Argentina real: BRICS, chinos y fondos buitre

97

JUAN GUAHÁN| Ya transcurrió la primera semana post Mundial, mientras se aceleran los aprontes electorales y los conflictos sociales, todavía estamos viviendo las jornadas vinculadas a ese evento, con la secuela de reuniones internacionales previstas aprovechando ese hecho.
arg cris y xi
Question Latinoamérica
Todavía resonaban los gritos y cánticos del mundial cuando –el lunes- se inició, en Fortaleza –Brasil-, la VI Cumbre de los mandatarios de los países integrantes del BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). Allí la resolución más importante gira en torno a la creación de dos entidades financieras propias e independientes del FMI y el Banco Mundial. Se trata de un Banco de Desarrollo, con sede en Shanghái y cuyo primer presidente será un hindú. También se firmó el Acuerdo para Contingencias Financieras, destinado a auxiliar a sus miembros en caso de desajustes en este sector. Ambas instituciones, en principio, estarán limitadas a los países miembros del BRICS. El Presidente de la India manifestó la necesidad que se logre involucrar a la juventud para lo cual propuso crear la Universidad del BRICS. Al día siguiente se reunieron, en Brasilia, los miembros del BRICS con los integrantes del UNASUR y delegados del CELAC (países de latinoamérica y el Caribe).

Allí estuvo presente la Presidenta, quien expresó su condena a los “fondos buitres”. Todos avalaron su reclamo aunque ello no formó parte de la declaración final. La brasileña Dilma Rousseff se comprometió a llevar un planteo sobre remodelación del sistema financiero al seno del G-20.

El viernes, ya en Buenos Aires, en la reunión de Cristina con el Presidente de China se firmaron los acuerdos por represas, los trenes del Belgrano Cargas y la compra de barcos-dragas, con una inversión de 7.236 millones de dólares. Al tiempo que se sentaron las bases para que la cuarta usina nuclear de nuestro país, finalmente, sea construida con créditos e insumos chinos. También se aprobó un Convenio financiero por el cual Argentina podrá disponer hasta 11 mil millones de dólares (en yuanes, entregando pesos) para compra de artículos chinos, financiamiento del déficit comercial con ese país o para fortalecer sus reservas.

El Convenio es por tres años, la tasa del dinero utilizado es del 6 al 7%. Ello nos da una “espalda más grande” para el caso de un eventual default. Según los trascendidos los convenios con China no serían sometidos a la jurisdicción de los Tribunales de Nueva York. La jurisdicción elegida sería Londres y en caso de arbitraje, la Cámara de Comercio de París.

Mientras tanto continúa la disputa con los “fondos buitres”, cuando estamos a pocos días del cercano fin de julio. En esa fecha vence el plazo para pagar a bonistas que aceptaron el canje, evitando el riesgo del default. Entre las principales novedades de la semana se pueden señalar. La reunión que el martes reunirá al Juez Thomas Griesa con bancos intermediarios, tenedores de bonos y a representantes del gobierno argentino.

Quedan pocos días para arribar a soluciones. Las alternativas reales son pocas: Una: Argentina logra desbloquear la situación y el Juez Griesa deja constancia que el pago no es voluntario, sino forzado para cumplir una sentencia. En ese supuesto podría pagar mediante bonos. Dos: De lo contrario entraremos en lo que se conoce como “default técnico”.
fondos buitre3
En ese caso, bastante probable, es que nuestro país lo fundamentará diciendo, tal como lo viene afirmando la Presidenta: “La Argentina no va a defaultear su deuda. El default es dejar de pagar y sólo lo puede declarar el país que no paga. Pero la Argentina va a seguir cumpliendo con sus obligaciones porque es un país solvente y está convencido de honrar sus deudas… el problemas es que no nos dejan pagar”. Bajo ese principio insistiríamos en pagar a los bonistas que entraron en los canjes y se trasladaría la responsabilidad del default al Juez Griesa y al Banco de Nueva York porque no pagó a los acreedores con el depósito que Argentina hiciera en su momento.

Tres: Que se logre un “amparo” provisorio para que los acreedores puedan cobrar lo depositado. En ese caso el gobierno tendría 60 días más, hasta un próximo vencimiento para resolver la cuestión.
El embrollo legal y político que se puede plantear -a partir de un default- es absolutamente imprevisible.

Por otro lado hay una presentación judicial del diputado (MC) Mario Cafiero quien tiene planteada la nulidad de la prórroga de jurisdicción a los Tribunales de Nueva York, solicitando que la Justicia ordene la suspensión de todo pago hasta que se resuelva el trámite de dicha nulidad y se investigue el origen de las deudas. En los últimos días funcionarios nacionales han producido señales muy significativas que avalan la perspectiva del default.

Desde las esferas oficiales sostienen que si nuestro país aceptara pagar los 1.500 millones de dólares del juicio de Griesa se daría la posibilidad de otros reclamos semejantes. Afirman que, al mismo tiempo, quedaría abierta la puerta para otras demandas que le podrían costar 120 mil millones de dólares, cifra que significaría la bancarrota del país. A buen entendedor…

Mientras hablamos de estas cuestiones en Gaza continúa el genocidio de palestinos (ya hay cerca de 300 asesinatos, 40 de ellos son niños) y en Ucrania un avión comercial de Malaysia Airlines ha sido derribado por un misil de origen… “desconocido”. Desde marzo, otro avión de la misma compañía continúa desaparecido. “Al mundo le falta un tornillo” cantaba Carlos Gardel en la década del 30 y Julio Sosa en los 50.