Basta de monarquía, ya

147

Craig Murray | 

Sin duda, millones de personas sintieron un cariño sincero por la Reina, que se verá desplegado en plenitud en los próximos días. Pero la naturaleza anacrónica de la monarquía también se muestra plenamente, en los obvios absurdos y los protocolos de pantomima, con Heralds Pursuivant y Royals doblados por el peso de sus medallas no ganadas.

Ayer, un taquígrafo de la BBC tuvo que escribir con rostro serio el eslogan “El Duque y la Duquesa de Cambridge son ahora el Duque y la Duquesa de Cornualles y Cambridge”, algo que incluso hace cincuenta años ya habría sido lo suficientemente absurdo como para ser una línea en un sketch de Monty Piton. Todavía más absurdo son los millones en ingresos feudales que acompañan a ese título, todo dinero de verdad pagado por personas comunes y corrientes como cuotas feudales.

Los planes para el fallecimiento de la Reina se organizaron hace décadas, y se nota. La BBC, ITV y el Canales 4 e incluso el 5 detienen todo el entretenimiento a favor de la adulación preparada de antemano, como si todavía viviéramos en un mundo donde la gente no podía cambiar y ver a Gordon Ramsay en Blaze, y ni hablar de Netflix, Amazon y el internet completo.

Vi unos minutos de la BBC anoche, hasta que un “comentarista real” dijo que la gente estaba parada afuera del Palacio de Buckingham porque la nación necesitaba unirse para tener un confort físico en su gran dolor. Había un par de cientos de ellos. Los locutores siguieron enfocándose en una docena de ramos de flores que quedaron en la acera, en un intento desesperado de animar a la gente a producir más.

No tengo ninguna duda de que todo esto funcionará y, de hecho, habrá grandes multitudes y alfombras de flores. Mucha gente sentía una gran devoción por Isabel II, o más bien por la imagen extraordinariamente saneada que se les presentaba.

(Xinhua/Han Yan)

La vi muy de cerca trabajando en dos visitas de Estado en las que tuve un papel importante en la organización, a Polonia y Ghana. Era muy obediente y seria, genuinamente ansiosa de que todo saliera bien y preocupada por ello. Me pareció personalmente agradable y amable. Ella no era, para ser franco, particularmente brillante y aguda. Yo estaba acostumbrado a trabajar con ministros de alto rango tanto nacionales como extranjeros y ella no estaba a ese nivel. Pero cuando alguien es seleccionado puramente por accidente de nacimiento, es poco probable que lo alcance.

El personal clave que organiza una visita de Estado recibe por tradición una audiencia privada e individual de agradecimiento. También obtienen honores en el acto. Rechacé un LVO (Lugarteniente de la Real Orden Victoriana) en Varsovia y un CVO (Comandante de la Real Orden Victoriana) en Accra. Debido a la circunstancia única, soy una de las pocas personas, o posiblemente la única persona, que alguna vez rechazó un honor de la Reina y luego tuvo una audiencia privada en la que ella preguntó por qué. Ciertamente debo ser la única persona a la que le sucedió dos veces.

(Antes en mi carrera me preguntaron si aceptaría una Orden del Imperio Británico y dije que no. Al igual que con la gran mayoría de las personas que rechazaron un honor, dudo mucho que la Reina supiera que eso había sucedido).

De todos modos, en mis audiencias le dije a la Reina que era republicano y nacionalista escocés. Debo decir para ser justos que ella estaba absolutamente bien con eso, respondió muy amablemente y parecía vagamente divertida. En lugar del honor, me dio obsequios personales cada vez: un estante para cartas hecho por el vizconde Linley y un plato de plata de la Armada.

Más tarde subasté el portacartas para recaudar fondos para Julian Assange.

El propósito de ese largo viaje por el camino de la memoria es explicar que descubrí que la difunta Reina era personalmente una persona agradable y bien motivada, que hacía lo que creía correcto. Todos estamos moldeados por nuestro entorno; Me habría convertido en un monarca mucho más horrible que ella si hubiera nacido en ese entorno real, y ciertamente mucho más sibarita (como parece ser el resto de su familia).

(Xinhua/Stephen Chung)

Así que no hay malicia personal detrás de mi pronóstico de que la fiesta se acabará muy pronto para la monarquía. No es solo que la institución y el boato parezcan ridículos en la era actual; también lo es su presentación. La BBC se está comportando como si estuviéramos en la década de 1950, y aparentemente lo hará durante muchos días. Toda la noción de una plataforma de transmisión estatal está pasada de moda, y sospecho que mucha más gente se dará cuenta de eso.

El 29% de la población del Reino Unido quiere abolir la monarquía, excluyendo a los No Sabe; en Escocia eso es 43%. En el Reino Unido en su conjunto, los jóvenes de entre 18 y 24 años están a favor de la abolición de la monarquía en un 62 %, excluyendo a los que no saben. Se alienarán aún más en esos porcentajes por los extravagantes procedimientos actuales. Solo los leales serán reforzados: una gran parte de la población se reirá a medida que crezca la absurda pomposidad. Ayer me encontré en Twitter instando a la gente a ser un poco más amable mientras la Reina agonizaba.

Pensemos seriamente en esto. El 29% de la población quiere abolir la monarquía. Pensemos en toda la cobertura de la BBC sobre la monarquía que se ha visto en la última década. ¿Qué porcentaje estima que reflejó o dio aire a las opiniones republicanas? ¿Menos del 1%?

Ahora piense en la cobertura de los medios televisivos, radiales e impresos.

¿Cuántas veces los medios de comunicación han reflejado el punto de vista republicano de un tercio de la población? Mucho, mucho menos de un tercio del tiempo. Más cerca del 0% que del 1%. Sí, hay partes de los medios a los que no les gusta Meghan por ser negra o están dispuestos a perseguir a Andrew. ¿Pero y la institución de la propia monarquía?

No puede haber un ejemplo más claro que el de la monarquía en la implacable propaganda mediática mediante la cual el establishment mantiene su control.

Los medios corporativos y estatales son unánimes en su apoyo servil a la monarquía. Tailandia tiene leyes viciadas que protegen su monarquía. Nosotros no las necesitamos; tenemos a los medios estatales y corporativos haciendo cumplir lo mismo.

Un pensamiento final; No espero que esto sume mucho, pero es divertido especular. El rey Carlos III ha hecho saber que tiene la intención de intentar ejercer más influencia en el gobierno que su madre. Llega al poder al mismo tiempo que un nuevo gobierno, bajo Liz Truss, quien es completamente el anatema de las creencias políticas de Carlos.

Carlos es un pelilargo ecologista liberal, con un apego genuino aunque superficial al multiculturalismo. Ha hecho saber que deplora las deportaciones a Ruanda. Ahora va a encajar en su papel mientras el gobierno en su nombre lo llevan a cabo ideólogos de derecha enloquecidos, que quieren un impulso masivo para producir más combustibles fósiles. Podría valer la pena preparar más palomitas de maíz.

Craig Murray es autor, locutor y activista de derechos humanos. Fue embajador británico en Uzbekistán de agosto de 2002 a octubre de 2004 y rector de la Universidad de Dundee de 2007 a 2010. Artículo publicado en su blog personal: https://www.craigmurray.org.uk/ y traducido al español por Question. 

Source Craig Murray