Efectos de la denuncia

8

ELEAZAR DÍAZ RANGEL| Desde hace unos años se han repetido los intentos desestabilizadores, casi siempre en armonía con declaraciones de funcionarios de distintos niveles del Departamento de Estado

ven magnicidio
Últimas Noticias

El país está enterado de las denuncias que formuló Jorge Rodríguez a nombre del Alto Mando Político de la Revolución sobre planes para desplazar al Gobierno constitucional del presidente Maduro, de un eventual intento de magnicidio, y atentados contra algunos otros altos dirigentes del Estado y del Psuv. Fueron presentadas las primeras pruebas para confirmar lo denunciado, y que sirvieran de apoyo para que el Ministerio Público abra las averiguaciones correspondientes, lo que en efecto hizo.

Conocer estos nuevos proyectos, y que los mismos tengan apoyo en el exterior, quizás hasta cerca del funcionariado estadounidense, no es para sorprendernos. Desde hace unos años se han repetido los intentos desestabilizadores, casi siempre en armonía con declaraciones de funcionarios de distintos niveles del Departamento de Estado, y ahora con iniciativas parlamentarias de sancionar a dirigentes del proceso, en aparente contradicción con la voz del gobierno de Washington que tendría reservas ante esas medidas.

Pero no es por ahí que va mi comentario, sino más bien preguntarnos si en el Alto Mando Político de la Revolución estuvieron conscientes de cual sería la reacción de los involucrados, de toda la oposición, la democrática y la violenta, y de un muy amplio sector mediático. Era de suponer que en todo ese amplio espectro rechazarían la denuncia, la calificarían de montaje, de puro teatro, incluso pedirían ¡pruebas de los planes de magnicidio!, que son pretextos para ocultar la crisis del país y tratar de distraer la atención pública, nacional e internacional.

Como en efecto sucedió.

No obstante su gravedad, la denuncia ha quedado en una nueva confrontación mediática, batalla que en el exterior está perdida. Los más poderosos medios, y los servicios noticiosos internacionales de TV, por ejemplo, ocultan o minimizan las posiciones asumidas, siempre por unanimidad de solidaridad con Venezuela y rechazo a las injerencias de EEUU en los asuntos internos de Venezuela, por Unasur e igualmente los 120 países de los No Alineados, así como el inequívoco apoyo de Rusia. Aunque tales pronunciamientos no tuvieron relación con las recientes denuncias, revelan que el país no está aislado, y que por el contrario, tiene la solidaridad y apoyo de la mayoría de los pueblos del mundo.

¿Cuáles son los efectos de la denuncia en lo que hemos convenido en llamar opinión pública? Fácil responder en cuanto al exterior, donde predomina la influencia mediática contra Venezuela. (Y es oportuno un paréntesis para destacar la votación de “Podemos” en España: un millón 245 mil votos y 5 diputados. La cuarta fuerza. Aquí nos sorprendimos, nunca las agencias de noticias ni las cnn, nos habían informado que existía un movimiento inspirado en Chávez, pese a la persistente campaña en la mayoría de los medios españoles).

Pero, ¿cuál es la opinión en Venezuela? ¿Cuántos creen en las denuncias? ¿Y cuántos en la respuesta de la oposición? Hasta ayer, no sabía de algún sondeo o encuesta que nos ofreciera alguna respuesta. La formación de esa opinión se supone depende en buena parte de la actividad de los factores del Polo Patriótico, pero me temo que el peso principal ha quedado en manos de los medios. ¿Qué pensará esa parte de la ciudadanía equidistante? ¿Habrá sido convincente la palabra acusadora sobre tan siniestros planes?

Se buscan respuestasven magnicidio 2

Muchas interrogantes surgen de las elecciones de alcaldes en San Cristóbal y San Diego. Las ventajas en las votaciones de 2013 eran insuperables, como lo comenté aquí en esta página, era impensable un resultado radicalmente distinto, pero hay que encontrar respuestas a tantas preguntas. Por ejemplo, si eran tan distintas las condiciones al momento de la votación el año pasado y a estas del domingo, ¿por qué la abstención fue prácticamente igual: 40% en SC y un poco menos en SD: 36%? ¿Por qué parece no haberles preocupado a tantos sancristobalenses lo que había ocurrido? ¿Cómo es que el domingo votaron cuatro mil menos que el año pasado? Como si no hubiese sucedido nada en esa ciudad, y lo ocurrido no les afectara en absoluto.

Cabe preguntar ¿por qué votaron más que en 2013 por quienes de alguna manera representaban los hechos violentos, la destrucción de una universidad y la quema de un supermercado, por ejemplo? ¿Por qué bajó la votación del Polo respecto al año pasado: 4.720 en SC y 2.604 en SD? Esto es, en mi opinión, lo más desconcertante, y merece respuestas. Hay que buscarlas con una profunda investigación. No vaya a ser que…

(Y entre paréntesis, ¿por qué la MUD no reconoció la labor del CNE?) Ni una palabrita!

You might also like