Palestinos festejan triunfo en la ONU con dudas

19

JILLIAN KESTLER-D’AMOURS | Miles de personas se reunieron en Cisjordania y la franja de Gaza, incluso representantes de los grandes partidos políticos, para celebrar y demostrar su apoyo a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) por haber mejorado su estatus dentro de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

IPS

«Estoy aquí para apoyar. Queremos un estado como los otros países árabes», dijo Amar Qendah, de 28 años, a IPS en la plaza del Reloj, en el centro de Ramalah, que quedó cubierta con banderas y pancartas de apoyo al reconocimiento recibido en la ONU el jueves 29.

«Estamos todos juntos. Todos los partidos políticos están reunidos. Dios quiera que esto mejore nuestra situación», añadió Qendah.

En la sesión que comenzó el jueves 29 a las 22:30 hora local, Palestina se convirtió en «estado observador no miembro» con el voto favorable de 138 países, nueve en contra y 41 abstenciones.

«Vuestro apoyo a nuestro esfuerzo hoy le dará esperanzas a un pueblo asediado por una ocupación colonial y racista. Vuestro apoyo le confirmará a nuestro pueblo que no está solo, y su adherencia al derecho internacional nunca será una propuesta perdedora», dijo el presidente de la ANP, Mahmoud Abbas, frente a la Asamblea General, en un discurso pronunciado en árabe y que la valió la ovación de pie del plenario poco antes de la votación.

«Hacemos un llamado a la Asamblea General a que emita un certificado de la realidad del estado de Palestina», reclamó Abbas.

Los palestinos ya habían obtenido en 1974 el estatus de «observador permanente» en la ONU. La actual mejora de su situación dentro del foro mundial les permitirá participar en los debates de la Asamblea General y tener más posibilidades de ser reconocido dentro de las agencias de la ONU, así como recurrir a la Corte Penal Internacional» (CPI).

La admisión de Palestina en la CPI ha sido el asunto más serio para Israel, pues teme ser acusado de crímenes cometidos contra la población palestina que vive bajo su ocupación.

Estados Unidos e Israel votaron en contra de la resolución y condenaron todos los pedidos de Palestina en la ONU.

Observando los festejos en la plaza del Reloj de Ramalah, Koaibah Shtayeh, de la norteña ciudad cisjordana de Naplusa, dijo a IPS que responsabilizar a Israel ante un tribunal internacional era su principal razón de apoyar la decisión de la ANP de mejorar su estatus dentro de la ONU.

«Podemos acusar a los dirigentes israelíes que asesinaron a miles de palestinos. Tantas cosas cambiarían», dijo optimista a IPS. «Esto afectará el futuro de los jóvenes palestinos. Tendrán un futuro distinto al que tuve yo», añadió.

Presionar para mejorar su estatus dentro de la ONU fue la última medida de las varias adoptadas por la ANP en su intento por lograr un estado palestino independiente, compuesto por Cisjordania, la franja de Gaza y Jerusalén oriental como su capital.

En septiembre de 2011, Abbas presentó al Consejo de Seguridad de la ONU una solicitud para que Palestina fuera aceptada como estado, pero terminó siendo desestimada por sus miembros, que no pudieron ponerse de acuerdo para emitir una recomendación unánime.

La agencia de noticias palestina Ma’an informó que miles de personas marcharon en la sureña ciudad cisjordana de Hebrón el jueves en apoyo a la mejora de estatus en la ONU.

El partido Fatah, mayoritario dentro de la ANP, también realizó su primera marcha en la franja de Gaza desde 2007, cuando se distanció de su archirival Hamás (acrónimo árabe de Movimiento de Resistencia Islámica), que desde entonces controla Gaza.

Dirigentes israelíes hicieron saber que el cambio de estatus de Palestina dentro de la ONU no modificará nada.

«La decisión de la ONU no cambiará nada en el terreno. No promoverá la creación de un estado palestino, la alejará», declaró el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu.

Muchos palestinos también se mostraron escépticos sobre la posibilidad de que su situación personal vaya a mejorar.

«Estamos bajo el yugo de la ocupación. La comunidad internacional sigue apoyando a Israel», dijo Fathy Khdeirat, coordinador de la campaña de Solidaridad con el Valle del Jordán.

«Israel es un estado creado a través de la ONU que no respeta y viola las resoluciones» del foro mundial, añadió.

El valle del Jordán cubre 30 por ciento de Cisjordania. Suele ser considerado el «granero de Palestina» por su enorme potencial agrícola. Pero Israel controla 86 por ciento del territorio y casi todos sus abundantes recursos, e impone rigurosas restricciones sobre las comunidades palestinas de la zona.

Khdeirat dijo a IPS que el hecho de vivir bajo estas condiciones difíciles hizo que la mayoría de los palestinos del valle del Jordán no estuvieran interesados por la iniciativa en la ONU.

«No es que después de ir a la ONU vayan a haber cambios. No creo que nada vaya a cambiar. Si lo comparamos con quedarse callados o aceptar la situación, es mejor decirle al mundo lo que ocurre aquí», añadió.