Chile: en crimen y  violencia, en el primer puesto de Latinoamérica

494

Cecilia Vergara Mattei

Un sondeo de la organización Ipsos arrojó que Chile se posicionó como el segundo país más preocupado por el crimen y la violencia, con un 63%, duplicando el promedio global (31%)para mantenerse  como el más preocupado en Latinoamérica, cerca de Perú (62%), seguido de México (54%) y Argentina (50%) y muy por encima de Brasil (39%) o Colombia (37%).

También un estudio de la encuestadora Cadem sobre la percepción de los chilenos en torno a la inseguridad, reveló que un 91% cree a que la delincuencia es más violenta que hace un año y un 60% estimó que la principal razón del aumento de la delincuencia se debe a la inmigración y el ingreso de delincuentes desde el extranjero.Violencia en Latinoamérica | Opinión | EL PAÍS

Ipsos lanzó su informe mensual “Preocupaciones del Mundo” correspondiente a octubre de 2023, que recoge la percepción de 25 mil personas en 29 países sobre los temas que generan mayor inquietud en la ciudadanía. En otros estudios más de dos tercios (68%) de los chilenos declararon que los delitos subieron en su barrio durante los últimos doce meses.

En el segundo lugar  aparece la inflación, indicador que aumentó tres puntos en comparación al mes anterior, llegando al 38% y ubicándonos como el segundo país de Latinoamérica con el mayor porcentaje, solo por debajo de Argentina, que lidera con un 69%. Completan las cinco mayores preocupaciones en Chile, el desempleo (35%), control de la inmigración (29%) y la corrupción política/financiera (28%).

En Chile las preocupaciones están muy concentradas en crimen y violencia, con una diferencia de 25 puntos con la que le sigue (inflación). En cuanto al rumbo del país, sólo el 31% de los chilenos cree que van en la dirección correcta (+3), mientras un 69% piensa lo contrario. El porcentaje de quienes creen que Chile va por buen camino supera a Argentina (17%) y Perú (12%), que ocupan los últimos lugares del listado, aunque en la región es superada por México (59%), Brasil (56%) y Colombia (34%).

La Jornada - Habitantes de Reynosa toman las calles; exigen paz y fin al miedoLo que podría llamarse una «cultura de la violencia» en Chile es una organización social y una forma de vida en las cuales la violencia es un recurso permanente, enraizado en las relaciones sociales y en las interacciones cotidianas.

Primeramente se ofrecen algunos antecedentes históricos sobre la violencia social y política desde la Conquista hasta el golpe de 1973; luego se caracterizan los rasgos principales de la represión política y del sistema represivo chileno. Finalmente, se muestran las principales expresiones que asume la violencia social y cotidiana, y se enuncia una hipótesis interpretativa sobre el incremento de estas formas de violencia durante el período autoritario, señala el filósofo Jorge Vergara Estévez.

Policías asesinados, la sensación de inseguridad en su punto máximo de ebullición y varios hechos de sangre que parecen formar parte del panorama cotidiano. Chile experimenta uno de sus presentes más complejos en materia de criminalidad y el gobierno de Gabriel Boric busca fórmulas para contener la crisis.

Tras el asesinato de tres carabineros en 23 días, el Ejecutivo adelantó un plan de seguridad enfocado en contener la ola de delincuencia, denominado “Calle sin violencia”,que considera la intervención en 46 municipios de Chile donde se concentran los mayores delitos violentos y busca aumentar la efectividad en aspectos como la persecución penal, los patrullajes policiales, el control y fiscalización de armas, y la búsqueda de prófugos de la justicia.Sicarios, crimen organizado y homicidios: Chile enfrenta su peor crisis de seguridad en 30 años y crece el temor a los delitos violentos

Las autoridades chilenas también especificaron que el plan también implicará un aumento de la presencia de Carabineros en sectores altamente conflictivos para disminuir la percepción de inseguridad e impunidad. “Se priorizarán los sectores y horarios con mayor probabilidad de ocurrencia de homicidios, disparos, amenazas de muerte y drogas”, indicaron.

El plan oficial abordará la problemática de infracciones e incivilidades y apuntará a lograr una mayor fiscalización en materia de armas, y disminuir el deterioro barrial, el tráfico de drogas y consumo problemático de alcohol. “Para que exista un patrullaje efectivo en esos lugares y que se persiga a todos a aquellos que tengan orden de detención vigente, con el objeto de ubicarlos y detenerlos”, señalaron desde el gobierno.

 

*Periodista chilena, asociada al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)