La Cumbre de las Américas y la agresión de Obama

23

Carlos Carcione

La Cumbre de la Américas que tiene cita en Panamá el 10 y11 de abril, se desarrollará en medio de la más agresiva injerencia de Estados Unidos contra Venezuela que se recuerde. La OEA es un organismo anacrónico, funcional a la diplomacia gringa. UNASUR y CELAC, con todas sus limitaciones, son más representativos de la situación Latinoamericana de la última década.

Entre otras pruebas, esta reunión es un punto de inflexión para esos nuevos organismos. O UNASUR y CELAC empiezan a ser instancias de superación de la injerencia gringa y de toda dominación extranjera en la región, o quedarán a un paso de convertirse en instituciones fallidas, abriendo camino a nuevos intentos neocoloniales y dando un importante triunfo diplomático a Estados Unidos.

La Orden Ejecutiva de Obama contra Venezuela es una herramienta que cada vez que ha sido usada ha resultado el preludio de una escalada injerencista que ha llegado a la intervención militar directa.

Aunque una agresión de ese tipo es impensable en la Suramérica de hoy, no lo es el escenario de una escalada, que incluya acciones violentas indirectas, para golpear la gobernabilidad del presidente Maduro en la búsqueda de desalojarlo del gobierno y de liquidar el proceso Bolivariano.  Esto es lo que busca Estados Unidos como plataforma para recuperar toda su influencia en la región.

Ayúdate para que te ayuden27F Pueblo Venezolano Rechaza Injerencia EEUU

El gobierno del presidente Maduro ha dado un paso al activar una mayoría popular contra la agresión imperialista. Pero si no se avanza del discurso hacia medidas concretas, la mayoría popular que se activó en defensa del Proceso puede perderse.

La vida cotidiana esta cruzada por la crisis económica. Mientras que la sensación de desfalco, corrupción descarada e impunidad criminal, avanza en su labor de desmoralización hacia el pueblo que vive de su trabajo.

Es un hecho demostrado que parte importante del desfalco fue realizado por empresas transnacionales, la mayoría de ellas norteamericanas. En este sentido es un lamentable error que el ministro Marco Torre anuncie en este momento un acuerdo con la transnacional Ford que seguramente incluirá entrega de dólares. En esta situación de agresión cualquier negociación con empresas norteamericanas debe estar relacionada a la revocatoria de la Orden Ejecutiva de Obama. Nadie nos ayudará si nosotros no nos ayudamos.

Cómo enfrentar la escalada injerencista

La política hacia Cumbre debe ser clara. Los organizadores de la Cumbre han anunciado desde Panamá, que al día de hoy, 26 jefes de estado confirmaron su participación. Lamentablemente se perdió la posibilidad de realizar una acción mancomunada de boicot a la reunión si antes el Sr. Obama no retiraba la Orden Ejecutiva.

En la situación actual el gobierno bolivariano debe realizar, una labor diplomática intensa para lograr que los países de UNASUR Y CELAC exijan que el punto inicial de la Cumbre sea la exigencia al gobierno norteamericano que cese la injerencia hacia Venezuela.

Mientras tanto en el país las denuncias sobre violación de los Derechos Humanos contra López y Ledezma no han encontrado eco, pero si han tenido impacto las denuncias de corrupción contra altos funcionarios.

Existe en nuestra población la certeza de que la corrupción se ha convertido en un cáncer y que no se podría haber desarrollado sin la complicidad de sectores de la alta burocracia del Estado y del partido.

El impulso de una Auditoría Pública y Ciudadana que revise el otorgamiento de dólares preferenciales para la importación, la cuestionada legitimidad de la deuda pública, la fuga de capitales y el desfalco a la nación, atacando de raíz el cáncer de la corrupción, le quitaría al gobierno yanqui una excusa para avanzar con la Orden Ejecutiva, y moralizaría y uniría mucho más firmemente a nuestro pueblo para enfrentar la agresión.

Transformar la unidad contra la agresión en fortaleza política

El Proceso Bolivariano es diverso, plural, contiene en su interior corrientes de distintos orígenes, tradiciones e ideas. La unidad en esta diversidad fue construida alrededor del liderazgo del presidente Chávez. Bajo su conducción y a pesar de contradicciones, siempre se logró que cada sector se sintiera incluido.

En este momento crucial es responsabilidad del actual liderazgo garantizar la continuidad de esa unidad de cara a las elecciones de Asamblea Nacional. Si como hasta ahora, muchos sectores se sienten excluidos y marginados, o continúan siendo maltratados por parte de la conducción del Partido y del Proceso, la unidad que se alcance será, insuficiente.

Por esta razón Marea Socialista propone la construcción de un bloque patriótico que contenga a todas las expresiones activas del proceso. Incluir a todas las voces en la propuesta para la Asamblea Nacional para potenciar la unidad necesaria en el marco del respeto de la diversidad de pensamiento y acción que contiene el Proceso.

Estamos atravesando una circunstancia decisiva. Un tiempo histórico. El Proceso Bolivariano y su liderazgo enfrentan su prueba de fuego.