Rubén Rada, “feliz” por el Grammy Latino a la excelencia que recibirá

123

INFORME-DPA| El músico y cantante uruguayo Rubén Rada está “feliz” por el Grammy Latino a la excelencia que recibirá mañana en Las Vegas y le dedica el reconocimiento “al país y a los músicos” que siempre lo ayudaron a consolidar su carrera. El artista seguró que ya no escribirá canciones, pues ya no sabe sobre que escribir.“Estoy muy contento. Cada vez que me hablan del Grammy me acuerdo del cuarto donde vivíamos con mi vieja (madre), mi tía y mis hermanos; éramos siete en una pieza muertos de frío”, recordó el cantante antes de viajar a Estados Unidos. “Haber llegado a conseguir un Grammy para mi país desde ese lugar -porque además tuve tuberculosis de los 2 a los 4 años- es algo que me llena de felicidad”, agregó el artista, de 68 años de edad.

La distinción la dedica a su país, “a todos los músicos uruguayos”. “No me gusta quedarme con los títulos. Porque si no hubiera tenido la mano de (Eduardo) Mateo, del Hugo (Fattoruso), de Andrés Arnicho, del “Lobito” (Antonio) Lagarde, de Manolo Guardia, que me ayudaron a armonizar mis canciones y a hacerlas más lindas, no estaría hablando de esto”.

“Les debo mucho a los músicos que me ayudaron, al candombe uruguayo y a mis negros. También agradezco a mi mujer, a mis hijos y a Lea (Bensassón, su representante) por lo que hemos hecho en estos 15 años de trabajo”, completó Rada, en una entrevista publicada por el diario local Ultimas Noticias.

“El negro Rada”, como lo llaman cariñosamente sus seguidores, inició su carrera en la década de 1950, con apenas 10 años de edad integrando un conjunto de carnaval en el que tocaba el tambor.

En 1960, con 17 años, debutó en una banda que se llamó “Los Hot Blowers” y a partir de allí formó parte de históricos conjuntos uruguayos como “El Kinto”, “Tótem”, “Opa” y después completó el ciclo como solista, actuando en Estados Unidos, Europa, América Latina y países árabes, como recientemente que estuvo en Qatar.

“Pero ya no estoy para esos viajes. Volví molido”, dijo el artista quien además no piensa seguir escribiendo canciones porque ya no sabe qué decir. “No puedo convencer a más nadie con la palabra amor”, confesó recientemente.

Por eso acaba de lanzar un disco instrumental en el que, como ha sido su costumbre, fusiona ritmos internacionales, siempre con un sello particular del candombe, ritmo tradicional de los negros uruguayos.