FAO: En Venezuela no hay necesidad de ayuda humanitaria/ ¿Y si Padrino tiene éxito?

41

VEN desabastecimiento1Venezuela no está en necesidad de recibir ayuda humanitaria, declaró el representante en el país de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agriucultura (FAO, por su sigla en inglés), Marcelo Resende, al elogiar el programa del gobierno del presidente Nicolás Maduro para garantizar la entrega de alimentos a precios justos casa por casa.

Durante una reunión con el ministro venezolano de Alimentación, Rodolfo Marco Torres, y el jefe de control de los Comités Locales de Abastecimiento (Clap), Freddy Bernal, Resende calificó de extraordinaria la acción del gobierno venezolano de crear este mecanismo, y aseveró que en Venezuela no están dadas las condiciones para recibir ayuda humanitaria, reportó Telesur en su portal.CLAP-NOTIYARA

Ambos funcionarios, indicó Torres, expusieron a Resende las acciones que se adoptarán para proteger al pueblo.

Bernal tuitéo que la #FAO asegura que Venezuela no está en condiciones de ayuda humanitaria, e informó en su página web que Resende aseguró que los #Clap han tomado una dimensión estratégica para Venezuela, al reconocer además el buen trabajo que viene realizando el gobierno en el tema alimentario.

Venezuela redujo sus niveles de subnutrición, y en el nuevo mapa del hambre de 2014 es presentada como uno de los países que más han hecho para que su población coma bien y viva dignamente, de acuerdo con cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. La FAO reconoció por primera vez al gobierno venezolano en 2012 por la reducción del hambre y la pobreza extrema en más de 50 por ciento, resaltó Telesur.

Bernal y Torres también explicaron a Resende que los Clap son parte de la estrategia para combatir la guerra no convencional impulsada por la derecha venezolana y que se ha caracterizado por el saboteo económico con acaparamiento, boicot y usura de los productos de primera necesidad.

A todo esto, el vicepresidente y ministro venezolano de Planificación, Ricardo Menéndez, denunció en Nueva York ante la Organización de Naciones Unidas que Caracas sufre una guerra económica dirigida a la desestabilización interna y la búsqueda de una intervención extranjera.

En la jornada final del foro de alto nivel del Consejo Económico y Social de Naciones Unidas, centrado este año en la implementación de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, Menéndez advirtió que la intención es generar una fachada de crisis humana como nueva ruta para tratar de destruir a la revolución bolivariana.

En este contexto, el ministro de Relaciones Interiores, mayor general Gustavo González López informó que el joven mormón estadunidense Joshua Holt, fue detenido el 30 de junio por posesión ilícita de explosivos en su vivienda, y aseguró que estaría vinculado a bandas criminales paramilitarizadas que buscarían desestabilizar al gobierno.

Mientras, la oposición dijo que logró la validación de las firmas para activar la última fase de un eventual referendo revocatorio del mandato de Maduro.

Anexo

¿Y si Padrino fracasa? ¡Ajá!… ¿y si tiene éxito?

VENEZUELA-POLITICS-COUP-ANNIVERSARYClodovaldo Hernández |La jugada del presidente Nicolás Maduro de darle poderes especiales al ministro de la Defensa, Vladímir Padrino López tal vez no tenga –parafraseando al comandante Chávez– resultados en el minuto táctico, pero es casi seguro que sí los tendrá en la hora estratégica. Y estos serán de mucho peso específico, tanto si son positivos como si son negativos.

Hagamos algo de prospección: si fracasa la gestión del oficial al frente de la Gran Misión Abastecimiento Soberano, las consecuencias serán devastadoras para el gobierno, lo cual es ya bastante decir, pues estamos hablando de un gobierno que, de por sí, luce devastado. Lo más probable es que si Padrino López, con las amplias atribuciones que ahora tiene, no logra resultados concretos, el socialismo habrá perdido de manera irreversible, la guerra económica.

Con mucho margen para ir entre la crítica seria y la chanza más lacerante, la oposición podrá decir que ni siquiera con la artillería pesada han podido vencer a los pelucones y los bachaqueros. En fin, si el general en jefe fracasa, Maduro quedará en una situación aún más precaria que la que ha tenido a lo largo del primer semestre del año, y ya sin muchas cartas que jugarse.

Pero, ¿qué pasará si el también comandante estratégico operacional logra el prodigio cívico-militar de revertir la acuciante situación de las personas en lo que se refiere al acceso a bienes y servicios básicos a precios justos?  Vamos a suponer que el superministro se lanza su propia Campaña Admirable y termina metiendo en cintura a todos los factores que –orquestadamente o no– llevan adelanta una mega-operación de sabotaje económico. Es fácil prever que eso le daría algo de oxígeno al gobierno de Maduro, asediado desde el primer día y de manera creciente por los enemigos ya mencionados y por sus propios yerros. Pero, más allá de ese aire fresco colectivo, un triunfo así tendría un componente de logro personal para el general en jefe que –quiéralo él o no– incidiría en las ecuaciones políticas que habrán de despejarse en un futuro no tan lejano chavismo adentro. Dicho de otro modo, si Padrino López gana la guerra económica, quedará en boca de todos para la guerra política.