Hablando de salarios: El capitalismo, la antítesis de la justicia social

Eduardo Camín|

En 2017, el crecimiento mundial de los salarios cayó a su nivel más bajo desde 2008, muy por debajo de los niveles anteriores a la crisis financiera mundial, destacaba un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Posteriormente un nuevo Informe Mundial sobre Salarios 2018-19 constata que en términos reales (ajustados a la inflación) el crecimiento mundial del salario se desaceleró: pasó de 2,4 en 2016 a 1,8 por ciento en 2017.

Al analizar el crecimiento del salario, el informe destacaba que en los países avanzados del G20 el crecimiento real del salario disminuyó de 0,9 por ciento en 2016 a 0,4 por ciento en 2017. Por el contrario, en los países emergentes y los en desarrollo del G20, el crecimiento de los salarios reales fluctuó entre 4,9 por ciento en 2016 a 4,3 por ciento en 2017.

“Es desconcertante observar que en las economías de altos ingresos el lento crecimiento de los salarios está acompañado por una recuperación del crecimiento del PIB y una disminución del desempleo. Además, las primeras indicaciones sugieren que este lento crecimiento del salario continuará en 2018”, declaraba el Director General de la OIT, Guy Ryder.

“Este estancamiento de los salarios constituye un obstáculo para el crecimiento económico y la mejora de los niveles de vida. Los países deberían analizar, junto a sus interlocutores sociales, las maneras de lograr un crecimiento del salario sostenible desde el punto de vista económico y social”, añadía.

Ahora, una nueva evaluación de la OIT presenta la primera estimación de la distribución del ingreso laboral, y muestra que la desigualdad salarial sigue siendo un problema extendido en el mundo del trabajo. Estas conclusiones se derivan de una nueva base de datos que incluye datos nacionales, regionales y mundiales:

Resultado de imagen para oit salariosDiez por ciento de los trabajadores perciben 48,9 por ciento de la remuneración mundial, mientras que los trabajadores de salarios más bajos reciben sólo 6,4 por ciento, revela una nueva serie de datos de la OIT. Además, el 20 por ciento de los trabajadores con ingresos más bajos – cerca 650 millones de personas – perciben menos de uno por ciento del ingreso laboral mundial, una cifra que apenas ha cambiado a lo largo de los últimos 13 años.

Estos nuevos datos muestran que en general la desigualdad de los ingresos laborales a escala mundial ha disminuido desde 2004. Sin embargo, esto no se debe a una reducción de la desigualdad en los países; en realidad la desigualdad de remuneración a nivel nacional está aumentando.

Más bien, es consecuencia de la creciente prosperidad en las economías emergentes, específicamente China e India. En general, señalan las conclusiones, la desigualdad del ingreso sigue siendo un problema extendido en el mundo del trabajo.

El Conjunto de datos relativos a la proporción del ingreso laboral y su distribución, elaborado por el Departamento de Estadística de la OIT, contiene datos provenientes de 189 países y se basa en la mayor colección mundial de datos armonizados procedentes de estudios sobre la fuerza de trabajo. Resultado de imagen para oit salarios

Presenta además dos nuevos indicadores para evaluar las principales tendencias en el mundo del trabajo, a nivel nacional, regional y mundial. El primer indicador ofrece, por primera vez, cifras comparables a escala internacional del porcentaje del PIB que va a los trabajadores – en vez que al capital – a través de los salarios y las ganancias. El segundo analiza la manera en que el ingreso laboral está distribuido.

El informe constata que a nivel mundial la proporción del ingreso nacional que va a los trabajadores está disminuyendo, pasando de 53,7 por ciento en 2004 a 51,4 por ciento en 2017.

“Los datos muestran que, en términos relativos, el incremento de los salarios laborales más altos está asociados con pérdidas para todos los demás, ambos, los trabajadores de la clase media y los que perciben los ingresos más bajos, están viendo disminuir parte de sus ingresos», sugiere Steven Kapsos, jefe de la Unidad de producción y análisis de datos de la OIT.

Al analizar la distribución del salario medio entre los países, constata que la parte recibida por la clase media (el 60% de los trabajadores de nivel medio) descendió entre 2004 y 2017, pasando de 44,8 a 43 por ciento). Al mismo tiempo, la proporción recibida por el 20% de las personas mejor remuneradas aumentó, de 51,3 a 53,5 por ciento. Los países donde las personas de rentas más altas vieron su parte del salario nacional aumentar de al menos un punto porcentual incluyen a Alemania, Indonesia, Italia, Pakistán, el Reino Unido y EEUU.

Resultado de imagen para desigualdad salariosLos países más pobres tienden a registrar niveles de desigualdad de los salarios mucho más altos, lo cual exacerba las dificultades de las poblaciones más vulnerables. En el África subsahariana, el 50 por ciento los trabajadores en el nivel más bajo de la escala reciben sólo 3,3 por ciento de los ingresos laborales, mientras que en la Unión Europea reciben 22,9 por ciento del ingreso total pagado a los trabajadores.

Por otra parte, Roger Gomis, economista del Departamento de Estadística de la OIT, señaló que “La mayoría de los trabajadores del mundo subsiste con un salario notablemente bajo y para muchos tener un empleo no significa ganar lo suficiente para vivir. A nivel mundial, el salario promedio de los trabajadores en la mitad inferior de la distribución de los ingresos es de apenas 198 dólares mensuales y el 10 por ciento más pobre tendría que trabajar tres siglos para ganar lo mismo que gana el 10 por ciento más rico en un año”.

La publicación de esta nueva serie de datos cumple con una recomendación del Informe de la Comisipon Mundial sobre el Futuro del Trabajo de la OIT, que puso de manifiesto la necesidad de crear nuevos indicadores para medir de manera más precisa los progresos en materia de bienestar, sostenibilidad del medioambiente e igualdad y de adoptar un enfoque centrado en las personas. Los nuevos datos serán utilizados para seguir los progresos hacia la realización de los Objeticos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas.

Aquellas promesas, y una sobrada realidad

Apenas acallados los ecos de la Conferencia del Centenario y su declaración de buenas intenciones, la realidad del sistema nos pone de manifiesto la dificultad de avanzar en los desafíos impostergables de la justicia social. Estas dos palabras juntas -“justicia social”- es algo indiscutido, e impostergable.

Resultado de imagen para desigualdad salariosEl sentido legitimo y controlable de la expresión “justicia social” es el que sobreviene a la justicia cuando se tiene en cuenta que el hombre no es solo individual, sino que la vida humana es a la vez social y colectiva. Es decir, que no se trata del individuo aislado, sino en un sistema de usos sociales que ejercen la presión sobre cada uno.

Por lo tanto, la injusticia sobreviene cuando una fracción pequeña de la sociedad dispone de la mayoría de los recursos y no permite el acceso a ellos a una mayoría de seres o no se aumenta la riqueza todo lo posible porque los dirigentes se obstinan en mantener un sistema económico ineficaz y de esta forma se mantiene a la mayoría en un nivel de pobreza innecesario que podría superarse.
No se debe perder de vista que el nervio de la justicia social consiste en las posibilidades de la vida. Lo injusto es encontrarse desde el comienzo de la vida, por haber nacido en un lugar u otro de la sociedad predestinado a un destino personal mas o menos favorable.

En realidad, asistimos día tras día al vergonzoso espectáculo del capitalismo neoliberal, comprobamos como el sacrosanto mercado es incapaz de sobrevivir por sí solo y necesita del Estado y los bancos centrales para sobrevivir. Fondos públicos, al rescate de los trapicheos de los ejecutivos financieros.

Peor aún: más allá de las declaraciones en el marco de la OIT, las soluciones reales que aplicaran, los gobernantes del planeta prolongan, en cualquier caso, la lógica inmanente del beneficio ampliado como condición de supervivencia estructural; privatización de fondos públicos, prolongación de la jornada laboral, despido libre, disminución del gasto social, desgravación fiscal a los empresarios y los fondos buitres.

La dependencia, el subdesarrollo, el desempleo, la marginalidad, el analfabetismo y la pobreza no son lacras del pasado, como algunos dirigentes pretenden soslayar; en realidad la fragilidad de sus economías sometidas a los vaivenes del gran capital, continúan amenazando una gran parte de los pueblos

Las políticas neoliberales con sus efectos alienantes dominan prácticamente todo el escenario mundial. Entonces la tan pregonada “justicia social” no es más que un marco teórico de buenas intenciones, cuya retorica sirve para aliviar algunas de sus promesas estampadas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

* Analista uruguayo, acreditado en la ONU-Ginebra, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*