La victoria del Sinn Féin y el fantasma de la implosión del Reino Unido

68

Isabella Arria

El jueves el partido Conservador del primer ministro británico Boris Johnson fue derrotado en las elecciones municipales del Reino Unido. Uno de los motivos del voto castigo fue la crisis de les inquilinos, pero el crecimiento de la oposición laborista fue menor al esperado y los puestos perdidos por los conservadores pasaron a manos del centrista Partido Liberal Demócrata y de los Verdes.

Más allá de todo eso, el foco de la atención se desplazó totalmente hacia Belfast, porque por primera vez los candidatos que abogan por la reunificación de Irlanda, el Sinn Fein, antiguo brazo político del Ejército Republicano Irlandés (IRA), se convirtió en el partido más votado. El Sinn Fein, de fuerza marginal a nuevo árbitro de la política de Irlanda | Internacional

Y aunque el triunfo se cimentó en una agenda más enfocada en la crisis y las penurias causadas por el aumento de los precios que en el nacionalismo, lo cierto es que la posibilidad de una reunificación en busca de la independencia vuelve a entrar decididamente en la mente de las dos Irlandas. Los primeros coletazos de la victoria de los republicanos irlandeses se sintieron en el resto de Gran Bretaña: en cuestión de horas se produjeron réplicas independentistas en Escocia y Gales.

El sábado, la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, dijo que la actuación del Sinn Féin en Irlanda del Norte había puesto de manifiesto que ahora había grandes interrogantes sobre el futuro del Reino Unido como entidad política. “No hay duda de que en este momento se le hacen grandes preguntas fundamentales al Reino Unido como entidad política”, declaró Sturgeon.

“Se les pregunta aquí en Escocia, se les pregunta en Irlanda del Norte, se les pregunta en Gales y creo que vamos a ver algunos cambios fundamentales en la gobernanza del Reino Unido en los próximos años y estoy seguro que uno de esos cambios va a ser la independencia de Escocia”, añadió Sturgeon..

El prestigioso diario The Guardian, en un  análisis de Rory Carroll y Lisa O’Carroll, junto al experimentado editor Toby Helms, señala que Irlanda del Norte se ha hundido en una crisis política después de que el triunfo del Sinn Féin en las elecciones a la asamblea desencadenó la convocatoria de un referéndum sobre una Irlanda unida y el partido Unionista Democrático prometió bloquear la formación de un nuevo poder ejecutivo compartido en Stormont, sede el gobierno norirlandés.

Los jubilosos partidarios del Sinn Féin celebraron en toda la región el sábado cuando el recuento final de votos confirmó una victoria histórica que convirtió al ex portavoz del IRA en el partido más grande, con derecho a nominar Sinn Fein parece encaminado a victoria histórica | Independent Españolal primer ministro. Sinn Féin obtuvo el 29% del voto de primera preferencia y será el partido más grande en la asamblea de Stormont, un momento sísmico para un estado que fue diseñado hace un siglo para tener una mayoría unionista permanente.

El partido, una vez dirigido por Gerry Adams, busca abolir lo que considera una entidad ilegítima y evita el término Irlanda del Norte, en lugar de referirse a “el Norte”, lo que presenta un desafío existencial para el Reino Unido. Los diputados del Sinn Féin boicotean al gobierno.

En una referencia codificada a la unificación irlandesa, Michelle O’Neill, vicepresidenta del partido y primera ministra electa, dijo: “Es un momento decisivo para nuestra política y para nuestro pueblo. Hoy marca el comienzo de una nueva era que creo que nos presenta a todos la oportunidad de reinventar las relaciones en esta sociedad sobre la base de la equidad, la igualdad y la justicia social, independientemente de los antecedentes religiosos o sociales”.

Dijo que era hora de que Irlanda del Norte y del Sur hablaran sobre una nueva isla compartida. “Tengamos un debate saludable sobre cómo es nuestro futuro”. La líder del Sinn Féin, Mary Lou McDonald, tenía un mensaje: “No El escrutinio confirma la histórica victoria del Sinn Féin en Irlanda del Norte | Internacional | EL PAÍStengan miedo. El futuro es brillante para todos nosotros” y señaló que había una responsabilidad colectiva de hacer que el gobierno “estableciera y funcionara rápidamente”.

“Este no es un momento para el teatro, este no es un momento para jugar juegos, este es el momento para la política de asociación sensata de adultos, eso es lo que la gente quiere”, dijo. Sinn Féin ha estado en el poder en Stormont, sede del Ejecutivo de Irlanda De Norte, con otros partidos durante 15 años y prometió hacer que la región funcione, pero envió un mensaje claro al gobierno de Boris Johnson de que un referéndum sobre una Irlanda unida estaba ahora en la agenda.

La creciente popularidad del partido en la República de Irlanda, donde lidera la oposición en el parlamento de Dublín, se sumará a la alarma del gobierno inglés. Según el acuerdo del  Viernes Santo se supone que el secretario de Estado de Irlanda del Norte convocará un referéndum para decidir sobre una Irlanda unida

Brandon Lewis, el conservador Secretario de Estado para Irlanda del Norte desde 2020. instó a los partidos políticos de Irlanda del Norte a formar un ejecutivo lo antes posible, comenzando con la nominación de un presidente de la asamblea dentro de ocho días, para cumplir su visión de reconciliación, igualdad, respeto por los derechos y paridad de estima.

La victoria del Sinn Féin provocó un choque con el Partido Democrático Unionista (DUP), que perdió su preeminencia y se desplomó al segundo lugar con el 21,3% de preferencia, una humillación que subrayó una crisis más amplia desde el protocolo de Irlanda del Norte, que puso una frontera comercial posterior al Brexit en el Mar de Irlanda.

El norte de Irlanda: Jeffrey Donaldson advierte que el DUP podría colapsar StormontEl líder del DUP, Jeffrey Donaldson, dijo que se negaría a unirse a una nueva administración descentralizada hasta que el gobierno del Reino Unido “tratara” el protocolo. Eso paralizaría a Stormont, que estaría a cargo de una administración interina, y presionaría al primer ministro para que modifique el protocolo para poner fin al estancamiento. Se espera que el estancamiento dure semanas, si no meses, y posiblemente conduzca a una nueva elección.

La semana pasada, los ministros en Londres dejaron en claro que no presentarían un proyecto de ley en el discurso de la Reina de esta semana que les otorgara poderes para anular el protocolo, habiendo informado previamente que lo harían.

La batalla renovada por el lugar constitucional de Irlanda del Norte en la unión se produjo a pesar de un aumento dramático en el apoyo a la Alianza centrista, que se disparó al 13,5%, colocándola en el tercer lugar y mostrando la creciente influencia de un tercer bloque que evita las etiquetas nacionalista y unionista. El parlamentario, Stephen Farry, dijo que, a pesar del éxito del Sinn Féin, la mayoría de los votantes habían apoyado a los partidos que querían reformar o eliminar el protocolo. I

Farry instó al DUP a trabajar con las otras partes para resolver el problema en lugar de “sumergir al Reino Unido en una nueva guerra con la Unión Europea”. Dirigentes del DUP dijeron que buscarán una cumbre urgente con ministros en Downing Stdel gobierno de Londres para transmitir el mensaje de que su boicot podría detener la asamblea hasta Navidad.

Sin un primer ministro y un viceprimer ministro, el ejecutivo no puede funcionar plenamente, y los ministros se limitan a continuar, pero no a formular nuevas políticas, aprobar presupuestos o introducir las reformas sanitarias que tanto se necesitan. Si no se forma un ejecutivo, el secretario de Irlanda del Norte debe convocar una nueva elección, que luego debe celebrarse dentro de 12 semanas, lo que retrasa las posibilidades de un gobierno descentralizado completo hasta diciembre.

* Periodista chilena residenciada en Europa, analista asociada al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)