Expediente Refineria Amuay

27

GASPAR VELÁSQUEZ MORILLO | La sociedad consciente venezolana ha sido estremecida en sus sentimientos con los luctuosos hechos sucedidos en un punto focalizado de la Refinería de Amuay, una de las más grande del mundo y perteneciente a Petróleo de Venezuela, la cual está ubicada en la Península de Paraguaná del estado Falcón.

Gaspar Velásquez Morillo – Aporrea

Con la prontitud del caso, altos directivos del Gobierno y del Estado, se abocaron e hicieron acto de presencia inmediata y conjugaron sus respectivos esfuerzos junto con el valioso personal de PDVSA, y todos y todas, con la rectoría in situ del Presidente Hugo Chávez Frías y en el transcurrir de tres días y medio abnegados trabajadores y abnegadas trabajadoras dominaron la situación, por lo que ahora corresponde continuar ya en el sitio las respectivas investigaciones para conocer las causas del inesperado e indeseado evento, mientras se resarce lo que se tenga que resarcirse a la colectividad, así como atender a las personas lesionadas y acompañar en su dolor a las familias que perdieron a sus seres queridos que en su mayoría fueron efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana.

Sobre este trágico y lamentable evento distintos sectores del país nacional vertieron sus puntos de vistas –unos ponderados y cautelosos y otros exacerbadamente temerarios -sobre causas del evento ocurrido en la Refinería de Amuay donde imputaban a priori y acusaban de negligencia a los y a las trabajadoras de PDVSA, en consecuencia señalaban de forma abierta y explícita como responsables por falta de mantenimiento al Ministro del ramo y Presidente de PDVSA, por lo que sectores políticos de oposición pedían su destitución y a la par señalaban al Presidente de la República como máximo responsable para pretender así empañar su rutilante candidatura presidencial.

El manejo mediático de las empresas privadas de comunicación sobre el incidente en la Refinería de Amuay deja mucho que desear y como cartelizados en sus políticas editoriales allí están las páginas entintadas y los videos como evidencias de sus posturas interesadas, desconsideradas e irrespetuosas.

Bien vale resaltar las siguientes palabras: “Cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla” las cuales fueron dichas en su oportunidad por Fidel Castro cuando ocurrió la voladura del avión cubano en el mes de octubre del año 86 con la pérdida de 73 vidas.

En Venezuela tenemos la lucha entre la Justicia vs. la Injusticia, la lucha entre el Socialismo Bolivariano vs. el Neoliberalismo; en esa tensión de fuerzas, la argumentación irracional y resentida de los y las neoliberales son escupitajos al rostro de la inmensa mayoría del pueblo venezolano que a la fecha ya ha salido de la ignorancia, además de ser el único responsable de decidir que quien este en la máxima magistratura del país sea el Comandante Chávez, además este pueblo ya ha aprendido a analizar, asume responsablemente su postura personal y hace votos a favor de la soberanía y la independencia de la patria, que tiene ya sentido de la solidaridad, que ya se ve de frente a la vida, a la historia y a la par de sus glorias patrias.

Por lo tanto, este pueblo exige y merece respeto y consideración, de allí que el Gobierno y el Estado debe velar por garantizar en consonancia con la Carta Magna por el respeto y consideración al pueblo, así como a sus instituciones y la dignidad nacional.

Con respecto al Artículo 302 y 303 y la conducta de la oposición y sus empresas privadas de comunicación que en conjunto dejan expuesta al sol que su postura está reñida y dista con dichos artículos, por lo tanto dejan en suspenso puesto que no lo dice explícitamente pero su práctica devela que les resulta inconveniente para sus planes neoliberales y pro imperialista además de todo el texto constitucional que este contemple en su contenido la existencia de los mismos, a saber:

Artículo 302.- El Estado se reserva, mediante la ley orgánica respectiva, y por razones de conveniencia nacional, la actividad petrolera y otras industrias, explotaciones, servicios y bienes de interés público y de carácter estratégico. El Estado promoverá la manufactura nacional de materias primas provenientes de la explotación de los recursos naturales no renovables, con el fin de asimilar, crear e innovar tecnologías, generar empleo y crecimiento económico, y crear riqueza y bienestar para el pueblo.

En cuanto al Artículo 303. Por razones de soberanía económica, política y de estrategia nacional, el Estado conservará la totalidad de las acciones de Petróleos de Venezuela, S.A., o del ente creado para el manejo de la industria petrolera, exceptuando las de las filiales, asociaciones estratégicas, empresas y cualquier otra que se haya constituido o se constituya como consecuencia del desarrollo de negocios de Petróleos de Venezuela, S.A.

Como todo evidencia, la oposición aboga por intereses antinacionales y desprecia en consecuencia la decisión del pueblo por haber votado de forma libérrima en consulta popular el texto constitucional y que de tener la oposición -en un supuesto negado- la oportunidad de gobernar, escamoteará y quitará los beneficios derivados y obtenidos por el rendimiento a favor del país de la Industria Petrolera y de la consciencia del gobierno de gobernar para y por el pueblo.

Este hecho aprobatorio constituyente y las reiteradas elecciones donde el pueblo ha beneficiado la tendencia popular revolucionaria, socialista-bolivariana liderada por el Comandante Chávez irrita demasiado, desconcierta demasiado y desespera demasiado a la oposición y a sus empresas privadas de comunicación que piensan erróneamente que el Comandante Chávez está en la presidencia de la República como resultado de un simple marketing político o de la magia y encanto del líder de la Revolución Bolivariana, más no lo entienden como del resultado de la maduración de la consciencia del pueblo; y por lo tanto, la oposición y sus medios centran sus artillería “argumental” contra la Revolución, contra su líder, aunque su desprecio en el fondo es contra el pueblo y su voluntad popular.

Ahora bien, el pueblo ha venido elevando –reiteramos- su consciencia y si de solidaridad hablamos los hechos que nos han estremecido en esta década la solidaridad ha surgido hasta de forma espontánea y ha cerrado fila con el liderazgo del país y hasta de manera espontánea lo cual no es menos cierto lo dicho por J. Martí: “El amor a la patria no es amor ridículo que se siente al suelo que se pisa, sino el odio que se siente a quien la agrede”.

Nuestra patria en manos de la oligarquía y sus partidos ha sido ultrajada, vejada, humillada; el surgimiento de la industria petrolera en Venezuela ha significado alto costo de sacrificio para el país, de vidas, de daño ecológico, así como recibir de pagos irrisorios en detrimento del país; y todo a favor, de los profundos intereses de los gobiernos imperialistas y sus empresas del ramo.

Ahora bien, debemos estar en la actualidad como sociedad debemos estar más comprometido con la industria petrolera, muchos de estos hechos del pasado que han atentado contra la patria, contra PDVSA hay que desempolvarlo para traerlos al presente ya que el porcentaje mayoritario de la población venezolana es joven y no tiene referencias históricas que le de un soporte en cuando a la industria petrolera como exigió el Comandante Chávez cuando en Caracas se celebraba después de muchos años la Cumbre Petrolera de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, secuencias de iniciativas que acometió el Comandante Chávez que además de reflotar a la OPEP coadyuvó a colocar en lo justo el precio de cada barril del oro negro, por ello como dice el refrán popular “Hay cosas que por sabidas se callan y por calladas se olvidan”.

Por lo tanto, no todo se ha dicho desde el punto de vista técnico, político y empresarial del Paro Petrolero de 2002-2003, ni todo lo que implicó la Falsa Nacionalización Petrolera del entonces presidente de la república y militante de Acción Democrática, Carlos Andrés Pérez. Con respecto a la Apertura Petrolera fue una bofetada a la nación. A la vez el pueblo necesita conocer que ha pasado con los expedientes contra los ex –directivos de PDVSA involucrados en la paralización de la empresa estatal petrolera.

Hay que tener presente que con respecto al Poder Judicial y al Sistema de Justicia en su Artículo 253 constitucional donde reza: La potestad de administrar justicia emana de los ciudadanos y ciudadanas y se imparte en nombre de la República por autoridad de la ley. Corresponde a los órganos del Poder Judicial conocer de las causas y asuntos de su competencia mediante los procedimientos que determinen las leyes, y ejecutar o hacer ejecutar sus sentencias. (…).

En referencia a la Seguridad de la Nación: Artículo 322. La seguridad de la Nación es competencia esencial y responsabilidad del Estado, fundamentada en el desarrollo integral de ésta y su defensa es responsabilidad de los venezolanos y venezolanas; también de las personas naturales y jurídicas, tanto de derecho público como de derecho privado, que se encuentren en el espacio geográfico nacional.

De los Principios de Seguridad de la Nación. Artículo 326. La seguridad de la Nación se fundamenta en la corresponsabilidad entre el Estado y la sociedad civil para dar cumplimiento a los principios de independencia, democracia, igualdad, paz, libertad, justicia, solidaridad, promoción y conservación ambiental y afirmación de los derechos humanos, así como en la satisfacción progresiva de las necesidades individuales y colectivas de los venezolanos y venezolanas, sobre las bases de un desarrollo sustentable y productivo de plena cobertura para la comunidad nacional. El principio de la corresponsabilidad se ejerce sobre los ámbitos económico, social, político, cultural, geográfico, ambiental y militar.

Expresado los artículos constitucionales antes señalados que sumados al artículo 1 constitucional son perjudiciales para la avaricia, egoísmo y mezquindad de clase de los y las oligarcas en Venezuela, veamos dicho artículo: “La República Bolivariana de Venezuela es irrevocablemente libre e independiente y fundamenta su patrimonio moral y sus valores de libertad, igualdad, justicia y paz internacional en la doctrina de Simón Bolívar, el Libertador.

Son derechos irrenunciables de la Nación la independencia, la libertad, la soberanía, la inmunidad, la integridad territorial y la autodeterminación nacional.”

Cobra igual importancia y cunde la preocupación en los y las apátridas los artículos constitucionales desde el mismo artículo 1 hasta el 9 y los sucesivos hasta que culmina la redacción constitucional.

A manera de Conclusión:

Extender a toda la población venezolana la reflexión sobre importancia estratégica de la Industria Petrolera para el devenir del país, donde el punto de partida sean los espacios sociales conscientemente organizados, no solamente los aledaños a dicha industria.

Abarcar en todo el sistema educativo en sus distintos niveles la incorporación del componente sobre la industria petrolera y redireccionarlo hacia una nueva dimensión de la nueva Venezuela, ya que Venezuela es un país petrolero.
Me sumo a la iniciativa presidencial y de otros sectores académicos e intelectuales de la necesidad de crear de un canal televisivo de PDVSA y un medio impreso nacional que se sumen a su circuito radial nacional en el entendido que cada día la información es un insumo necesario para tener una concepción de país.

Abrir un debate nacional donde las personalidades que asumieron posturas y que según sus criterios hubo negligencias, omisiones, o de que vendrán nuevos hechos, sean considerados parte de la investigación para que contribuyan al esclarecimiento de las causas motivantes de dicha explosión y de futuros hechos, de manera pues, que expongan sus planteamientos con los debidos soportes bajo juramento ante el Ministerio Público en un tiempo perentorio para sustanciar la investigación sobre el evento de la Refinería de Amuay, pero insistimos con pruebas fehacientes.

La comparecencia del Ministro de Energía y Presidente de PDVSA y la directiva de la empresa petrolera ante la Asamblea Nacional y en cadena nacional expongan la situación actual de la empresa y cuál es el alcance técnico, social y de beneficio para el país del nuevo enfoque de la industria petrolera.

Debatir con profundidad e intensidad el contenido del texto constitucional y su carácter garantista de los derechos y deberes sociales.
Periodista – Profesor Universitario

[email protected]

@gasparvelasquez