Chávez: «Misión seguridad debe ser una guerra contra la cultura de la violencia»

23

Más allá de una guerra contra el hampa, la misión que prepara el Ejecutivo nacional para enfrentar el problema de la inseguridad debe ser concebida, y entendida, como una política de Estado que asumirá el reto de cambiar formas de pensar, erradicar la cultura de la violencia y sustituirla con valores que conviertan la paz en un estilo de vida «chévere», atractivo para todos los venezolanos.

AVN

Partiendo de este hecho, el presidente Hugo Chávez dijo que la recién anunciada misión contra la inseguridad ameritará «un esfuerzo ciclópeo, en el que deben confluir todos los sectores de la vida nacional».

«Es una batalla que debemos seguir dando cada día con mayor eficiencia, contra el hampa, contra la inseguridad, pero más que una guerra contra el hampa, es contra una cultura incluso, esto llegó a tocar la médula de la cultura, es la cultura de la violencia, insisto en llamar a todos los sectores, y desde el Gobierno tenemos que ser lo más amplios posibles para oír críticas, llamar a los expertos, ya lo hemos hecho en la Comisión Presidencial de Desarme».

A grandes rasgos, pareciera que la cultura de la paz, asumir una forma de vida sin violencia, constituye una elección lógica para todas las personas, pero no es así. Tener una pistola o matar al prójimo es motivo de estatus en algunos sectores sociales.

El tema fue abordado este domingo en el programa especial que Venezolana de Televisión produjo para analizar la memoria y cuenta que Chávez rindió sobre su gestión 2011, en la Asamblea Nacional, el pasado viernes, y en la cual anunció que la referida misión ya estaba en período de gestación.

La diferencia con lo que ya se ha hecho

El tema de cambiar formas de pensar, la cultura de la violencia por una cultura de paz, fue calificado por el vicepresidente ejecutivo, Elías Jaua, como el punto que marcaría la diferencia entre la nueva misión contra la inseguridad y las políticas que ya se han llevado a la realidad para reducir los índices delictivos.

Minutos antes de que Chávez llamara al programa e interviniera en la discusión, Jaua señaló que, en los últimos años, el índice de hurtos contra propiedad ha disminuido, mientras que el de delitos contra la persona (homicidios principalmente) ha hecho lo contrario.

«Estamos frente a un problema cultural duro, es el poder mal entendido por encima de los valores supremos de la vida, tener un arma o matar a alguien ha llegado a dar estatus. Más allá de las medidas que tienen que ver con leyes, reforma policial, desarme, destrucción de armas, el tema cultural es clave, tenemos que seguir profundizando los valores de vida y paz en contraste a la cultura de la muerte y violencia, donde una persona llega a matar por figurar, por eso el papel de los medios de comunicación es fundamental», reflexionó Jaua.

Otro elemento que deberá forjarse con especial énfasis es el de la reforma de los sistemas policial y judicial.

«Debemos avanzar con la reforma del CICPC (Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas), reconociendo que, pese a la gran capacidad de acción este organismo, ha sido objeto de graves desviaciones. La reforma judicial es otro tema, garantizar una justicia oportuno y no clasista».

La misión también asumirá las políticas que ya están encaminadas, como la creación de la Policía Nacional; la aplicación de manuales para unificar procedimientos en todos los cuerpos policiales; la profesionalización de los policías mediante la Universidad Experimental de la Seguridad; y la ya encaminada Ley Desarme, entre las más importantes.