¿Qué hubiera pasado si Micaela Bastidas tomaba el Cusco?

32

Yorka Gamarra Boluarte|

El Bicentenario de nuestra Independencia nos plantea el reto de mirar a los personajes cruciales de esta etapa desde diferentes ángulos, así como explorar qué otros escenarios habrían sido posibles si sus decisiones hubieran sido distintas a las que tomaron. Este ejercicio, nos puede permitir ver los motivos que animaron sus procederes y sus abstenciones que en buena cuenta definieron el devenir de nuestra historia.

Uno de estos personajes definitorios es, Micaela Bastidas Puyucahua, generala, administradora, organizadora, guerrera, estratega militar y hábil política, de la rebelión de 1780. Es necesario, sin embargo, recuperar su memoria apartándola del protagonismo del inmenso Tupac Amaru, vale la pena mirarla a ella, en toda su real dimensión y talento, en su individualidad y sus circunstancias.

Micaela Bastidas, está lejos de ser sólo la acompañante de su marido y la encargada de la logística (armas y comida) ella más bien, fue de esos personajes en cuyas manos estuvo, por varios momentos, el devenir de la historia.

Melchor Paz escribía sobre la prócer: “aquellos que conocen a ambos, aseguran que dicha cacica es de un genio más intrépido y sangriento que el marido. (…) Suplía la falta de su marido cuando se ausentaba, disponiendo ella misma las expediciones hasta montar en un caballo con armas para reclutar gente en las provincias a cuyos pueblos dirigía repetidas órdenes con rara intrepidez y osadía autorizando los edictos con su firma”(1).

Micaela ejerció el poder administrativo y militar en las zonas que iban quedando en poder de sus huestes, realizó proclamas y envió comunicaciones instado a las autoridades españolas a retirarse y abandonar sus puestos, otorgaba salvoconductos para arrieros y otros que lo necesitaran, aunque lo hacía en nombre de su esposo, los firmaba ella (2).

Luego del triunfo de Sangarará al mando de Túpac Amaru el 18 de noviembre de 1780, en vez de marchar a Cusco, Túpac Amaru se repliega a Tungasuca, situación que los españoles utilizan para preparar la respuesta. Mas adelante un ejército de 17 mil hombres llegaba a Cusco dispuesto a develar la rebelión.

Muchos autores se han preguntado ¿Qué habría pasado si Tupac Amaru, hacía oído a los consejos y llamados de Micaela y hubiera tomado el cusco?

Pero, aún más interesante es preguntarse ¿qué habría pasado si Micaela Bastidas tomaba el Cusco? es conocido que un ejército femenino a cuyo mando estaba Tomasa Tito Condemayta, había cosechado un triunfo frente a un contingente español en la Batalla de Pillpinto.

Charles Walker (citado por Dumett), ensaya un posible escenario como respuesta a la primera pregunta: “Durante las seis semanas que permanecen en ella (Cusco), abolen la mita y el reparto de mercancías, eliminan la alcabala –o impuesto a las ventas-, acaban con el cargo de corregidor y establecen un único tributo para todos los indígenas, reivindicaciones que formaban parte de la plataforma defendida por José Gabriel Condorcanqui en su rebelión del mundo real. Al mismo tiempo, el Tupac Amaru y la Micaela Bastidas imaginados por Walker negocian con las autoridades políticas y eclesiásticas criollas y españolas del Cuzco, las cuales no tienen más remedio que reconocerlos como nuevos detentores del poder”(3).

Al final de las seis semanas que, según Walker habría durado la permanencia en Cusco de la pareja Condorcanqui Bastidas, habrían tenido que replegarse, ya que la llegada de los españoles era inminente. Esta retirada, habría sido hacia el altiplano, donde era inminente una alianza con Tupac Katari, como en efecto lo hizo Diego Cristobal Condorcanqui, primo de Tupac Amaru, tras el ajusticiamiento de la pareja y sus más cercanos colaboradores, iniciando la segunda parte del levantamiento de Tungasuca, etapa estudiada y sustentada por Walker (4) en “The Tupac Amaru Rebellion”.

El resultado de una hipotética toma exitosa del Cusco por Túpac Amaru, según ensaya Antonio Zapata (5) habría sido una independencia distinta a la de 1821, ya que hubiera tenido otra voz y otros sectores sociales a la cabeza, se habría configurado un Estado con otro centro político con un peso mayor de la sierra sur y con una Lima no tan protagónica.

Dicho esto, podríamos construir una respuesta a la segunda pregunta. Para que Micaela Bastidas tomara el Cusco, primero habría sido necesario que ella asumiera que a estas alturas, ella ya tenía voz propia en la rebelión. Así podría haber tomado la decisión de organizase para la toma del Cusco. Es posible que la experiencia de Pillpinto, hubiera generado el ánimo de incorporación y fortalecimiento del ejército de mujeres que encabezaba Tomasa Tito Condemayta.

Sólo bastaba que se materializase la frase expresada por Micaela en la última carta que le escribe a su marido: “yo ya no tengo paciencia para soportar todo esto”. Esta conjunción de voluntades, decisión y organización habría sido el inicio de esa gesta, antes que cundiera el desánimo y la deserción en las filas tupacamaristas, tal como ella advertía a su marido en las cartas que le cursaba.

Es posible que, si un ejército encabezado por mujeres se acercaba al Cusco, dispuesto a tomarlo, las tropas de Túpac Amaru que se encontraban bordeando la ciudad, habrían sido parte en la toma del ombligo del mundo. Luego, retomando la idea de Charles Walker, la pareja y sus cercanos, se habrían replegado en el altiplano.

Entonces, ¿qué consecuencias distintas habría tenido la participación de Micaela y un ejército encabezado por mujeres al mando de la toma de Cusco?, la historia que se ha escrito sobre la independencia, apenas si menciona la participación de las mujeres, si la toma del Cusco la habrían encabezado mujeres, habría sido ineludible el resaltar la participación de Micaela y sus generalas en este hecho definitorio de nuestra historia, ya que habría sido el inicio de una verdadera tempestad en los andes, para utilizar el título de la obra de Luis E. Valcarcel.

Las mujeres, como consecuencia de su participación en esta gesta, habrían tenido mayor participación en la administración del naciente Estado, en la política nacional y en la construcción de esa nueva estructura y de las nuevas instituciones de la República. Quizá más tempranamente la mujer habría conseguido mayores derechos como a la educación, al voto y otros.

Hace falta poner más atención a las mujeres y los ejércitos de mujeres de la Independencia de hace 200 años y construir una narrativa más inclusiva de todos los sectores cuyas demandas aún faltan ser incluidas en la construcción de la República.

Notas

  1. http://repositorio.uchile.cl/bitstream/handle/2250/168656/Tres-mujeres-de-independencia-tres-aportes-distintos.pdf?sequence=1&isAllowed=y
  2. http://www.cemhal.org/Libro_Micaela_Bastidas.pdf
  3. https://elespiadelinca.lamula.pe/2014/06/28/el-dia-en-que-triunfo-la-rebelion-de-tupac-amaru-ii/rafaeldumett/
  4. Idem
  5. http://tawantinsuyano.blogspot.com/2018/08/que-hubiera-pasado-si-tupac-amaru-ii.html

*Abogada, periodista, escritora, posgrado en Ciencia Política.Consultora en conflictos sociales. Última publicación libro de cuentos «Bruja».

 

You might also like