Chávez: En La Planta negociamos por la vida

17

El presidente de la República, Hugo Chávez Frías, destacó este lunes el talante humanista de su Gobierno, que se manifestó en la mediación con los privados de libertad que se oponían al cierre de la Casa de Reeducación y Trabajo Artesanal El Paraíso, conocida como la Planta.

AVN

«Negociamos por la vida», expresó a través de una llamada telefónica con Diosdado Cabello, primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), quien ofreció una rueda de prensa en la sede de la organización.

El presidente Chávez dijo que la negociación con los privados de libertad que se oponían al cierre de la cárcel, supuso para el Gobierno una operación exitosa en la que se respetaron los Derechos Humanos.

«Lo importante es la vida», reiteró, al tiempo que recordó que en su época de capitán de la Fuerza Armada, durante la cuarta República, la masacre era la salida utilizada por jefes de Estado para atender situaciones de esta naturaleza.

Hace un mes, un grupo de privados de libertad se opuso por la fuerza al cierre de La Planta, situada en una zona urbana de Caracas. Con armas se enfrentaron a la Guardia Nacional Bolivariana mientras el Ejecutivo instalaba mesas para dialogar con ellos y escuchar sus posiciones.

El conflicto, que se extendió por más de 20 días, culminó con la rendición de los privados de libertad, que fueron trasladados a diversos penales en el interior del país.

«Antes la vida no valía un centavo, decían: ‘Preso es preso y su apellido es candado’, rememoró el Presidente, durante su intervención.

Lamentó los titulares de prensa y las opiniones de algunos entendidos en materia carcelaria que parecían «estar jugando a eso, a que allí hubiese habido una masacre. Yo creo que todo el país debería aplaudir, reconocer que en un conflicto de tal magnitud hayamos podido dar una salida humanista, no hubo masacre, se tomaron en cuenta las opiniones de los presos», expuso.

Contó que él mismo conversó, vía telefónica, con algunos de los privados de libertad para negociar. «Estaba muy preocupado de que eso terminara en un desastre y le doy gracias a Dios y felicito a todos los que participaron en ese proceso por el resultado final que el país pudo ver con un gran alivio».

En este contexto, informó que su gobierno trabaja intensamente para fortalecer y mejorar el sistema carcelario de la nación, de modo que éste sea más «humano y justo».

Salidas hacia la vida

El primer Mandatario recordó cómo la masacre rigió la política de seguridad del país durante muchos años. Recordó el «disparen primero y averigüen después», institucionalizado por el ex presidente adeco, Rómulo Betancourt.

«Recuerdo el 4 de febrero (de 1992) el entonces Presidente (Carlos Andrés Pérez) ordenó: ‘Échenle plomo y nada de negociar'», comentó en alusión al día en que lideró una rebelión militar.

Contrastó esta historia con el accionar de su gobierno durante el golpe de Estado de 2002, cuando un numeroso grupo de militares del alto mando se asentaron en la Plaza Altamira, de Chacao, a lanzar desde allí operaciones en contra de su gobierno.

«Algunos me decían que enviara tanques para allá, pero no, yo no iba a hacer eso, y fue cuando empezamos las vías para conversar, aun cuando ellos no querían. Ante esos casos hay que tener paciencia, el otro extremo es la masacre, pero ese no es nuestro espíritu; nuestro espíritu es la vida y para eso hay que negociar, conversar y buscar salidas humanas hacia la vida», concluyó.