Definitivamente me mudo a VTV

16

Ramón Álvarez – Aporrea

Debido a la situación que vivimos donde pareciera haber dos Venezuela, una maltratada por manos corruptas, sedientas de poder marcadas por la improvisación, con un deterioro cada día que pasa de nuestra calidad de vida y con un sueño que poco a poco se esfuma, el de la sociedad socialista, aquel que motivó el Comandante Chávez y que el pueblo que históricamente fue explotado por la burguesía de este país no titubeo en aceptar en busca de un modelo de sociedad más equilibrado y más humano.

La otra Venezuela, la mediática, aquella que día a día vemos por VTV, donde las cosas marchan perfectamente, esa Venezuela, que por supuesto todos soñamos, es la que hemos decido escoger con la finalidad de escapar de todo la distorsión actual que estamos viviendo. De tal manera, espero que me reciban allá con mi familia, y procedo a enumerar las razones de nuestra decisión de refugiarnos en el canal de todos los venezolanos:

La principal razón, es que la Venezuela que se vive en VTV el socialismo existe, es real y, además, es tanto lo que han desarrollado que existen empresarios socialistas.

La participación social en la Venezuela de VTV es transparente y es practicada permanentemente sin cooptaciones, sin imposiciones y con igualdad de oportunidades y condiciones.

En la Venezuela de VTV el pueblo organizado manda y los gobernantes están subordinados a ese pueblo, además no hay líderes políticos prepotentes y todos funcionan como canales para facilitarle las cosas a la sociedad organizada.

En esa Venezuela la clase trabajadora es escuchada, y no hay trabajadores perseguidos ni apresados por defender sus conquistas o mejoras de sus condiciones de trabajo.

En esa Venezuela no existen militares corruptos-bachaqueros y la policía es muy respetuosa y cumple con sus funciones.

En la Venezuela de VTV la corrupción está acorralada y las empresas de maletín nunca han existido.

Tampoco hay delincuencia, no hay robos ni asesinatos para arrebatar teléfonos, o motos o cualquier bien material.

Tampoco existen delincuentes de cuello blanco como lo ocurrido en la otra Venezuela del caos con el caso de Concesionario la Venezolana.

Además, en la Venezuela de VTV los hospitales funcionan de maravilla y están abastecidos de insumos médicos.

En esa Venezuela maravillosa las empresas en manos del Estado funcionan muy bien y los programas de ventas de productos fabricados o ensamblados en el país (teléfonos, carros, bicicletas, computadoras, laptops, tablets y electrodomésticos) son funcionales y de fácil acceso a la población.

En la Venezuela del canal de todos los venezolanos el costo de una vivienda no es exorbitante como en esta Venezuela distorsionada que vivimos, ya que las autoridades se han abocado a garantizar ese derecho que tiene todo ciudadano. Por lo tanto, todos tienen acceso a una vivienda digna.

En esa Venezuela proyectada por VTV el salario mínimo está por encima de la inflación.

En la Venezuela de VTV se respetan los precios regulados de los alimentos y otros productos, un kilo de carne no cuesta 500 bs, un pollo jamás cuesta 400 bs y un saco de cemento tampoco cuesta 700 bs.

Allí, no vamos a encontrar escasez de alimentos, ni de medicinas; eso nos aliviaría mucho ya que tengo dos hijos una beba de mes y medio y un niño de 6 años y el no conseguir medicinas pediátricas, en esta Venezuela del sálvese quién pueda, nos preocupaba mucho la situación.

En la Venezuela de VTV no hay colas para comprar alimentos, allí todo está normal.

En esa Venezuela tampoco hay escasez de cemento, repuestos para vehículos, electrodomésticos y artículos de higiene personal sobretodo pañales.

En resumidas cuentas, quién no quisiera vivir en una Venezuela como la proyectada en VTV, por lo tanto, ya estamos empacando nuestras maletas para irnos antes que otros se nos adelanten…

[email protected]