el martes 161 años.