Ecuador reclamó una «disculpa pública» de la CIDH

33

“Exigimos, demandamos, a la Relatoría de la Libertad de Expresión y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la rectificación formal del informe así como una disculpa pública por haber distorsionado la imagen de mi país hasta llegar a lo grotesco”, dijo el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño durante su intervención en la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) que se desarrolla en Guatemala.

Andes

Patiño se refirió en esos términos con respecto al informe sobre la situación de la libertad de expresión publicado hace poco por la CIDH.

El canciller ecuatoriano exigió además, de cara a evitar episodios similares en el futuro, que ese organismo implemente una metodología clara y unificada para la redacción de estos documentos así como un código de conducta para sus funcionarios tal como existe en el ámbito de las Naciones Unidas.

“El informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos referida a la Libertad de Expresión le dedica 33 páginas al Ecuador para intentar demostrar que la libertad de expresión no se respeta; que en el Ecuador, ustedes van y están todas las radios y televisoras cerradas, los periódicos no existen, los periodistas todos están en la cárcel”, ejemplificó el funcionario.

En una intervención en la que tocó varios problemas del organismo, Patiño destacó que el referido informo no ha dudado en tergiversar información, recurrir a fuentes parcializadas como Fundamedios –que es socia de la Relatoría de la Libertad de Expresión en el Ecuador- y financiada por USAID.

“No verifican la información, mucho menos contrastándola con información oficial, lo cual es obligación atendiendo sus propias normas. Presentan la información sobre nuestro país con un formato totalmente distinto al de los otros países y leo una parte que es impresionante”, dijo.

Patiño denunció que la sección dedicada al Ecuador es el único caso de país analizado que inicia con el acápite de “Asesinatos”, a pesar de que en el país solo hubo que lamentar un único caso en el año 2012.

“El agravio comparativo llama la atención teniendo en cuenta que la Relatoría no ha considerado conveniente ubicar esta sección en primer lugar en el caso de otros países en los que desgraciadamente ha habido que lamentar muertes violentas de profesionales del periodismo. De nuevo, un hecho que podría ser considerado como incidental, genera una impresión de excepcionalidad que repercute negativamente no solo en el tono del informe sino en la imagen que del país en cuestión podría formarse el público”, sostuvo.

Ecuador entregó un informe de 80 páginas a todos los presentes en la Cumbre de la OEA. Según el diplomático, este documento es una contundente respuesta para demostrar la perversidad del contenido de ese informe.