Justicia española condenó a empresarios que vaciaron Aerolíneas Argentinas

7

Los empresarios españoles que a través del Grupo Marsans controlaban Aerolíneas Argentinas fueron condenados por fraude fiscal en la compra y gestión de la empresa aérea. Además de vaciar a la compañía, estafaron al fisco español.

Página 12

La Justicia española condenó este martes a dos años y medio de prisión a Gerardo Díaz Ferrán y a Antonio Mata por fraude fiscal en la compra y gestión de Aerolíneas Argentinas en tiempos del Grupo Marsans. En 2001, Díaz Ferrán adquirió la línea de bandera en una operación que escondió una evasión de 99 millones de euros en impuesto a las sociedades. Esto implicó que doce años más tarde los empresarios terminaran en el banquillo de acusados declarados culpables de estafa al Estado español. Además de la cárcel, los ex dueños de Aerolíneas deberán abonar al ente de recaudación de ese país una multa igual al monto del fraude.

“Estábamos seguros de que no había que pagar nada a Hacienda. En ningún momento pensábamos que había delito; ni lo había entonces ni lo hay ahora”, se defendió el mes pasado Díaz Ferrán, cuando había sido llamado a declarar por primera vez en esta causa. La Justicia de España no tuvo en cuenta este argumento. José María Vázquez Honrubia, el juez en lo penal que llevó adelante el caso, condenó al empresario a prisión, con una multa de 99 millones de euros y con la imposibilidad por cuatro años de recibir subvenciones, ayudas públicas, beneficios, incentivos fiscales y cobertura de Seguridad Social. También se inhabilitó la facultad para votar por el tiempo que dure la condena de cárcel. La sentencia de Vázquez Honrubia todavía no es firme, por lo que existe la posibilidad de que el empresario busque recursos legales para frenarla.

Los cargos contra Díaz Ferrán, ex presidente de Viajes Marsans, y Antonio Mata, ex consejero delegado de Air Comet, se asociaron con los de la compra de Aerolíneas Argentinas en 2001, cuando la compañía atravesaba fuertes dificultades financieras. En ese momento, la empresa estaba en manos de Interinvest, una sociedad del Estado español, la cual no había revertido el vaciamiento que inició la operadora Iberia, firma que salió del negocio en 1995 porque la Unión Europea dio la orden de que desinvierta en Sudamérica. La adquisición de Marsans y Air Comet de la línea de bandera se produjo con una seria irregularidad contra el fisco de España, producto de que los nuevos dueños manipularon créditos estatales asociados con deudas de Interinvest para evitar el pago de impuestos a las sociedades. Se trató de una estrategia contable que permitió evadir cerca de 100 millones de euros en favor de Díaz Ferrán.

En la sentencia de ayer, el juez obligó al empresario a devolver esa suma a través del pago de una multa compensatoria. En la prensa española indicaron que difícilmente el ex dueño de Aerolíneas pueda cubrir este pasivo, debido a que se declaró “arruinado”, hasta el punto de haber pedido la asistencia de un abogado de oficio en muchos de los juicios que se celebraron en su contra. Además de esta causa, el empresario, de 71 años, se encuentra imputado en varios delitos. Entre estas transgresiones se destacaron las siguientes:

– La apropiación indebida de 4,4 millones de euros en la quiebra del Grupo Marsans.

– La simulación de la venta de sus empresas para eludir vencimientos financieros con sus acreedores.

– La bancarrota de la firma Seguros Mercurio, al tiempo que en un juzgado madrileño se lo consideró culpable por el quebranto de Marsans.

– A su vez, un juzgado comercial de Madrid lo condenó en junio de este año a pagar por el total del bache financiero que dejó la bancarrota de Marsans. Este monto se estima en 552 millones de euros. En este punto, los herederos de su ex socio, Gonzalo Pascual, también deberán hacerse cargo de la deuda. Mientras tanto, el año pasado Díaz Ferrán fue inhabilitado para administrar bienes propios y ajenos.

You might also like