Murió un ex ministro y otras seis personas por un atentado en Beirut

26

El ex ministro de Finanzas del Líbano, Mohamed Chatah, y otras seis personas, murieron por la explosión de un coche bomba en el centro de Beirut, profundizando la crisis política que vive ese país árabe desde que se inició el conflicto bélico en la vecina Siria.

Télam

El movimiento chiíta Hezbollah, que Chatah criticaba profundamente, calificó al atentado, en el que además resultaron heridas 71 personas, de «crimen horrible» que procura «desestabilizar el país y golpear la unidad nacional» en un comunicado que difundió la agencia nacional libanesa de noticias ANI.

Sin embargo el ex primer ministro sunnita Saad Hariri acusó a Hezbollah por el ataque, al asegurar que sus autores «son los mismos» que mataron a su padre, Rafik Hariri.

En su comunicado, Hezbollah pidió a las fuerzas de seguridad que no ahorren esfuerzo alguno para llevar ante la justicia a los responsables, en lo que coincide con la embajada de Estados Unidos en Beirut.

En su imputación a Hezbollah, en cambio, Saad Hariri insistió en que «por lo que sabemos los sospechosos son los mismos que huyen de la justicia internacional y rechazan comparecer ante el Tribunal Internacional», según reseñó EFE.

Hariri, además, acusó a Hezbollah de «traer los incendios regionales» al Líbano, en alusión a su apoyo al gobierno sirio en contra de las milicias destituyentes que, muchas veces desde bases en el Líbano, intentan derrocar al gobierno secular de ese país vecino.

Todas las fuerzas políticas libanesas repudiaron un atentado que, en general, califican de un ataque a la convivencia y la moderación, que Chatah practicaba. Se pronunciaron en este sentido dirigentes de las más variadas tendencias, como -entre otros- los históricos Walid Jumblatt, Sleiman Frangié o Samir Geagea.

También la embajadora de la Unión Europea, Angelina Eichhorst, consideró que el atentado fue un «mensaje -que la UE «rechaza»- contra la moderación».

En los últimos meses se registraron varios atentados en el Líbano contra las fuerzas de seguridad y contra posiciones de Hezbollah, que causaron decenas de muertos.

Chatah, de 62 años, se dirigía a una reunión cuando la explosión de un coche bomba en el centro de Beirut destruyó el vehículo en el que se transportaba.

El ex funcionario sunnita era opositor al presidente sirio y crítico de Hezbollah. Fue asesor de los ex primeros ministros Saad Hariri y Fuad Siniora.

Testigos relataron que algunos comercios de la zona quedaron destruidos y que varios coches se incendiaron.

La muerte de Chatah ocurre tres semanas antes de la apertura de un juicio contra los cinco sospechosos de Hezbollah acusados del atentado de febrero de 2005 en el que murió el ex primer ministro Rafik Hariri, padre de Saad, y otras 21 personas.

El primer ministro saliente, Nayib Mikati, repudió el atentado «que tuvo como objetivo no solo a un político sino también a un académico moderado que siempre creyó en el diálogo, en el lenguaje de la razón y en el derecho de cada uno a ser diferente».

«Estos actos de violencia conducirán a más tragedias y caos en el Líbano», agregó.

El fiscal general interino ante el Tribunal de Casación, Samir Hamud, quien se trasladó al lugar del atentado, precisó que el vehículo que estalló contenía una carga explosiva de entre 50 y 60 kilogramos.

Desde el inicio de la crisis en Siria, en marzo de 2011, la seguridad se deterioró en el Líbano con un aumento además de los enfrentamientos sectarios, los asesinatos y los secuestros.