¿Hacia dónde irá Venezuela?

17

MARIO SANOJA-IRAIDA VARGAS| ¿Hacia dónde irá Venezuela? Esta es la pregunta que seguramente hoy se hacen muchos venezolanos y venezolanas de bien, de izquierda o de derecha, que tienen conciencia de ser hijos e hijas  de esta Patria.

ven maduro con chavez de fondoEl diario La Jornada de México en su edición del  3 de mayo de 2014 trae una noticia interesante: Venezuela tiene una capacidad de consumo que la sitúa entre los dos lugares más altos de América Latina, y un PIB que la ubica entre los 4 primeros lugares de nuestro continente.

Todo ello a pesar de la constante y malintencionada prédica de la prensa nacional e internacional que sostiene que “Venezuela se está cayendo a pedazos” y de la inclemente guerra económica y la campaña de terrorismo que la burguesía lleva adelante contra la Revolución Bolivariana, con el concurso de mercenarios extranjeros de toda laya, así como de mercenarios mediáticos tanto nacionales como extranjeros.

Venezuela es un país que en este momento tiene una gran fortaleza social y económica. La demostración es evidente: ni los golpes de Estado violentos o suaves, ni una prolongada guerra económica, ni la violencia terrorista han logrado detener, por ahora, la marcha del proceso socialista revolucionario iniciado por el Comandante Eterno Hugo Chávez Frías.

Mientras tanto, la basura maloliente acumulada, la suciedad, la destrucción física y la quema del entorno social, cultural y natural, la violencia y el odio social que se han instaurado en los barrios de clase media y media baja de ciudades como Caracas, Mérida, San Cristóbal y Maracaibo, parecieran ser evidencia de un proceso de autodestrucción, del decaimiento histórico de dicha clase. No se puede construir nada positivo a partir del odio,  la intolerancia, la ignorancia….y la inmundicia.

Tenemos la impresión de que los venezolanos y venezolanas patriotas de las diversas ideologías, podríamos llegar a ponernos de acuerdo -en un futuro próximo- en la necesidad de detener la borrachera de violencia que nos ha impuesto el imperio a través de la conducta irresponsable demostrada por las actuales elites políticas de la oposición.

Dichas elites de derecha no podrán sobrevivir a un acuerdo de paz social entre los venezolanos pues, si se llegase a un acuerdo de ese tipo, tendrían que pensar y elaborar un proyecto alternativo al proyecto de socialismo bolivariano de país, que sea creíble y aceptable para la mayoría de los venezolanos y venezolanas lo cual no ha ocurrido en, al menos, los últimos 15 años. En suma, tendría que insurgir una nueva elite política culta y con formación humanística.ven guarimbass

La humanidad marcha hacia lo que podría ser el conflicto final entre el proyecto de neoliberalismo salvaje que propugnan la Comunidad Europea y Estados Unidos y sus aliados y la diversidad de proyectos socioeconómicos alternativos que propugnan países como  China, Sudáfrica Rusia, Irán, Bielorusia, India, Brasil, Cuba, Venezuela, Uruguay, Ecuador, Argentina y Bolivia, entre otros. Si se resolviese por una negociación o por un conflicto armado convencional localizado, quizás la humanidad tendría esperanza de sobrevivir. Caso contrario, sería el final de esta civilización.

Para conocer hacia donde irá Venezuela, es necesario que se despeje la disyuntiva anterior. La dirigencia política de los terroristas y guarimberos que están asolando nuestra Patria, no se manda sola: el dinero que alimenta la violencia y la guerra económica se origina, en buena parte, en  el Congreso estadounidense, el Departamento de Estado y sus agencias subversivas, incluyendo las organizaciones y fundaciones mayameras controladas por las gusaneras cubano-venezolanas de Miami.

Estados Unidos, la Comunidad Europea, Rusia y China se están jugando la vida sobre el futuro de Ucrania. No es de extrañar que la respuesta de estos dos últimos países sea desbaratar la hegemonía mundial del dólar y provocar así una crisis económica indetenible en Estados Unidos y en Europa.

Si sobreviene la crisis mundial y Estados Unidos y Colombia-OTAN no nos invaden, Venezuela –con la Revolución Bolivariana– podría tener un futuro promisor dentro del nicho de paz que ha creado hasta ahora el grupo Mercosur+ ALBA.

Nosotros apostamos al futuro de Venezuela y al proyecto de país que está construyendo  la Revolución Socialista Bolivariana. No existe otro hasta ahora. La crítica deshilachada que ha hecho hasta el momento la derecha venezolana, no constituye un proyecto de país. El pasado no puede ser un proyecto político. La violencia es el arma de aquellos que no tienen la razón.

You might also like