Argentina: gobierno le abre las puertas a Turner y Clarín comienza a esmerilar a Macri

18

Orsai | 

El gigante estadounidense de los medios es número puesto para quedarse con el Fútbol Para Todos y convertirse en un jugador clave de los medios en Argentina. La preocupación de Clarín que ya empezó a jugar sus cartas para apretar al Presidente.

El modus operandi de Clarín no cambia: el diario es la línea de vanguardia de una empresa que aprieta al poder para conseguir negocios. Mauricio Macri comienza a verle la cara al monstruo.

Pero el Gobierno Nacional está al tanto del accionar de Clarín y tras los sucedido en los últimos años del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner comprendió que si quería ejercer el poder si aprietes mafiosos de los medios debía acotar el poder del Grupo que lidera Héctor Magnetto. Fiel a su estilo liberal, el macrismo decidió una salida ultracapitalista: obligar a competir al Grupo Clarín con un gigante global.

Cuando Barack Obama aterrizó en Buenos Aires lo hizo con recomendaciones de negocios, entre ellas la de Turner, empresa dueña de la CNN, uno de los canales de noticias más importantes de Estados Unidos y el mundo.

Ahora, tras reunirse con el gobierno, Turner se ha convertido en actor principal de una negociación que mantiene atento al Grupo Clarín: la de los derechos de transmisión del fútbol.

El gigante estadounidense, respaldado por Presidencia y de la mano de Daniel Angelici, amigo personal de Macri y Presidente de Boca, ingresó a la AFA para quedarse con los derechos del fútbol y está dispuesto a hacerlo por 20 años.

Clarín teme que lo hagan beber su propia medicina: Turner podría utilizar el fútbol como contenido exclusivo para crear su propia empresa de cable y así quedarse con el mercado que hoy ostenta Cablevisión. El hueco económico que le generaría al Grupo perder abonados de cable haría inviables muchas de sus operaciones en medios.

La jugada del macrismo puede resultar más eficaz que la del kirchnerismo en el intento de quitarle poder al monstruo mediático nacional, pero en contrapartida deberá tender buenos puentes con una empresa multinacional.

En este contexto, los editorialistas de Clarín comienzan a marcarle el pulso a los periodistas del Grupo que aún, entusiasmados, se sienten amigos del gobierno. En su columna de hoy, Marcelo Bonelli dispara sin piedad contra la ausencia de plan económico de Macri: «Durante estas 120 jornadas de gestión quedó claro que el Gobierno asumió sin un programa económico de desarrollo. También ya resulta explícito que las invocaciones de los ministros al “trabajo en equipo” solo esconden una verdad: las fuertes internas que existen en la Casa Rosada».

Las líneas de Bonelli, que no terminan en la cita expuesta, se suman a otras que ya encendieron la luz de alarma en el Gobierno: Julio Blanck, Eduardo Van Der Kooy y el propio Jorge Lanata ya habían golpeado bajo el cinturón a Macri.

La línea editorial del Grupo comienza a mostrar sus grietas con el Gobierno Nacional; el trasfondo son los negocios que perdería a manos de Turner. Mientras tanto, los periodistas en las segundas líneas sostienen los contenidos ‘macristas’ y sobre todo, antikirchneristas.

Si bien ayer trascendió que Clarín pondría «los fierros» para las transmisiones del fútbol, el jugador clave será Turner; el dueño del fútbol será el gigante estadounidense.

El Grupo Clarín corre el riesgo de haber llevado a la Presidencia de la Nación a un hombre que, de la mano de la economía de mercado, podría ser su verdugo más eficaz.

Fuente: http://www.enorsai.com.ar/politica/18419-el-gobierno-le-abre-las-puertas-a-turner-y-clarin-comienza-a-esmerilar-a-macri.html