Radonsky perdería la gobernación de Miranda

27

GONZALO SÁNCHEZ | Capriles Radonsky, quien perdió las pasadas elecciones venezolanas frente al presidente Hugo Chávez por una diferencia de 1,5 millones de votos y 11 puntos porcentuales, podría no conseguir la reelección del estado que él mismo gobierna Miranda.

Tercera Información

En la pasada jornada electoral, Capriles sacó menos votos en la entidad que gobierna que Chávez. Un varapalo para el abanderado de la oposición que no parece que vaya a revertir esta situación en las próximas elecciones regionales que se celebrarán el próximo mes de diciembre. Además del incremento de los delitos en su entidad, el cierre de varias misiones sociales del Gobierno Bolivariano de Venezuela y el pésimo servicio de basuras, su candidatura no ha sentado nada bien a una parte de sus aliados.

Y no lo ha hecho porque Capriles se ha saltado la democracia interna de la Mesa de Unidad democrática (MUD), que ya tenía un candidato a la gobernación de Miranda en la figura de Carlos Ocáriz, el cual ganó su candidatura en elecciones primarias. Como muestra de esta situación interna y al igual que pasó durante la anterior campaña presidencial, Capriles ve como partidos aliados le abandonan en favor del candidato revolucionario, en este caso ha sido el Movimiento Al Socialismo (MAS) de Miranda el que ha abandonado el barco opositor para apoyar al candidato de la revolución en ese estado, Elías Jaua del PSUV.

Según un estudio de la encuestadora Veneopsa, efectuado la semana pasada a 500 mirandinos, difundido por el periodista José Vincente Rangel en su programa “José Vicente Hoy” emitido por la televisión privada Televén, Elías Jaua cuenta con una intención de voto del 46% frente al 43% de Capriles.

Elías Jaua, exvicepresidente venezolano, hombre de confianza de Chávez y uno de los líderes del ala más a la izquierda del PSUV, es valorado positivamente por un 55% de los encuestados mientras que Capriles tiene una valoración negativa del 65% de los encuestados. Los principales problemas que le achacan al gobernador opositor son la inseguridad ciudadana, la vialidad y el desempleo.

Que Capriles Radonsky perdiera la gobernación de Miranda significaría mucho más que una simple derrota en uno de los 23 estados venezolanos ya que él es el líder de la oposición en todo el país, su familia cuenta con un emporio comunicacional y ha estado 4 años gobernando Miranda, teniendo tiempo suficiente para que sus reformas surtieran el efecto deseado. Una derrota de la oposición en Miranda sumiría a la derecha venezolana otra vez en un debate sobre su camino a seguir ya que su líder habría perdido dos elecciones seguidas en menos de 2 meses.

Capriles Radonsky, según voceros de la oposición, ha logrado unir a toda la oposición venezolana y ha conseguido que el discurso de la oposición pase de ser anti-chávez, a proponer un programa propio. Ha mantenido una posición en la que ha evitado las conforntaciones con el presidente Chávez y ha reconocido rápidamente su derrota desterrando la estrategia del fraude anteriormente usada por la oposición para intentar deslegitimar unas elecciones que no son capaces de ganar.

Esta estrategia de Capriles no ha gustado a amplios sectores de la oposición que están esperando a estas elecciones de diciembre para probar los resultados de esta forma de actuar. Si la derrota también acompaña a Capriles ahora, la oposición volverá a fragmentarse entre los que quieran volver a la estrategia desestabilizadora anterior y los que quieran seguir por el camino donde están ahora.