Siria, dispuesta a la tregua y el canje de prisioneros

23

Anunció estar lista a adoptar un alto el fuego en Alepo y a canjear prisioneros con la insurgencia. Un importante gesto en momentos en que la oposición en el exilio decide si asiste a la conferencia de paz que comienza la semana próxima en Suiza.

Télam

El anuncio sirio, hecho por el canciller Walid al Moallem en Moscú luego de reunirse con su par ruso, Serguei Lavrov, podría significar otro logro diplomático de Rusia luego de que el Kremlin consiguiera convencer a su aliado Damasco de renunciar a su arsenal químico para evitar un inminente ataque de Estados Unidos.

También llegó momentos antes de que la fragmentadísima Coalición Nacional Siria (Cnfros), principal alianza de grupos de la oposición política siria en el exilio, comenzara a deliberar en Estambul si asiste, junto al gobierno sirio, a la conferencia de paz Ginebra 2, que comienza el próximo miércoles.

Walid al Moallem El evento es organizado por Estados Unidos -que apoya a la oposición siria-, Rusia -que respalda al presidente sirio, Bashar Al Assad- y la ONU, y sería el primer encuentro cara a cara entre los rivales desde el comienzo de un conflicto, en marzo de 2011, que ya dejó más de 100.000 muertos.

Esta semana, Lavrov y su par estadounidense, John Kerry, hicieron un llamado conjunto al gobierno sirio y a la insurgencia a acordar altos el fuego en partes de Siria que podrían comenzar con la devastada Alepo, la segunda mayor ciudad del país tras Damasco, como medida para fortalecer la confianza antes de la conferencia.

Parado junto al Lavrov, el ministro Moallem dijo hoy que entregó a su par ruso «un plan con medidas para reforzar la seguridad en Alepo», 310 kilómetros al norte de Damasco, y agregó que espera que pueda servir de ejemplo a otras devastadas ciudades.

«Como resultado de nuestra confianza en la posición rusa y su rol en detener el derramamiento de sangre sirio, hoy entregué al ministro Lavrov un plan de medidas de seguridad para la ciudad de Alepo», señaló Moallem, citado por la agencia de noticias EFE.

«Le pedí que hiciera los arreglos necesarios para garantizar su implementación y especificar la hora cero para el cese de las operaciones militares», agregó el canciller, sin entrar en detalles sobre el plan.

Lavrov dijo que Moallem lo había informado sobre la disposición de Al Assad a «adoptar una serie de medidas humanitarias» que podrían redundar en el rápido envío de asistencia a los afectados por la guerra de ya 34 meses.

En cuanto al canje, Moallem no quiso especificar cuántos prisioneros incluiría el intercambio ni cuándo podría comenzar.
No obstante, la disposición representa ya una concesión hacia una de las exigencias clave de la oposición para asistir a las negociaciones de paz.

«Informé a Lavrov de nuestra posición a favor de un acuerdo para canjear a presos en las cárceles sirias por prisioneros capturados por la otra parte», dijo Moallem luego de sus conversaciones de dos días con su par ruso en una mansión del centro de Moscú.

«Estamos listos a intercambiar las listas y desarrollar los mecanismos necesarios para lograr estas metas», dijo el canciller sirio citado por la agencia de noticias DPA.

Moallem reiteró que Siria participará en Ginebra 2, que, pese a su nombre, se celebrará en la ciudad suiza de Montreux.
Agregó que las autoridades sirias acudirán a la conferencia «pese a los intentos de algunos Estados de boicotear Ginebra 2 y a la situación en torno a la participación o no en ellas de la Cnfros», la principal organización opositora siria.

Dividida sobre si iniciar negociaciones con Assad y bajo gran presión de Estados Unidos y otros apoyos internacionales para ir a Ginebra 2, la Asamblea General de la Cnfros inició hoy un encuentro de dos días en Estambul para votar si envía o no una delegación a la conferencia.

Los reunidos «votarán sobre Ginebra y nombrarán a los miembros de la delegación», reza una breve nota enviada por la Coalición, en una formulación que hace presagiar una respuesta positiva, informó la agencia de noticias EFE.

Ayer, Kerry instó a la Cnfros a asistir al evento, que, dijo, es la «única manera» de poner fin a un conflicto que es «uno de los peores desastres humanitarios del planeta y que sembró el terreno para el extremismo».

Los planes para la conferencia fueron anunciados en mayo pasado por Kerry y Lavrov en Moscú, y desde entonces una serie de victoria militares del Ejército nacional sirio dejó a la oposición en desventaja para una negociación.

Además, las crecientes diferencias entre los grupos insurgentes derivaron, desde hace dos semanas, en fuertes combates entre ellos en la mitad norte de Siria que según activistas opositores ya dejaron más de 1.000 muertos.

Estos enfrentamientos continuaron hoy, cuando insurgentes islamistas tomaron el control de las norteñas localidades de
Saraqeb y de Ayal tras choques con el también islamista Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL), vinculado a Al Qaeda,
según informó una organización pro-opositora siria con sede en Londres.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos agregó que continúan los combates entre ambos bandos en la base 46, donde se ubica el cuartel principal del EIIL cerca de Alepo.

También continuaron hoy las operaciones del Ejército contra la insurgencia en todo el país, según la TV estatal siria.
El Observatorio informó que al menos 11 personas murieron hoy, entre ellas dos rebeldes, en un bombardeo del Ejército en la localidad de Al Madira, en las afueras de Damasco.