Boric pidió mediación de la ONU para negociar con mapuches y otros pueblos originarios

332

Cecilia Vergara Mattei | 

El presidente de Chile, Gabriel Boric, anunció que solicitó al secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, la mediación del organismo para facilitar un proceso de diálogo que conduzca a la reparación de la deuda histórica del Estado con los pueblos originarios, particularmente con los mapuches, al hablar ante el Congreso, en su primera cuenta pública, a poco menos de tres meses de haber asumido el cargo.

El único camino para iniciar la superación de los conflictos es generar acuerdos que respondan adecuadamente a las deudas históricas del Estado con los pueblos indígenas. Impulsaremos parlamentos territoriales que reconozcan a las autoridades e instituciones propias, respetando protocolos indígenas y siguiendo estándares internacionales, con el acompañamiento del sistema de Naciones Unidas, dijo Boric.

La cuenta fue sobre todo un recuento de desafíos y una hoja de ruta, el joven mandatario subrayó que su mandato buscará concretar una agenda de cambios: “Es nuestro deber dar respuesta a las incertidumbres a las que se enfrentan millones de chilenas y chilenos al vivir todos los días en un país que carece de una base sólida de derechos sociales”, puntualizó.

En un discurso bastante cercano, empático, en donde se le vio incluso salirse del libreto, comentando anécdotas recordó las distintas matanzas del pasado que fueron por una “vida digna” y las causas del estallido social. Entre los anuncios, dijo que la reforma previsional será ingresada en agosto y ratificó su voluntad de condonar la deuda estudiantil.

En materia de seguridad, anunció la reforma a Carabineros, “la que es para la institución, no en contra de ella” y la búsqueda total de la prohibición de la tenencia de armas. Asimismo celebró la ratificación del Acuerdo de Escazú. Sin dejar de tocar el Estado de Excepción en La Araucanía y el Bío Bío; habló de un plan nacional de trenes, incluida una ruta Santiago-Valparaíso.

Reconociendo la crisis de seguridad pública y la oleada delictual que soporta Chile, comprometió el pronto anuncio de una Política Nacional Contra el Crimen Organizado que incluirá una legislación para aumentar la efectividad de la persecución penal, un plan para el control y fiscalización del comercio ilícito y callejero, un proyecto de ley para modernizar la inteligencia del Estado y otro para la prohibición total de tenencia de armas en manos de particulares.

Boric basó su discurso en cinco ejes distintos que el gobierno planea utilizar para hacer sus mejoras y cambios de manera ordenada: Derechos Sociales, Mejor Democracia, Justicia y Seguridad, Crecimiento Inclusivo y Medio Ambiente.

Entre los cambios comentados los que más resaltaron fueron: la creación de un Sistema Nacional de Cuidados y de un Fondo Universal de Salud, la eliminación de la deuda educativa, una nueva Política Nacional de Migración, la reforma de Carabineros, el agua como un bien público y el impulso de una nueva Reforma Tributaria. Asimismo se refirió a la posible creación de los ministerios de Seguridad Pública, Protección Civil, Convivencia Nacional y un Ministerio de Pueblos Indígenas.La salud como derecho: la necesidad de una nueva Constitución en Chile

Boric marcó la importancia en temas como la subida de precios en múltiples productos, al igual que la el aumento en costo de la vida, comentando que “Somos conscientes de cuánto ha aumentado el valor del arroz, el pan, el aceite y las verduras, además del impacto que esto tiene en el bolsillo de las chilenas y chilenos. Por eso es por lo que entregamos un aporte adicional para cubrir el alza de la canasta básica.”

Llamó la atención fue la falta de algún tipo de alusión a los detenidos en el estallido social, que no fueron incluidos en ninguna parte del discurso.“Durante el estallido social vivimos la peor crisis en materia de Derechos Humanos de los últimos 30 años. Diversas instituciones nacionales e internacionales dieron cuenta de la existencia de graves abusos y violaciones de los derechos humanos que dejaron un saldo de dolor que, como chilenos, debemos asumir y resarcir” agregó posteriormente el gobernante.

Otro de los temas controversiales en la cuenta fue el conflicto presente en la Macrozona Sur, en la cual el mandatario dijo que “Desgraciadamente producto del aumento de graves atentados y cortes de ruta que ponían en riesgo el libre desplazamiento y abastecimiento, hemos decidido decretar y renovar el Estado de Excepción Constitucional en las provincias de Bío Bío, Arauco, Cautín y Malleco”

En temas de seguridad nacional, el mandatario presentó la idea del programa Menos Armas, Más Seguridad, el cual planea limitar de manera radical el acceso legal a las armas de fuego. junto al programa, el presidente le pidió al congreso su apoyo para avanzar en tal prohibición agregando que “Sé que algunos no aplauden cuando digo ésto, pero hemos visto lo que pasa en otros países. No permitamos que pase en Chile”.

El hippie y progre de Gabriel Boric en la mira mapuche Mapuches

Sabemos que la restitución de las tierras es una de las demandas más sentidas por los pueblos indígenas. Estamos diseñando, con responsabilidad, una propuesta que nos permita resolver esta situación y que involucre a todos los actores de la zona, afirmó. Tuvo palabras y compromisos con otros pueblos originarios, entre ellos los rapa nui, los aymara y los kawésqar, comprometiéndose a crear el Ministerio de Pueblos Indígenas.

Al hacer referencia a los parlamentos que hubo a mitad del siglo XIX entre la nación mapuche y el naciente Estado de Chile, declaró que “ese antecedente puede guiar nuestro nuevo esfuerzo por lograr un entendimiento profundo entre la República y los pueblos que la habitan, y no cejaré en esfuerzos para avanzar por este camino”.

Pero admitió que existe una legítima desconfianza tras siglos de despojo y marginalidad, por lo cual debemos ser conscientes de que este entendimiento tomará tiempo, y agregó que la forma de resolver el conflicto es el diálogo, la observancia de la ley, el respeto bidireccional y el estado de derecho que como presidente tengo el deber de hacer valer.

Previsión social, salud, vivienda

Dijo que habrá una reforma integral al sistema de salud, para lo cual presentaremos un proyecto de ley que creará un Fondo Universal de Salud, con el objetivo de generar mayor equidad en el acceso a servicios, mejorar la atención, aumentar la solidaridad en el financiamiento del sistema y reducir el gasto de los hogares.

Reconoció la emergencia habitacional con un déficit estimado de 700 mil viviendas, que comenzará a enfrentarse con la construcción de 65 mil casas dignas anuales, para llegar a 260 mil entregadas en los cuatro años de su gobierno.

Boric anunció que en agosto de este año presentarán el proyecto de ley para reformar el sistema previsional. “Llevamos décadas debatiendo sobre un cambio en el sistema de AFP. Llegó el momento de construir un verdadero sistema de seguridad social y en donde nuestras legítimas ideologías no entrampen la necesidad de tener una pensión digna”, dijo.

En su discurso ante el Congreso, aseguró que para “despejar cualquier fantasma vamos a respetar cada peso de los ahorros previsionales acumulados en las cuentas individuales”. Comprometió que con esta reforma “cada habitante de nuestra patria, de 65 años o más, tendrá derecho a una pensión básica garantizada por el Estado de 250 mil pesos”.

En medio del desarrollo de la Cuenta Pública realizada en el Congreso Nacional de Valparaíso, se registraron manifestaciones en el sector céntrico de Santiago, con una mayoritaria presencia de estudiantes secundarios. Carabineros llegó al lugar haciendo uso del carro lanzaaguas, con el objetivo de dispersar a los manifestantes, restableciendo el tránsito.

Popularidad

Las últimas encuestas dan cuenta que el gobierno incrementó su aprobación en dos puntos: alcanzó un 36%, mientras que la desaprobación llegó al 49%. Un 15% no aprueba ni desaprueba su gestión. En los próximos meses se dará una dura contienda política con miras a la aprobación o rechazo de la nueva Carta Magna, que adelanta la Convención Constituyente.

La encuesta Data Influye reveló que reveló que un 40% de los consultados está por la opción Apruebo y un 45%  por el Rechazo, y detectó que el 40% de los encuestados cree que un triunfo del Apruebo de la nueva Constitución aportará mayor paz social y política a Chile en el largo plazo, independiente de su preferencia para el plebiscito del 4 de septiembre.

* Periodista chilena, asociada al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)