Continúa toma de la sede de la Universidad de Chile

27

La Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile mantiene tomada desde hace cuatro días la casa central de dicha institución de educación superior. El gremio reclama una educación pública, gratuita, democrática y de excelencia.
Telesur

El Consejo de Presidentes de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH) anunció este jueves que mantendrán “por tiempo indefinido” la toma de la casa central de la institución de educación superior, profundizando así el plan de lucha que emprenden en reclamo de una educación gratuita y de calidad.

Según el resultado de las votaciones en asambleas, el 54 por ciento de los alumnos votó a favor de continuar con la ocupación, que inicio cuatro días atrás, mientras que solamente un 14 por ciento rechazó la idea y otro 24 por ciento se abstuvo.

El presidente de la FECH, Andrés Fielbaum, defendió la votación porque “demuestra que los estudiantes entendieron que la medida de presión se enmarca en un proceso ascendente de movilizaciones”.

De igual manera, Fielbaum añadió que mantienen la convocatoria de una marcha nacional programada para el próximo jueves 13 de junio, la cual estará, presuntamente, apoyada por el magisterio y otros sectores de la sociedad.

“Es un momento importante. Por un lado debemos cobrarle cuentas pendientes al presidente Sebastián Piñera, en relación a las demandas que no fueron atendidas. Por otra parte, tenemos que demostrar que la forma de avanzar del movimiento estudiantil es mediante la protesta y no en procesos electorales”, precisó.

El dirigente universitario aprovechó la ocasión para advertir que el movimiento estudiantil no aceptará “ofertones de campaña” y que demostrarán “a todos los candidatos (presidenciales) que, mientras no se abran los espacios de participación, las movilizaciones se seguirán radicalizando”.

En relación a las facultades que no estén movilizadas, indicó que tienen plazo para realizar votaciones hasta este viernes. Sin embargo, Fielbaum agregó que el fin de la toma dependerá de variables como la cantidad de facultades movilizadas y la participación que exista al interior del recinto.

Desde mayo de 2011, año en el que el Ejecutivo chileno aprobó una reforma educativa en la que prima lo privado sobre lo público, los estudiantes han emprendido numerosas protestas y movilizaciones de calle para reclamar una educación de carácter público, gratuito, democrático y de excelencia.