¿Qué le pasará a los chavistas si pierden las elecciones de noviembre?

162

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Question.

 

Juan Veroes |

La oposición ganó la Asamblea Nacional en el 2015, con la promesa de que el pueblo no haría más colas para adquirir los alimentos.

Ya está demostrado que el chavismo, como fuerza política, es derrotable electoralmente y que una página web (Dólar Today) puede hacer polvo a una economía petrolera y tumbar a cualquier gobierno no adicto al imperio. El odio sembrado contra Maduro, señalándolo como el único culpable de la crisis que vive el país y de que todos los males que estamos sufriendo, se resuelven saliendo de él y su camarilla de corruptos, es una imagen que ya está sembrada en la mente de densos sectores de la población venezolana y mundial.

A la oposición radical se la están poniendo papayita para derrotar al chavismo, pues el gobierno que dirige el sindicalista obrero no da señales de poder ponerle freno al caos que envuelve a la economía y las consecuencias que sufre la mayoría de su población.

Algunos dirigentes psuvistas sobrados y prepotentes, por las debilidades que muestran los partidos de la oposición, se atreven a coquetear con la derecha presentando soluciones neoliberales, para resolver los problemas históricos y estructurales que hemos padecido durante 200 años y que ya están contemplados en el Plan de la Patria que nos legó El Comandante eterno y que sólo tienen solución en la vía hacia El Socialismo.

En Venezuela, “Producir”, no es el problema, en la distribución de lo producido está el nudo gordiano que mantiene los niveles de escases, pobreza y desigualdades que nos hacen aparecer como un país del tercer mundo, atrasado y con una población que sobrevive en la miseria.

Si en el 2015, con dos cuñas bien posicionadas en las redes y medios de comunicación, en las cuales se mostraban grandes colas de personas para comprar papel toalet o harina Pan y a un carnicero aterrado porque le iban a expropiar su negocio, bastó para que la Revolución Bolivariana fuera desalojada de la Asamblea Nacional y los retratos de Chávez y Bolívar fueran arrojados a la basura ¿Qué no harían si el 21 de Noviembre llegaran a ganar la mayoría de las 23 Gobernaciones y las 335 Alcaldías del país?.

Conociendo y habiendo gozado del Estado de Bienestar que recién habíamos vivido con Chávez, la mayoría de la población votó en contra y muchos seguidores del chavismo se abstuvieron de hacerlo, ¿que podría pasar ahora cuando las condiciones de pobreza de la población son mayores, la corrupción se ha democratizado y el odio hacia Nicolás Maduro ha crecido? , de sólo pensarlo se me eriza la piel y vienen a mi mente lo ocurrido en países como Irak y Libia cuando sus mandatarios fueron desalojados del poder.

Cuando oigo a algunos dirigentes del PSUV, diciendo que tienen seguro ganar la mayoría absoluta de las gobernaciones y alcaldías el próximo 21 de noviembre y se dan el lujo de poder decidir quien va y quien no va a participar en la contienda electoral, me viene a la mente las declaraciones de algunos dirigentes de AD en los años 90 del siglo pasado, cuando decían que si ellos, lanzaban como candidato a la presidencia al negro Encarnación Rivas, portero de la casa de AD en El Paraíso, ganaban las elecciones, pues ellos eran la mayoría en todo el país y su partido era el más organizado y grande de América Latina. Bastó que apareciera Chávez y toda su prepotencia se vino abajo y pasaron al basurero de la historia.

Pareciera que estamos condenados a repetir los errores y de no aprender de las experiencias vividas en el pasado recién, pues pensamos que eso que les pasó a otros no nos puede pasar a nosotros. Nos olvidamos que cuando Chávez ganó las elecciones en 1998, el poder de AD y Copey era casi absoluto y que la oposición de la llamada izquierda marxista no representaba a más del 10% de la población. Nos contentamos con decir: “Ahora las condiciones son otras”, olvidando que la mayoría de nuestra población se mueve y actúa por las necesidades que les afectan y los resentimientos que acumulan. Eso de: “Yo te espero en la bajaita”, se materializa en cada proceso electoral y en cada oportunidad que le damos a nuestro pueblo.

Tenemos cinco (5) meses para cambiar el escenario donde se va a librar la 2da. Batalla de Carabobo y los Actores deberán dejar de creer que ya la contienda está ganada. Los chavistas tenemos que crear, ¡ya!, tres frentes de batalla para:

a): Rescatar al Bolívar y su poder adquisitivo en los próximos tres meses.

b): Cercar, colocar entre rejas y expropiar los bienes mal habidos de los corruptos.

c): Disminuir la imagen presidencial y ampliar la del Poder Legislativo y la del Poder Popular Organizado.

De no hacer nada sobre los tres puntos antes indicado, es muy seguro que el proyecto de Chávez, con su plan de la Patria incluido, les pasará lo mismo que al ALCA, cuando Chávez les gritó: EL ALCA al carajo!!!.

Escribo este artículo obligado por mi condición de politólogo y a la vez militante chavista que se siente responsable de todo lo que aquí estás pasando. A quien no le guste su contenido, lo que tiene que hacer es olvidarse que lo leyó y seguir su camino. No pierdan su tiempo refutándome deseándome la muerte o amenazándome como algunos hacen cuando leen algunos de mis escritos. Ya estoy vacunado, no he tenido ningún cargo importante en los gobiernos y a mis 81 años de edad, ya no tengo nada que perder.