Argentina: Pasaron las internas nacionales, llegaron las inundaciones

24

Juan Guahán-Question latinoamérica

En medio de las elecciones internas, abiertas y obligatorias llovía y llovía, con algunas inundaciones. Pero después la situación fue empeorando. El apresurado regreso del candidato pfresidencial oficialista Daniel Scioli, aún gobernador de la Provincia de Buenos Aires, puede dar pruebas de ello. En materia de inundaciones se han dicho tantas cosas… pero lo que queda en claro es que no hay una planificación suficiente. Ella debería contemplar la articulación de los 3 niveles estatales: Nación, Provincia y municipios. Un Plan Maestro nacional, parece que eso es como pedir mucho.

Yendo a las PASO, de los 32.064.329 ciudadanos habilitados para votar, efectivamente fueron a cumplir con sus deberes cívicos 23.214.024. Es decir que fueron a votar un 73,96%, un 7,45% menos que en las PASO de 2011. De esos votos el 94,54% fueron afirmativos y sobre ellos se sacan los cálculos de los porcentajes que fueron los publicados. Pero afuera de eso queda un 5,46%, dentro de ellos se destaca el 4,27% (989.823) de votos en blanco.arg daniel scioli

Tal como se esperaba, solo seis fuerzas superaron el 1,5%. Las figuras que triunfaron en sus respectivas internas o quienes fueron por lista única de esas fuerzas y participarán en octubre son: Daniel Scioli, Mauricio Macri, Sergio Massa, Margarita Stolbnizer, Nicolás del Caño y Adolfo Rodríguez Saa. El oficialismo del Frente para la Victoria ganó en 20 distritos. Perdió a manos de José Manuel de la Sota en Córdoba; de los Rodríguez Saa en San Luis; de la alianza Cambiemos, encabezada por el macrismo, en Capital Federal y Mendoza.

Una evaluación general indica que los resultados finales, en términos generales, coincidieron con las encuestas previas.Más allá de los detalles que se señalarán, llama la atención que hubo una especie de algarabía general. Todos parecían festejar, aunque –en algunos casos- las caras de los que los rodeaban no parecían estar al tono de esos discursos. Ese clima triunfalista sobre todo brotaba entre los 3 candidatos (Scioli, Macri y Massa) que emergieron con mejores posibilidades para las elecciones que se vienen. De todas maneras ninguno de ellos la tiene fácil.

Scioli, con su 38,41% de los votos es quien aparece como el mejor posicionado. Sin embargo no tiene garantías de alcanzar ese objetivo en la primera vuelta. Como está bastante lejos del 45% su apuesta es superar el 40% y sacarle más de 10 puntos a Macri. Lo votos que le falta tendrá que ir a buscarlos entre los que no fueron a votar y los peronistas que lo hicieron por De la Sota o Massa. Si lo obligan a una segunda vuelta sabe que hay muchas circunstancias que lo podrían complicar. Detalles, no menores, son la expectativa sobre la evolución de la compleja situación económica y hechos como la reciente inundación que no solo le quitó votos, sino que lo obligó a suspender la consulta médica y el descanso en Italia, acelerando su regreso a La Plata.arg inundaciones1

Macri, con toda la buena elección que hizo (30,07%), también la tiene difícil. Si logra polarizar la elección con Scioli, es muy factible que obligue al ballotaje. Pero, si llega a esa instancia no le va a ser sencillo romper la barrera que tiene para reunir un porcentaje mayoritario de los votos del peronismo opositor, sin los cuales no parece fácil que pueda alcanzar la presidencia.

En cuanto a Massa (20,63%), su expectativa de llegar al ballotage no parece estar fundada en datos de la realidad. Particularmente en la Provincia de Buenos Aires, su baluarte, no hizo una buena elección. Es difícil ver de dónde puede conseguir los votos necesarios para superar a Macri. Si crece un poco favorecería las posibilidades de Scioli, de llegar a los 10 puntos de diferencia y ganar en primera vuelta, claro, si éste supera el 40% de los votos.

Las otras tres fuerzas que pasaron esta instancia están muy lejos de la discusión principal y su perspectiva tiene otros horizontes. El Frente Progresista que encabeza Margarita Stolbizer (3,51%), está muy lejos de los resultados de elecciones anteriores. El Frente de la Izquierda y los Trabajadores (FIT) con su 3,31% fue el único sector de la izquierda que superó el piso para seguir en carrera. Allí hubo internas y el PTS, encabezado por el diputado Del Caño le ganó por muy poca diferencia al PO (Partido Obrero). El último que logró entrar en la grilla, para la carrera de octubre, fue el ex Presidente Adolfo Rodríguez Saa, con 2,11%, fundamentalmente cosechados en la provincia de San Luis, donde ganaron por amplia mayoría.

La situación en la Provincia de Buenos Aires

Las elecciones de la estratégica Provincia de Buenos Aires, dejó tela para cortar. El triunfo de Scioli (39,49%) es muy importante pero, después de 8 años de gobierno y siendo candidato a la presidencia, no parece tan buena. En la interna del Frente para la Victoria (FpV) ganó el actual Jefe de Gabinete Aníbal Fernández sobre Julián Domínguez y parece estar cerca de la gobernación. Aquí primó el amplio conocimiento que la población tenía del primero. No parece que hayan pesado mucho las denuncias que se habían hecho sobre el mismo, en relación al narcotráfico. Da la impresión que algunas denuncias, en lugar de debilitar, fortalecen al oficialismo. Éste ha logrado instalar la idea, entre sus adherentes, que ellas son “cocardas” que prueban su voluntad de cambio.

El frente Cambiemos salvó la ropa (28,99%) y su candidata María Eugenia Vidal obtuvo un gran resultado. Felipe Solá, candidato a gobernador de Massa, hizo una buena elección (19,68%) pero demasiado lejos del 40% que tuvo el FpV.

 

Aníbal Fernández
Aníbal Fernández

Ay, los «barones»

El poder prácticamente invencible de los “barones” (intendentes con varios períodos en el gobierno) del conurbano bonaerense está seriamente cuestionado. Varios de ellos es muy difícil que logren mantenerse en ese sitial. Hubo una mezcla de razones: La “voltereta” de haberse ido con Massa y luego vuelto al redil del FpV, más el guadañazo de La Cámpora y sus alianzas o el haber insistido como candidatos del alicaído Massa, tal como ocurrió en Malvinas Argentinas.

Concretamente, en caso de repetirse los resultados del domingo pasado, perderían su silla varias “barones” de los 24 municipios del Gran Buenos Aires. Ello podría acontecer en: Almirante Brown, Hurlingham, Malvinas Argentinas, Merlo y Moreno. Allí habitan más de 2 millones de personas. Los casos más destacados son: Merlo, allí Raúl Othacehé llevaba 6 mandatos consecutivos, bajo el liderazgo de varios caudillos justicialistas, ahora pensó en continuar con Massa, cuando vio que la cosa cambaba volvió al FpV y ahora fue derrotado por una alianza cercana a La Cámpora. En Moreno cayó Mariano West, que gobernaba desde 1995 y su posible reemplazante es Walter Festa un joven concejal al quien West le pidió que trabajara con La Cámpora y que ahora lo desplaza del municipio.

 Loa avances de La Cámpora

Dentro de los 33 municipios próximos a la Capital, el conurbano más amplio La Cámpora está en las puertas para quedarse con 3 de ellos: Lanús, Moreno y San Vicente. En esos territorios habitan aproximadamente 1 millón de personas. Además, La Cámpora es una parte sustancial de las alianzas que ganaron en Almirante Brown.

En el aspecto legislativo, con los mismos resultados del domingo pasado, sus diputados pasarían de 13 a 24. De las 11 provincias donde La Cámpora encabezó la lista de diputados, triunfaron en 6 y perdieron en 5.

La nota más simbólica y discordante se produjo en San Cruz. Allí, el líder de La Cámpora, Máximo Kirchner fue el candidato individualmente más votado (44,49%), pero un Frente opositor formado por Cambiemos y UNA lo derrotaron (47,82%). Ese resultado también sirve como referencia para tener una idea de las posibilidades de una alianza de ese tipo a nivel nacional, lo que fuera rechazado por Macri.