Cuba asumirá presidencia de la Comunidad

38

APAS| La postura fue expuesta en la reunión de ministros de Finanzas de los 33 países de esa Comunidad de Estados, que dio la bienvenida a La Habana en la venidera presidencia pro témpore del bloque. El presidente Raúl Castro ejercerá la presidencia pro tempore de la Celac en representación de CubaCuba reiteró  su compromiso de trabajar con seriedad al frente de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), cuya presidencia asumirá a fines de enero próximo.

Al término del encuentro ministerial que durante tres días sesionó en la ciudad chilena de Viña del Mar, el viceministro cubano de Finanzas, Alejandro Gil, expresó el compromiso de su país en defensa de la integración regional.

El funcionario reafirmó las palabras del presidente Raúl Castro, quien la víspera en su discurso de clausura de las sesiones del Parlamento en la isla, afirmó que asumir la presidencia de la Celac representa, además de un alto honor, una gran responsabilidad a la que Cuba consagrará los mayores esfuerzos y energías.

El viceministro consideró muy importante que en la reunión de Viña del Mar se acordara por consenso crear un grupo técnico, con la encomienda de presentar, en un plazo de seis meses, al menos los avances de una propuesta para fortalecer la arquitectura financiera de la región.

En opinión de Gil, es muy importante que ese grupo, a partir de trabajos adelantados en el área, como los desarrollados por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe y el Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe, pueda hacer propuestas concretas para reformar la estructura financiera en el subcontinente.

De acuerdo con el funcionario, esa estrategia quedó plasmada en la declaración de Cancún en 2011 y luego en el plan de Caracas de 2012, pero aún no existe un documento que aborde en detalle los pasos para fortalecer la estructura en materia de finanzas.

“Ese es un avance esencial de esta reunión, el consenso sobre la creación de un grupo de trabajo conducido por Cuba, integrado por varios países y que estaría en capacidad de presentar en junio de 2013 el avance de una propuesta, que se concretaría luego con el consenso del resto de los países del bloque, no solo los del grupo técnico”, manifestó Gil.

Pidió el apoyo de los países miembros y los instó a integrarse a dicho trabajo, con aportes y visión de integración, consciente de que existen diferencias, ya que si cada Nación se atrinchera en su punto de vista resultaría muy difícil avanzar.

El funcionario ofreció algunas informaciones generales del comportamiento de la economía cubana en 2012, año en que tuvo un crecimiento del 3,1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y un déficit fiscal del 3,8 por ciento del PIB, en correspondencia con lo proyectado en el presupuesto.

Referente al futuro, precisó que en 2013 se esperaba un crecimiento del 3,7 por ciento y un déficit fiscal del orden del 3,6 por ciento.

Además, abordó el proceso de actualización del modelo económico cubano, en el cual se desempeñan alrededor de 400 mil trabajadores por cuenta propia.

También mencionó la aprobación en Cuba de un decreto ley que permite la existencia de cooperativas en el sector no agropecuario, y que ya están en consideración 200 proyectos para este tipo de entidades.

Gil precisó que, a pesar de las modificaciones, el país mantenía un modelo en el cual, si bien existían otras formas de gestión, predominaba la empresa estatal.

El borrador del documento final de la cita de Viña del Mar se pronunciaba por el diseño de una nueva arquitectura financiera en la región para hacer frente a los embates de las crisis internacionales.

Sin embargo, no hubo consenso sobre el término “nuevo” y se decidió suprimirlo del texto para no dar la impresión de que se trata de derrumbar lo existente, de manera que el acuerdo fue trabajar para fortalecer la arquitectura financiera en el área.