Maximiliano Reyes: “México siempre trata de tender puentes con Estados Unidos”

 Pedro Brieger-NODAL

El 30 de mayo la Casa Blanca emitió un comunicado sobre la situación en la frontera con México, donde   se sostiene que la emigración ilegal implica la entrada de criminales, droga y contrabando que afectaría a la población estadounidense. Para presionar al gobierno de México el presidente Donald Trump anunció una serie de medidas económicas y un aumento progresivo de los aranceles a los productos de origen mexicano si México no resuelve el problema.

El presidente Andrés Manuel López Obrador respondió a través de una carta pública donde rechaza las “medidas coercitivas” y convoca a profundizar el diálogo.  Maximiliano Reyes Zúñiga, subsecretario para América Latina y el Caribe de la cancillería de México, explica la postura de su país

-¿El presidente de los Estados Unidos anunció medidas económicas que afectan a México a raíz de la emigración masiva en su frontera sur.  ¿Qué es lo que busca el gobierno de Donald Trump?

-Lo que busca es presionar a México de una o de otra manera para aplicar políticas migratorias violentas con el propósito de detener el flujo de personas, sobre todo provenientes de Centroamérica. Lo que México piensa es que no es con violencia como se va a resolver el problema. En los últimos años Estados Unidos ha incrementado su prepuesto para su frontera sur y está claro que eso no ha detenido la migración.

Dadas las condiciones sociales en las que vive mucha gente en Centroamérica buscan emigrar por mejores oportunidades. Lo que México está proponiendo es que se generen condiciones de desarrollo y bienestar para que la gente no tenga la obligación o la necesidad ineludible de buscar mejores horizontes en el norte.

-El gobierno de México respondió a través de una carta muy dura firmada por el presidente Andrés Manuel López Obrador y que plantea cuestiones bien concretas, ¿Qué puede hacer México frente a la primera potencia mundial que tiene una capacidad económica decisiva?

-Estamos haciendo dos grandes acciones. La primera es que, nunca como ahora, hemos detenido y retornado a sus lugares de origen a tal número de migrantes que vienen en caravanas de migración irregular. O sea, México está haciendo la tarea en el corto plazo.  Para el mediano y largo plazo estamos construyendo el plan de desarrollo integral que, junto con Honduras, Guatemala y El Salvador, pretende llevar inversión en materia de educación, seguridad, empleo y capacitación para que los migrantes encuentren dichas oportunidades en sus lugares de origen y no deban salir de manera irregular de su país. Es decir, que la migración sea una opción y no una obligación.

-Desde que asumió López Obrador hay muchas negociaciones entre el gobierno de México y el de EEUU. Por un lado las negociaciones respecto del tratado de libre comercio; y por el otro los planes de desarrollo para América Central y las reuniones con los alcaldes de México y Estados Unidos que se va a llevar a cabo la próxima semana, ¿Cómo se puede tener un buen vínculo con Estados Unidos tomando en cuenta las dificultades que hay, algunas históricas y hoy con temas bien concretos como lo económico y lo migratorio? ¿Cuál es la propuesta del gobierno de México frente a esta situación?

-Lo primero que quisiera dejar muy claro es que la frontera de México con Estados Unidos es una frontera de personas y de empresas más que de gobiernos. Es una zona económica con una longitud mayor a los tres mil kilómetros en donde todos los días hay una gran actividad económica, social, cultural y comercial. Esto rebasa por mucho cualquier política pública y además cualquier medida unilateral podría afectar la vida cotidiana de aproximadamente 40 millones de personas que viven de los dos lados de la frontera.

Lo segundo es que México es el país en donde vive el mayor número de ciudadanos estadounidenses fuera de su país. Y Estados Unidos es el país en donde vive el mayor número de mexicanos fuera de nuestro país. Entonces, esa realidad no la podemos eludir con ninguna declaración o con ninguna amenaza. Al contrario, lo que pensamos nosotros es que la relación diplomática y la relación de los gobiernos debe ser cada día más cercana para hacer frente a esa realidad de nuestros ciudadanos.

Hay muchas más reuniones, muchas más pláticas, muchos más acuerdos y mucha más comunicación de la que aparecen en los medios de comunicación. México lo que está haciendo es respetar absolutamente nuestros principios de política exterior y defendiendo con mucha dignidad la posición mexicana y la posición de este gobierno y tratar de tender puentes con Estados Unidos para poder dar la cara frente a estos retos.

Pensamos que esto se hace con acuerdos comerciales, eliminando aranceles, cuidando que la migración irregular no se convierta en una cuestión normal, haciendo cosas en las regiones de México que también expulsan migrantes, para que la gente no tenga que irse de manera irregular. Y si lo hace, que lo haga cumpliendo los procedimientos y la normativa que para ello exista y de tal suerte, que vaya con un trabajo o con una actividad económica segura para que pueda obtener ingresos y para que al final esto redunde en mejoras económicas en los dos países.

*Sociólogo, analista internacional, director de Nodal.am.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*