¿Es éste el último hurra de la alianza occidental?

128

Henry Olsen

La unidad de las democracias occidentales en respuesta a la invasión rusa de Ucrania es maravillosa. Pero el debilitamiento del poder económico de estas naciones podría significar que este es el último hurra del viejo orden.

El poder económico es lo que permitió que Europa y los Estados Unidos dominaran el mundo. El desarrollo de la ciencia moderna y la Revolución Industrial le dieron a Europa y su rama estadounidense la capacidad económica de desplegar un poder militar abrumador, lo que les permitió envolver la mayor parte del planeta en su esfera de influencia, a menudo sometiendo a naciones como China.

El orden internacional liberal basado en normas que surgió en la última parte del siglo XX se basaba en el continuo dominio El G7 adopta sanciones adicionales contra Rusia | RCN Radioeconómico mundial de esas naciones. Otras naciones se hicieron más ricas, pero Europa Occidental, Estados Unidos y sus aliados asiáticos se mantuvieron muy por delante. Para 1950, Estados Unidos por sí solo tenía un producto interno bruto más grande sobre la base de la paridad del poder adquisitivo que China, India y Rusia juntos. Agregue el resto de la OTAN y sus aliados asiáticos, y ninguna potencia podría resistir con éxito su poder combinado.

Ese dominio fue confirmado y extendido por el colapso de la Unión Soviética en 1991. Los antiguos satélites soviéticos en Europa del Este se unieron a la Unión Europea, mientras que otras naciones liberalizaron sus economías y se convirtieron en socios comerciales occidentales. En 2000, las naciones que actualmente imponen sanciones a Rusia (la Unión Europea y la mayoría de las naciones de la OTAN, además de Japón, Corea del Sur, Australia, Nueva Zelanda, Taiwán, Suiza y Singapur) produjeron el 79,4 por ciento del PIB mundial.

La globalización ha disminuido severamente ese poder en los últimos 20 años. Para 2020, esas mismas naciones produjeron solo el 60,4 por ciento del PIB mundial. El ascenso meteórico de China explica gran parte de eso, pero India y otros países en desarrollo también han crecido más rápido que Occidente. Esas naciones ahora son lo suficientemente poderosas como para resistir incluso el poder combinado de Occidente con respecto a su conflicto con Rusia. Es por eso que muchas de estas naciones se abstuvieron en las resoluciones de la ONU que condenan la invasión y se niegan a sancionar a Rusia por su agresión.

Es probable que estas tendencias continúen. Si nos enfocamos solo en las 30 economías más grandes, el Fondo Monetario Internacional estima que las naciones que sancionan a Rusia representan actualmente el 64,9 por ciento de la producción económica. Para 2027, proyecta que ese número caerá al 58,5 por ciento. Para 2040, se proyecta que China e India juntas tengan un PIB más grande sobre la base de la paridad del poder adquisitivo que los Estados Unidos y las otras ocho naciones sancionadoras más grandes juntas. Agregue otras potencias emergentes como Brasil, México, Indonesia y Turquía, y el equilibrio de poder mundial sin duda cambiará aún más.

Este desarrollo pondrá fin a dos siglos de dominio mundial occidental a menos que algunas de estas potencias emergentes se unan a nuestro club. Si los poderes no sancionadores de hoy crean una alianza informal para competir y desplazar a Occidente, espere que el siglo XXI sea uno de crecientes tensiones políticas y militares. Prevenir eso es la condición sine qua non del estadista occidental en el futuro previsible.

Occidente comienza con algunas ventajas importantes en esta búsqueda. India es un rival histórico de China. También es una democracia, aunque a veces sea caótica. La crítica occidental al nacionalismo hindú, que parece ser el movimiento político dominante en la India en el futuro previsible, corre el riesgo de alejar a esa nación crucial de nosotros. La prudencia dicta que mantengamos la alianza, aunque inquiete a los occidentales.Más del 40% de los chinos y estadounidenses cree que tendrá que mudarse por el cambio climático – Futuro Sustentable

Conflictos similares entre los valores sociales liberales occidentales y los intereses geopolíticos occidentales deben gestionarse en otro lugar. El desarrollo de Brasil de su enorme selva tropical enfurece a los activistas climáticos. India y Brasil también albergan más de la mitad del ganado vacuno del mundo, una de las principales fuentes de emisiones de metano. ¿Queremos que el activismo climático lleve a estas naciones a los brazos de China?

Las opiniones occidentales sobre la homosexualidad también podrían complicar nuestra geopolítica. Nigeria, por ejemplo, será una de las 15 economías más grandes del mundo y la más grande de África para 2040. Junto con muchas otras naciones islámicas y africanas, criminaliza las relaciones entre personas del mismo sexo . Nocivo, sí, pero ¿deberíamos permitir que el tema aliene a Nigeria de Occidente? El ascenso de China significa que estas naciones tendrán una alternativa para los fondos de desarrollo y las exportaciones de productos. Y los autoritarios de China ciertamente no requerirán que sus aliados adopten reformas de derechos humanos.

La máxima de Tucídides sigue siendo cierta: los fuertes hacen lo que pueden y los débiles sufren lo que deben. Occidente ha sido el hombre fuerte global durante más de dos siglos. A menos que nos adaptemos ahora y nos preparemos para el futuro, la respuesta unida de hoy a Rusia podría ser el canto del cisne de Occidente.

*Columnista del Washington Post y miembro principal del Centro de Ética y Políticas Públicas. Se enfoca en política, populismo y pensamiento conservador estadounidense