Cierra Cuba 2012 con alentadores indicadores económicos

35

WALDO MENDILUZA | Cuba cierra 2012 con un 3,1 por ciento de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) y mejoras en su balanza comercial, en un contexto marcado por la crisis global y el bloqueo que le impone Estados Unidos.

Prensa Latina

En el año que concluye progresó un dos por ciento la agricultura, 4,4 la industria manufacturera, cinco el transporte y las comunicaciones y 5,9 el comercio, según datos aportados en esta capital durante la jornada conclusiva de la VII Legislatura del Parlamento.

Las construcciones, si bien aumentaron respecto a 2011, presentaron incumplimientos que explican la imposibilidad de alcanzar el crecimiento del PIB previsto (3,4 por ciento) y las dificultades en las inversiones, inferiores a lo planificado en un 19 por ciento.

Pese a estos problemas, los resultados se corresponden con la evolución económica en el resto de América Latina y el Caribe, donde habrá un crecimiento similar al cubano.

De acuerdo con la Comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea Nacional del Poder Popular, lo significativo de ese escenario es que ningún otro país de la región soporta las sanciones y obstáculos propios del bloqueo aplicado por Washington por más de medio siglo.

La disminución de las importaciones y el incremento de las exportaciones de servicios, que mejoraron la balanza, el avance en el equilibrio financiero interno, la cifra récord de llegada de turistas (unos dos millones 850 mil) y el paulatino desendeudamiento forman el panorama favorable de 2012.

También destaca el crecimiento de la productividad del trabajo en un 2,1 por ciento y el cumplimiento del déficit fiscal proyectado en el presupuesto (3,8).

Al intervenir en la última sesión de la VII Legislatura, el presidente Raúl Castro ponderó las señales alentadoras de la economía, aunque con un llamado a dejar atrás deficiencias y potenciar el desarrollo de la esfera productiva.

Según el Plan de la Economía y el Presupuesto del Estado aprobados por el Parlamento para 2013, el PIB aumentará un 3,7 por ciento, cifra cercana al promedio previsto en la región.

Ese crecimiento se considera aceptable en un escenario de continuada crisis global, la persecución de las transacciones bancarias cubanas por el bloqueo norteamericano, las restricciones imperantes en los mercados financieros y la elevación de los precios de los alimentos y el combustible, afirmó Raúl Castro.

Otros elementos trazados responden al incremento en 34 por ciento en las inversiones y la llegada por primera vez de más de tres millones de turistas.

También se espera mantener un nivel similar de actividad en los servicios sociales, entre los que sobresalen la educación y la salud gratuitas.

En la presentación del presupuesto del año próximo, la ministra de Finanzas y Precios, Lina Pedraza, anunció un Fondo de Desarrollo ascendente a 532 millones de pesos, «para respaldar decisiones del Gobierno encaminadas a estimular el sector productivo y de servicios».

Además, informó que se proyectan 700 millones de pesos para las reservas, de ellos 300 millones destinados a desastres.

La actualización del modelo económico cubano marcha con paso seguro, señaló Raúl Castro ante la plenaria de alrededor de 600 diputados.

De acuerdo con el mandatario, tras las medidas iniciales de supresión de prohibiciones y de trabas para el desarrollo productivo, el país se empieza a adentrar en cuestiones de mayor alcance, complejidad y profundidad.

Partimos de la premisa de que todo lo que hagamos va dirigido a la preservación y desarrollo en Cuba de una sociedad socialista sustentable y próspera, única garantía de la independencia y soberanía nacional, subrayó en el habanero Palacio de Convenciones.

Entre los avances, citó la elaboración de la conceptualización teórica del modelo económico y el estudio de las bases del Programa de Desarrollo a largo plazo en las diferentes esferas del quehacer nacional.

Precisó también que se implantan nuevas metodologías para la formación de los precios mayoristas y minoristas, la creación experimental de cooperativas no agropecuarias y continúa el análisis de las vías para superar la dualidad monetaria existente en la isla.

Raúl Castro recordó que en el primer trimestre de 2013 comenzarán experimentos en entidades estatales, en aras de profundizar en el sistema de perfeccionamiento empresarial.

Los experimentos permitirán ensayar técnicas modernas en la gestión de entidades productivas y de servicios con superior autonomía para elevar sus resultados y eficiencia, apuntó.

En otro orden, el estadista mencionó la aprobación de principios «para flexibilizar los actualmente restringidos objetos sociales», al tiempo que se examina el desarrollo de las cadenas productivas.

Respecto a las formas no estatales de gestión, una de las aristas de la actualización económica cubana, resaltó que ha proseguido incrementándose la cantidad de ciudadanos que se acogen al trabajo por cuenta propia, quienes rondan los 400 mil.

Esa tendencia será reforzada con la aplicación del arrendamiento de locales dedicados a la gastronomía, la flexibilización adicional de las relaciones de pagos al sector privado por las empresas estatales y unidades presupuestadas y el otorgamiento de licencias para el ejercicio de nuevas actividades, expuso.