Acuerdos políticos

169

El necesario y urgente dialogo brinda la oportunidad a los actores sociales de participar activamente en la solución de la crisis actual, abriendo   caminos para la definición del futuro del país.  Práctica que sin lugar a dudas impulsa y mejora la democracia. Más aún cuando el Gobierno interviene tanto en carácter de  actor como de facilitador del proceso.

Es preciso entonces que los actores se reconozcan y respeten como interlocutores confiables, con miras a facilitar la interacción y la legitimidad del proceso de diálogo. La fragmentación de algunos de los actores, como es el caso de la oposición, ha visto afectada su capacidad de negociación al igual que su credibilidad. 

Tanto Gobierno como oposición están obligados a  garantizar la legitimidad y transparencia durante el proceso de negociación, acuerdos y toma de decisiones. Por tanto, debe imperar una actitud clara y abierta, demostrando que van más allá de sus intereses políticos y beneficios inmediatos. Igualmente que prevalece un enfoque orientado al logro, soluciones y, fundamentalmente,  un compromiso con el país.

Levantamos en consecuencia interrogantes en torno al necesario proceso de diálogo político. ¿Existen condiciones?  ¿Se han abierto cauces? ¿Impera un clima favorable a la interlocución entre las partes? ¿Hay interés? ¿Ambos se reconocen como actores legítimos? ¿Están atrapados en divisiones ideológicas? O, al contrario,  ¿predomina un enfoque orientado a lograr soluciones aceptables mediante el compromiso? ¿Retos y oportunidades? ¿El   discurso mediático ha creado un clima de opinión propicio al dialogo? O, en cambio, ¿lo dificulta? En suma, ¿prevalece un contexto favorable al diálogo?

Recientemente se han comenzado a abrir cauces para el dialogo y, gradualmente,  se ha ido imponiendo un  discurso orientado al compromiso y los acuerdos.  Jorge Rodríguez,  presidente de la AN, informó que se había celebrado  en silencio una reunión de la comisión de diálogo con “todos los partidos de la oposición”. Destaca la propuesta político-sanitaria de los Alcaldes de la Alternativa Democrática de trabajar de forma mancomunada ante el Covid19.

Ello demuestra la factibilidad de cerrar “acuerdos políticos” específicos, en tanto vía valida y legítima que señala el camino hacia el Gran Acuerdo.