Lula: una revisión en la pluma de Fernando Morais

147

Luis Márques|

Fernando Morais tiene el carisma de la prosa, que describe los hechos conmoviendo corazones. El volumen 1 de la ‘primera gran biografía’ de Lula, estrenada en noviembre de 2021 por la Companhia de Letras, en una exquisita edición, es fácil y atractiva de leer. Se lee como una novela, anhelando el volumen 2.

En un cuento de Jorge Luis Borges, El Inmortal, el autor observa: “Con excepción del hombre, todas las criaturas son inmortales, porque ignoran la muerte. Todo entre los mortales tiene el valor de lo irrecuperable y lo peligroso. Entre los inmortales, por otro lado, nada es preciosamente precario. La inmortalidad no estaría al alcance de los seres humanos. Para los solipsistas sólo existe el yo y sus sensaciones inmediatas. Si el yo muere, lo que era sólido se derrite en el aire y se mezcla con el polvo.

Adiós inmortalidad. Sin embargo, existen causas que otorgan un aura trascendental a los individuos al expresar una voluntad de emancipación colectiva. La lucha contra el patriarcado (sexismo), el colonialismo (racismo) y las desigualdades sociales rompe las cadenas del individualismo. La lucha que articula este conjunto de ideas es lo que eleva a Lula a la inmortalidad, en el panteón de la humanidad. La diatriba tiene un significado filosófico: “Intentaron matar una idea, y una idea no se mata”. Verdadero.

Fernando Morais tiene el carisma de la prosa ( Olga , Chatô , O Mago ), que describe los hechos tocando corazones. Volumen 1 de la “primera gran biografía” de Lula, lanzado en noviembre de 2021 por Companhia de Letras, en una exquisita edición, es fácil y atractivo de leer. Se lee como una novela, añorando el tomo 2. Gramsci decía que es imposible escribir la historia de un partido sin, al mismo tiempo, escribir la historia del país.

Parafraseándolo, podemos decir que enfocarse en el personaje encarnado por Lula es redescubrir la historia de Brasil en las últimas cinco décadas. Fundador del Partido dos Trabalhadores (PT) y de la Central Única dos Trabalhadores (CUT), Lula se destacó como un “intelectual orgánico (no convencional)” de las clases trabajadoras. Construyó una “nueva visión teórico-organizativa” sobre las relaciones de capital y trabajo, con una excepcional y certera “intuición programática”, en el sentido gramsciano.

La obra comienza con la narración sobre el injusto encarcelamiento del líder popular. Menciona la vergonzosa sentencia de Sérgio Moro, con más de doscientas páginas y sin una mísera prueba contra Lula en el asunto Triplex , la colusión con el grupo de trabajo Lava Jato encabezado por Deltan Dallagnol y el tiempo récord de la confirmación de la sanción por el Tribunal Regional Federal (TRF-4), con sede en Porto Alegre. La lápida sugirió una colección de “pruebas sólidas”. La puesta en escena Gobierno provincial empaña al Poder Judicial y al Ministerio Público (MP).

Las revelaciones de Vaza Jato, eso sí, reunieron un cúmulo de evidencias contra la deformación que secuestró la soberanía del electorado en las elecciones de 2018. Para cerrar el sórdido escenario, el exjuez se incorporó al ministerio de Jair Bolsonaro. Que la repugnante figura, juzgada incompetente y sospechosa por el Superior Tribunal Federal (STF), tenga la osadía de postularse ahora es una afrenta a la mínima decencia.

Posteriormente, el trabajo muestra la similitud de estrategias electorales ancladas en fake news, distribuida a millones de incautos en segmentos sociales específicos. La regla era no tener reparos en difundir mentiras. La intención no era publicitar un programa, sino manipular el miedo de sectores conservadores frente a los vectores civilizatorios de la modernidad: el respeto a las diferencias y los derechos de las mujeres, los negros y las negras, los colectivos LGBTQIA, los pueblos indígenas y la biodiversidad. Conoces el papel del especialista en marketing, Steve Bannon, en la campaña de Trump en los Estados Unidos y Bolsonaro en Brasil. Bannon “dirige el sitio web de extrema derecha Breitbart News , financiado y difundido por supremacistas blancos, neonazis, antisemitas y nacionalistas radicales” (p. 132).

Cuando el ex presidente salió de su injusta prisión, acudió a la Vigilia instalada frente al edificio de la Policía Federal en Curitiba. “Todos los días fuiste el alimento de la democracia que necesitaba para resistir las travesuras y sinvergüenzas que el lado podrido del Estado brasileño me hizo a mí ya la sociedad brasileña”. Por no decir que no habló de amor, agregó: “Quiero presentarles a mi futura compañera. Sabes, logré la hazaña de -en prisión- conseguir una novia y aún así ella acepta casarse conmigo”. A los llamados “beso, beso”, respondió con “un beso cinematográfico en Janja” (p. 165).

Morais no sigue el orden cronológico de los hechos, opción literaria que dinamizó los hechos en varios aspectos ya conocidos. Recordando la primera detención de Lula, cuando encabezaba huelgas masivas (1978-79-80) en el polo industrial más avanzado del país, el ABC de São Paulo, episodio que muestra la madurez del líder sindical en una región en conflicto, que realizaba asambleas con cien mil participantes. Lula y miembros de la directiva del Sindicato de Trabajadores Metalúrgicos, durante los movimientos del muro, fueron ostensiblemente seguidos por agentes a instancias del comandante del II Ejército/SP.

“Un día se presentaron unos compañeros proponiendo un grupo de cuarenta trabajadores. Conseguían un cubo de gasolina, subían por detrás de la patrulla, vertían el combustible sobre ella y le prendían fuego, con la policía dentro.Pensé que era una locura y no los dejé hacerlo” (p. 169). Una fuerte electricidad flotaba en la unión.

El movimiento recibió ayuda del exterior. “En el punto álgido de la huelga, dos jóvenes del campo, uno de Paraná y otro de Rio Grande do Sul, metalúrgicos vinculados al Ministerio de los Trabajadores, estaban de gira por Europa, destinados por la Iglesia para participar de cursos y pasantías en sindicatos y organizaciones sociales. El objetivo era aprender a consolidar los comités de fábrica, una extensión del sindicato dentro del lugar de trabajo.Luiz Inacio Lula da Silva, la agonía del obrero que llegó a presidente | La República EC

En París, se les encomendó una tarea política. Entregue un sobre marrón bastante grueso a la Diócesis de Santo André, con dólares (alrededor de R$ 340.000 en 2021) donados por la Confederación Francesa Democrática del Trabajo (CFDT). El dinero llegó intacto a manos de don Cláudio Hummes (hoy uno de los principales asesores del Papa Francisco). La inesperada contribución fue tan generosa que el obispo llamó a Lula a la matriz para recibir personalmente la valiosa ayuda.

Temblando al ver de cerca al ídolo, nadie podía imaginar que sería el ministro de aquel barbudo desaliñado. D. Cláudio anunció: Lula, este muchacho es Miguel Rossetto, de São Leopoldo, y su colega es Gilberto Carvalho, de Londrina” (p. 178). Iglesias de diferentes países e incluso de los EU recogieron las donaciones.

Con un hermano, Frei Chico, que pertenecía al Partido Comunista Brasileño (PCB), y fue torturado en los sótanos del Doi-Codi, Lula sintió miedo en el momento en que fue hecho prisionero, rodeado por policías armados. Barrington Moore, en Moral Purity and Persecution in History (Princeton), comparó los modos de persecución -incluidos los que conducen a la tortura y la muerte- por motivos religiosos, políticos o económicos de aquellos que se consideraban una fuente amenazante de impureza o contaminación, a los de el Antiguo Testamento, guerras de religión en Francia en la segunda mitad del siglo XVI, RevoluciónFrancés, impuro en la India. La persecución era la norma bajo las truculentas dictaduras militares en América Latina en ese momento. Todos estaban conscientes de las cobardías que habían cometido. El miedo procedía de la intolerancia y la brutalidad del régimen de los cuarteles.

dom-paulo-evaristo-arns-lula - Toda BahiaEl cardenal don Paulo Evaristo Arns, acusado de instigar la famosa huelga, propuso tres puntos para resolver el conflicto: a) reabrir el estadio Vila Euclides; b) liberación de prisioneros y; c) una reunión entre representantes de los trabajadores y de los empresarios. “Lo que queremos es un diálogo digno , para que los trabajadores regresen con alegría y no humillados sobre las máquinas que son tan duras” (ps. 189-90). El heraldo religioso, que presentó la encuesta sobre el abuso oficial de los opositores, en Brasil: Não Mais(Voces), animada por el Consejo Mundial de Iglesias y la Arquidiócesis de São Paulo, al subrayar la importancia de la dignidad, expresó la dimensión moral de la saga de los oprimidos.

Investigaciones de EP Thompson, “Una historia vista desde abajo”, en As peculiaridades dos Ingleses e Outros Artigos (Unicamp), y de Jessé Souza, en Como o Racismo Criou o Brasil (Estación Brasil), revelan que “el sentimiento cotidiano de carencia de dignidad y el sentimiento de no ser tratados como ‘personas’ juegan un papel central en la comprensión de la experiencia subjetiva de humillación social entre los marginados y excluidos”. De esta manera, son cuestionables en los hemisferios norte y sur.

Morais aborda la infancia de Lula llena de enormes dificultades materiales. Proveniente de una familia disfuncional, en la que el padre mantenía una relación de “crueldad con sus hijos”, su madre, Lindu, fue el constituyente ético en la formación de los valores morales del futuro representante de la República. “Sé lo que es vivir en la parte de atrás de un bar, tener que usar un baño donde un borracho acaba de vomitar en el fregadero, cagarse en un pedazo de periódico. Era ese baño que usábamos… Dormíamos en la habitación mi mamá, dos hermanas y yo, que era el menor y podía dormir con las mujeres. En la cocina, en camas abiertas, dormían siete u ocho” (p. 210). Triste vida de retiro.

Doña Lindu estaba llena de empatía. “Si alguien golpeaba con las manos en la puerta pidiendo comida, ella invitaba a la persona, por muy andrajosa que fuera, a entrar en la casa, sentarse a la mesa y comer con los demás. Sentarse significaba sentarse en una caja o taburete” (p. 211). Cosas como esa proporcionaron lecciones de solidaridad para el niño que creció en la pobreza. Las precarias condiciones los llevaron a cambiar de domicilio.Lula posta foto de Dona Lindu para homenagear todas as mães do Brasil - Revista Fórum

Las ganancias de los Silva iban a una caja común, controlada por la matriarca. “Muchos años después, Lula diría -con franqueza- que el Presupuesto adoptado en su gobierno para tratar de reducir las desigualdades sociales no salió de ningún compendio de posdoctorados o doctorados en Economía, sino de la forma en que su madre (que nunca supo cómo a leer o escribir) administraba los ingresos y gastos de una familia pobre. Las devoluciones no eran proporcionales al aporte, sino a las necesidades de cada uno”. En esencia, tradujeron el lema socialista: “De cada uno según su capacidad, a cada uno según sus necesidades” (p. 228). Inteligente es quien sabe aprender de la experiencia.

Las tentaciones a la honestidad -una manzana prosaica. “Una vez a la semana, en el camino entre la escuela y la casa, pasaba frente a un puesto del mercado que vendía manzanas argentinas, envueltas una a una en papel de seda azul, donde se podía leer, impreso, el origen de la fruta. (Brasil solo se convertiría en productor diez años después). Lula sabía que todo lo que tenía que hacer era estirar la mano para agarrar uno sin que el dueño lo viera. El riesgo era que se viera obligado a devolver la fruta. Pero en el momento de la barca, el espectro de Doña Lindu descendió sobre su conciencia y se rindió” (p. 214).

Cuando el tío Odorico le pedía que cuidara la barra en el bar, a Lula le daba picazón frente al bote lleno de chicles de ping-pong. “El estoicismo que evitó que el adolescente robara uno, solo un chicle, no fue por miedo a ser atrapado,fue por la vergüenza de que un día su madre supiera que se había apropiado de algo que no le pertenecía” (Ibíd .). La madre había asumido el papel de superyó.

Se entiende que, con extracción social en las clases subalternas, pasar la prueba del Servicio Nacional de Aprendizaje Industrial (Senai), institución sostenida por una tajada del 2,5% de las planillas industriales de trabajadores técnicos, es considerado el paraíso. “Senai fue lo mejor que me pasó. Fui el primer hijo de mi madre en ganar más del salario mínimo, el primero en tener una casa, el primero en tener un carro, el primero en tener un televisor, el primero en tener un refrigerador.

Todo por esta profesión. Creo que fue la primera vez que tuve contacto con la ciudadanía”. Más tarde, en el Palácio do Planalto, El día en que el expresidente de Brasil Lula da Silva fue encarcelado hace 38 años - BBC News Mundointerpretaría: “No éramos simples torneros mecánicos. Éramos artistas que convertíamos una pieza de hierro en una obra de arte” (p. 217).

Lula entonces no tenía mucha información sobre lo que estaba pasando en el continente latinoamericano. En el diario Diário da Noite, desenterró noticias sobre el Corintios. “Su enajenación podía medirse en que, a pesar de apoyar a los militares, albergaba una silenciosa admiración por los nombres de los ex gobernadores Leonel Brizola y Miguel Arraes, enemigos acérrimos del nuevo régimen, que los había enviado a ambos al exilio” (p. . 225). La conciencia de clase emergería con la participación activa en las luchas y huelgas de la clase obrera brasileña.

Era una época de aparente escisión en las Fuerzas Armadas entre las líneas blandas de Ernesto Geisel y las líneas duras de Sílvio Frota y Ednardo D’Ávila Melo. Con la represión fuera de control, fueron asesinados el metalúrgico Manuel Fiel F° y el periodista Vladimir Herzog. Posteriormente, los documentos demostraron que no había diferencia de naturaleza entre las alas de ultraderecha “moderadas” y “tigre”, como se suponía en los años de plomo. Gradual y definitivamente, el economicismo dio paso a la dialéctica del clasismo.

En el sindicato, Lula financió las movilizaciones para la sustitución del 34,1%. Los datos de inflación habían sido manipulados, gracias a una artimaña bajo la batuta del ministro de Hacienda, Delfim Neto. El daño necesitaba ser reparado. “No vamos a presentar un proceso (legal). Recuperaremos las pérdidas con el tiempo, con campañas salariales” (p. 270). Si la batalla estaba perdida, la organización sindical se amplificó en empresas como Volkswagen, Scania, Ford. Surgía el “nuevo sindicalismo”, llamado “auténtico”.

El 1 de mayo, celebrado con ferias y actividades lúdicas, se empezó a preparar con un mes de antelación, “con sesiones de cine y obras de teatro, seguidas de debates y discusiones sobre el tema expuesto” (p. 294). Surgieron ideas.

Las ganancias no se computaban sólo con la regla de los reajustes económicos. Lo que importaba era el equilibrio político-organizativo. “Fuimos ganando fuerza, conquistando la libertad de acción dentro de las empresas. Así, en un año estaríamos controlando las fábricas. ‘El lugar del director no está en el sindicato, sino en la fábrica’, se convirtió en un estribillo. A partir de las huelgas de 1968 en Contagem/MG y Osasco/SP, ésta fue dirigida por el metalúrgico de veinte años José Ibrahim, vinculado a la Vanguardia Popular Revolucionaria (VPR), cuando cuatrocientos trabajadores fueron detenidos, no hubo tales disturbios en las puertas de las fábricas” (p. 311). El Sudeste desarrollado se convirtió en un polvorín.

Sintomáticamente, el capítulo 13 se titula: “Después de pasar años excomulgando a la clase política, Lula comienza a allanar el camino para crear el PT”. el cap. 14 trata de la apertura política y los estertores de la dictadura. el cap. 15 de la fundación PT. Para algunos, Sérgio Buarque de Holanda fue el primer intelectual a favor de la iniciativa del PT. Para Morais, sin embargo, “el número 1 en el mundo académico en unirse al partido de Lula fue el crítico de arte (y trotskista) Mário Pedrosa” (p. 348).

El primer formulario del PT lo firmaba un revolucionario histórico, el viejo Apolônio de Carvalho, héroe de la Resistencia Francesa y de las Brigadas Internacionalistas que lucharon contra el fascismo en la Guerra Civil Española. Merecido homenaje a la praxis política, en cualquier cuartel.

El último cap. 17 se refiere a la inyección de ánimo que Fidel le dio a Lula tras su derrota en las elecciones para gobernador de São Paulo, en 1982. Lula obtuvo 1,2 millones de votos, una proeza. Al final se adjunta un anexo sobre “el comportamiento de los principales medios de comunicación en la guerra contra Lula y su partido”. Es un privilegio ser contemporáneo de un exponente público tan singular de la historia nacional e internacional, que está dando grandes pasos para gobernar Brasil por tercera vez. Vaya Fernando.


*Luiz Marques es profesor de Ciencias Políticas de la UFRGS, ex Secretario de Estado de Cultura de Rio Grande do Sul en el Gobierno de Olívio Dutra