Volver a Gaza, la obsesión de la ultraderecha israelí

6

El pasado se repite en Medio Oriente. Los desproporcionados bombardeos israelíes y la ofensiva terrestre a la Franja de Gaza hacen temer sobre una posible invasión completa de ese territorio del que Israel se retiró en 2005.

Télam

Con el fin de contrarrestar el poder militar de Hamas, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, parece estar respondiendo a los deseos de la ultraderecha, representada en su gobierno por el canciller Avigdor Lieberman y el ministro de Industria, Naftali Bennett.

Fue, precisamente, Lieberman quien advirtió: «Todas las formulaciones diplomáticas son dañinas en este momento. La toma de control total sobre la Franja de Gaza es el único camino para Israel».

Así, el gobierno de Netanyahu ordenó esta semana que un grupo de tanques entraran en la Franja de Gaza, en el marco de la operación «Margen protector», iniciada el pasado 8 de julio, para destruir los túneles del Movimiento de la Resistencia Islámica, Hamas, y sus lanzaderas de cohetes contra territorio israelí.

Doce días de bombardeos han causado la muerte de unos 330 palestinos, entre ellos 57 niños, dijeron informes de prensa y fuentes médicas de Gaza. También fallecieron dos israelíes, uno de ellos la semana pasada. Según informes de las Naciones Unidas más del 75% de los muertos son civiles.

Hamas asegura que no pactará un alto el fuego hasta que Israel levante su cerco sobre la Franja de Gaza, donde viven 1,5 millón de palestinos.

A pesar de haber formado un gobierno unidad con Al Fatah, liderado por el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, Hamas se ha debilitado en los últimos meses tras su alianza con Siria e Irán, sostienen algunos analistas.

A este aislamiento se suma lo ocurrido en Egipto, donde fue derrocado en julio de 2013 el presidente Mohamed Mursi, un aliado de Hamas, y en su lugar elegido un adversario del grupo islámico, el general Abdel Fattah el-Sisi.

Los ataques con cohetes contra el sur de Israel agravaron la crisis que sufría Medio Oriente tras el fracaso del plan de paz propuesto por el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, que preveía la proclamación de un Estado palestino.

Aunque Israel dice que el objetivo es destruir los túneles de Hamas, que conectan con su territorio, se teme que la ofensiva pueda extenderse a todo el territorio de Gaza.

«La invasión de Gaza ocurre a un mes del encuentro convocado por el Papa Francisco junto a Abbas y (el presidente de Israel), Shimon Peres, que suponía un paso importante para avanzar en la resolución del conflicto. Pero lejos de producirse lo esperado por el Vaticano, la situación recrudeció», dijo a Télam Alí Musfafá, profesor de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) y del Area de Países Arabes de la Universidad Nacional de San Martín.

Para este analista, el verdadero objetivo de Israel está en el acuerdo que firmaron Al Fatah y Hamas en abril pasado para formar un gobierno de unidad.

«Es muy evidente que a los intereses de Israel este acuerdo no lo favorece, por eso se boicotea la posibilidad de paz en la región y el único responsable es Netanyahu», señaló.

Es la primera vez que Israel penetra en Gaza desde la operación «Plomo fundido» en la Navidad de 2008.

El desarrollo de los acontecimientos podría llevar al presidente palestino a asumir un rol importante en las negociaciones con el gobierno israelí, para garantizar que no se ataque a Israel desde Gaza en el futuro.

Doce días después de iniciarse los bombardeos, todo indica que para Lieberman y los ultras israelíes la decisión del entonces primer ministro, Ariel Sharon, que decidió retirarse de Gaza en agosto de 2005, fue «un error» que no debería repetirse.

«Es muy probable que quieran reconquistar Gaza. Nunca estuvieron de acuerdo cuando Sharon decidió la retirada unilateral de Gaza y el desmantelamiento de los asentamientos. Para los más extremistas no hay lugar a los no-judíos en la tierra de Israel que incluye los territorios palestinos y quizá más allá», dijo a Télam Khatchik Der Ghougassian.

Este analista, que es profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de San Andrés, advirtió que «las víctimas palestinas van a ser mayor por la asimetría de fuerzas y por la reacción desproporcionada de Israel».

Como es de imaginarse, las diferencias militares entre Hamas e Israel son muy grandes, por lo que la conquista total de Gaza aumentará los riesgos políticos para Netanyahu y sus aliados ultraderechistas.

You might also like