La tapa de la vergüenza

23

SERGIO SZPOLSKI | La portada del 2 de abril de La Nación, con una foto enorme de soberbios veteranos ingleses recordando su victoria en un suelo que es parte de la identidad argentina, es un agravio a la memoria de los 649 compatriotas que dieron su vida en esa guerra.

Sergio Szpolski – Info News

La volanta del diario La Nación dice: “30 años después – Homenaje en las islas”.

Lo que cualquier argentino esperaría encontrar debajo de esa volanta, nada más ni nada menos que el día 2 de abril, es una foto con veteranos argentinos en el cementerio de Darwin junto a las familias de los caídos argentinos. Una foto que mostrara el recuerdo a la valentía y el coraje de los jóvenes que, aun siendo objeto de una decisión ajena, se transformaron en sujetos de la lucha que la Argentina mantiene por sus derechos hace casi dos siglos.

Pero no.

La familia Saguier decidió que la mejor foto a pleno en el centro de la tapa del día 2 de abril, y con la volanta “30 años después – Homenaje en las islas”, era la de un grupo de veteranos kelpers recordando la “invasión argentina”, y la victoria que obtuvieron en aquel conflicto.

Cuesta imaginar un diario palestino que el 7 de junio ilustre su portada con la celebración israelí por la Guerra de los 6 días o un matutino israelí que el 6 de octubre despliegue en su tapa una foto del ejército egipcio conmemorando el ataque sorpresa de la Guerra del Kipur.

No hay explicación freudiana que alcance para echar luz sobre este fallido.

No la hay porque simplemente no se trata de un fallido.

La Nación en su tapa de ayer expresa con claridad los intereses que defienden las familias Saguier y Mitre cuando cada día deciden la línea editorial del centenario matutino.

Los imagen de ingleses llorando a sus muertos y celebrando la victoria es acompañada en esa tapa con una nota firmada por el lobbista Carlos Pagni, en la que una vez más se equivoca pronosticando que la presidenta utilizaría el acto de las Malvinas para anunciar medidas sobre la nacionalización de YPF.

El mensaje de la foto y la nota es claro: el kirchnerismo pretende bastardear la causa de Malvinas, mezclándola con espurios intereses políticos internos, mientras los ingleses, porque eso son los kelpers, ingleses transplantados, honran sinceramente a sus muertos.

La Nación, con esa foto y esa nota, apunta a Cristina Fernández de Kirchner pero con la torpeza de quien es movido por el odio, termina ofendiendo al pueblo argentino en su conjunto.

La tapa del 2 de abril con una foto enorme de soberbios veteranos ingleses recordando su victoria en un suelo que es parte de la identidad argentina es un agravio a la memoria de los 649 compatriotas que dieron su vida en esa guerra.

Esa foto dice en verdad cuánto le interesan a los Saguier esos muertos, su memoria y la causa de Malvinas.

Además este 2 de abril, los Mitre traicionan el legado del fundador de su propio diario, bajo cuya presidencia el Congreso argentino denegó el establecimiento de una colonia inglesa en la Patagonia, pues esta quedaría muy cerca de su enclave colonial en las Islas Malvinas, y juntas podrían representar una amenaza para nuestro país. Además, Mitre, a través de su ministro del Interior Guillermo Rawson, le hizo saber al representante británico que la Argentina mantenía su reclamo sobre las mencionadas islas.

Todo esto, como así también la negativa de los británicos a negociar la soberanía, queda expuesto en el documento que el representante en Londres envía a su ministro de exteriores.

Allí dice Edward Thornton, representante británico en Buenos Aires, a lord Russell: “Mientras conversábamos sobre el tema hace pocos días, Su Excelencia el ministro del Interior, me expresó que la principal objeción del Congreso al establecimiento de una colonia inglesa en la Patagonia era su proximidad a nuestro establecimiento en las Islas Falkland; después de otras observaciones, en las cuales hubo una insinuación de que, aun cuando Gran Bretaña mantuviese la posesión de dichas islas, no tenía de jure títulos a las mismas.

Su Excelencia me preguntó si el gobierno de Su Majestad no estaría dispuesto a tomar en consideración que las Islas fueran cedidas a la República Argentina, agregando que si pudiera poner esta posibilidad ante el Congreso, estaba convencido que los obstáculos al primer acuerdo de colonización podrían superarse (…) Agregué por mi parte que no había la menor posibilidad de que renunciáramos a nuestro derecho; aseguré a Su Excelencia que se equivocaría al alentar se pensase que Su Majestad escucharía cualquier propuesta para ceder las Islas Falkland, las que en razón del creciente número de barcos mercantes y de la marina real que se dirigían al Cabo de Hornos y al Estrecho de Magallanes adquirían cada vez más importancia.”

En su portada de ayer, los Mitre y los intereses que representan y defienden, desprecian la causa de Malvinas no sólo por lo que es, sino por lo que representa.

Malvinas representa la decisión de que la Argentina tenga soberanía no sólo territorial, sino también política y económica. Es decir, que la Argentina pueda ejercer soberanía en los asuntos vinculados con su política exterior multilateral, su moneda, la protección de su industria, la reivindicación de los Derechos Humanos como política de Estado y la inclusión de cada vez más argentinos al concepto de ciudadanía social plena.

La foto de La Nación ataca en un solo golpe la soberanía territorial argentina y la soberanía de su pueblo organizado en democracia que elige a sus gobernantes por el voto.

No les gusta que recordemos la soberanía territorial, no vaya a ser que eso implique, tal como lo es, que recordemos la soberanía del pueblo para elegir las políticas que lleva adelante sin tener que rendir cuentas a nadie más que a sí mismo.

La foto en la tapa no sólo es una traición a los intereses argentinos, sino una traición al propio presidente Mitre.

La foto en la tapa no sólo es una provocación, sino una muestra de impotencia.

Ni los ingleses, ni los Saguier, ni los intereses que ellos representan, tutelan ahora ni nunca tutelarán de nuevo a la democracia argentina.