Kiev acusa a los rebeldes de llevarse 38 cuerpos del avión malasio

34

Kiev denunció hoy que las milicias separatistas que controlan la zona donde el avión de Malaysia Airlines fue derribado con un misil, se llevaron los cadáveres de 38 de las víctimas.

Télam

«Milicianos armados alejaron a los equipos de rescate y cargaron los cuerpos en un camión. Según los milicianos, se disponían a llevarlos a la ciudad de Donetsk», precisó una fuente del gobierno, citada por medios ucranianos.

El gobierno ucraniano cargó también contra Rusia y acusó al país vecino de ayudar a los separatistas «a destruir las pruebas de un crimen internacional».

«Los terroristas, con ayuda de Rusia, intentan destruir las pruebas de un crimen internacional. Instamos a Rusia a retirar a sus terroristas para permitir a los expertos ucranianos e internacionales a investigar las circunstancias de la tragedia», dice un comunicado del gobierno ucraniano.

El canciller ruso, Serguei Lavrov, negó esas acusaciones de Ucrania y acusó al gobierno de Kiev de mentir para ejercer presión sobre la investigación de la catástrofe.

En tanto, el jefe de los servicios de seguridad ucranianos Valentin Nalivaichenko, informó que los rebeldes permitirán los trabajos de rescate e investigación en un radio de 20 kilómetros.

Así lo acordaron los separatistas y el llamado Grupo de Contacto -formado por representantes de Ucrania, Rusia y la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE)- en una videoconferencia celebrada anoche.

«Las negociaciones a tres bandas terminaron con el acuerdo de crear una zona de 20 kilómetros cuadrados para que Ucrania pueda cumplir su tarea humanitaria, recoger los cuerpos y entregarlos a sus familiares», dijo Nalivaichenko.

«Para ello se ha acordado una zona concreta de 20 kilómetros, y esperamos que los terroristas nos dejen trabajar. En el grupo trilateral hay representantes de Rusia y esperamos que cumplan su palabra» agregó citado por la agencia EFE.

Numerosos países y el Consejo de Seguridad de la ONU han pedido que se lleve a cabo una investigación independiente para aclarar las causas del siniestro del avión de Malaysia Airlines que se estrelló sobre la rebelde región de Donetsk el jueves.

Ayer, un grupo de inspectores de la OSCE llegó al lugar del suceso, junto a la localidad de Shajtiorsk, en Donetsk, en helicóptero, pero denunciaron que no obtuvieron pleno acceso por parte de los milicianos que vigilan la zona.

Entretanto, llegan a Kiev investigadores internacionales, entre ellos más de 130 especialistas de Malasia, y un equipo de Holanda, el país que cuenta con más víctimas entre los 295 pasajeros fallecidos del vuelo.

Tanto el gobierno ucraniano como los sublevados se acusaron del derribo del avión malasio instantes después de que se conociera la tragedia, aunque Kiev fue más allá y acusó a Rusia de estar implicada en el accidente.

Poco después, también la administración de Estados Unidos, incluso el presidente de ese país, Barack Obama, apuntaron a los milicianos y a Moscú como los responsables del accidente.