Rusia le lanza un salvavidas a Ucrania en medio de la crisis política

21

La pulseada de la Unión Europea por acercar a Ucrania a su área de influencia tuvo un nuevo capítulo en Moscú, donde el presidente Vladimir Putin anunció un nuevo crédito a Kiev por 15.000 millones de dólares, rebajas en los precios del gas y la compra de bonos de deuda.

Télam

Putin anunció las medidas tras mantener un encuentro en la capital rusa con su homólogo ucraniano, Viktor Yanukovich, lo que provocó una nueva movilización de unos 15.000 pro europeístas en Kiev, informó la agencia de noticias DPA.

«(Yanukovich) Entregó los intereses nacionales de Ucrania, entregó nuestra independencia y las perspectivas de cada uno de los ucranianos para una mejor vida», denunció Vitaly Klitschko, uno de los líderes de la protestas frente a la multitud en la Plaza de la Independencia en Kiev.

El presidente ucraniano se reunió hoy con su par ruso pese a las manifestaciones multitudinarias de la oposición proeuropea que se viven en Ucrania desde hace más de tres semanas, en reclamo por un acercamiento de Kiev a Moscú y a favor de la firma de un pacto de asociación con el bloque europeo.

Las protestas hoy alcanzaron al Parlamento nacional que tuvo que suspender su primera sesión después de que una treintena de miembros alineados con el campeón de boxeo y líder opositor Klitschko ocuparan la sede legislativa en reclamo de la dimisión de todo el gobierno.

El nuevo acuerdo entre Yanukovich y Putin no hizo más que encender la ira de Klitschko y del resto del arco opositor ucraniano.

De nada sirvió que Putin justificara el nuevo paquete de ayuda recordando las «dificultades de la economía ucraniana, relacionadas en gran medida con la crisis económica y financiera mundial».

La prensa internacional ya había informado profusamente durante las últimas semanas que Kiev solicitaría a Moscú un crédito de 15.000 millones de dólares tras haber fracasado en sus negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Pero el líder ruso fue aún más lejos y anunció que, a partir de ahora, Ucrania pagará 268,5 dólares por cada mil metros cúbicos de gas, lo que supone una rebaja de más del 30 por ciento.

La rebaja del gas y los 15.000 millones de dólares son una tabla de salvación para la economía ucraniana, que se encuentra al borde de la bancarrota, como indican sus reservas de divisas, en el punto más bajo de los últimos siete años.

Además de la movilización en las calles de Kiev, la otra reacción llegó desde la Casa Blanca.

El vocero de la Presidencia norteamericana, Jay Carney, aseguró que el nuevo acuerdo entre Rusia y Ucrania no responde a las demandas de los cientos de miles de manifestantes que tomaron las calles de la capital ucraniana en las últimas semanas.

La ola de protestas comenzó en noviembre pasado luego de que Yanukovich anunciara que suspendía la firma de un Acuerdo de Cooperación con la Unión Europea.

Según explicó, la economía ucraniana no estaba lista para abrir sus puertas al gigante bloque europeo; sin embargo, sus detractores lo acusaron de ceder a las presiones de Moscú, que había advertido que si sellaban el acuerdo, suspendería todos los tratados comerciales bilaterales con Kiev.

Ninguno de los líderes habló hoy de un posible ingreso de Ucrania en la Unión Aduanera, la alternativa a la asociación con la UE y que ya integra a Rusia, Bielorrusia y Kazajistán; pero la reunión y el acuerdo alcanzado fueron suficiente para reavivar la ira de los miles de opositores que se niegan a dejar las calles de Kiev.