¿A dónde conduce el conflicto del Poder Legislativo venezolano?

Hinterlaces

Una golpiza por el liderazgo de la Asamblea Nacional tiene lugar en la sede del Palacio Federal Legislativo. Dirigentes de un sector de la oposición, persiguen a otros opositores, por haberse postulado y propiciar la votación que les permita dirigir el parlamento en su último año de gestión.

Mientras tanto, en el interior del país, continúan los apagones, en Caracas, cada vez más ciudadanos deben cargar agua para abastecerse en sus hogares, en todo el territorio, la superevivencia es la búsqueda día a día; el panorama confirma el divorcio que existe entre la dirigencia política y las necesidades de la gente.

No obstante, el conflicto actual en el que está inmerso el Poder Legislativo, amenaza con profundizar la crisis política y en consecuencia agudizar los conflictos económicos y sociales del país, por cuanto se atenta contra la institucionalidad y con ello, la posibilidad de crear consensos para las soluciones a los problemas.

Las fracturas internas en la oposición parlamentaria, por pugnas de liderazgo y señalamientos de corrupción, ponen el acento al conflicto, pues no hay alternativa alguna dentro del que debería ser el principal foro de debate político del país.

En tal sentido, Hinterlaces.net pulsó la opinión de analistas en el país, con el propósito de poner en contexto la situación actual del Parlamento y vislumbrar las posbiles consecuencias de los hechos recientes.

Crisis de reconocimiento político

Para el sociólogo e investigador, Damián Alifa, lo que sucede en la AN desde el año 2015 es síntoma de un «empate catastrófico», que según afirma, es característico de la situación nacional. «Cuando digo empate catastrófico, me refiero al pulso de dos fuerzas políticas con aspiraciones hegemónicas que no se reconocen entre sí y por tanto dan un lugar secundario a los procesos de acuerdo, negociación y construcción de consensos y un lugar prioritario en sus agendas de lucha al conflicto», dijo.

Resultado de imagen para venezuela damian alifaPara Alifa, este juego ha desgastado más a la oposición que al chavismo, que detenta el poder y tiene una gran capacidad de cohesión interna; mientras que la oposición, especialmente desde enero del año pasado, vive un proceso de descomposición, divisiones y disputas internas agudizadas por la falta de éxitos y estrategia política para hacer frente al gobierno de Maduro.

«En estos momentos, dos fracciones de la oposición se disputan la presidencia de la AN. El grave problema es que la función de parlamentar, implica el encuentro con todas las fuerzas políticas, que deben estar representadas en la Asamblea Nacional. Es decir, la Asamblea Nacional expresa la voluntad popular a través de la representación de 167 diputados electos en el 2015. Una AN fraccionada deja de representar esa voluntad popular. En consecuencia, la crisis en la AN es una crisis institucional, pero, sobre todo, una crisis de reconocimiento político», reiteró.

Crisis institucional

La socióloga Maryclen Stelling dijo a  que en el país existe actualmente una crisis multidimensional, pues es económica, política, psicológica e incluso ético valorativa, «pero hay una crisis institucional que yo llamo la desinstitucionalización, que tiene que ver con la anomia imperante en el país. Esto que está sucediendo con las dos Asambleas viene a agravar la crisis institucional que ha sido un proceso progresivo que ha venido ocurriendo desde hace mucho tiempo, se trata del abandono de la gestión; desde el funcionariado público se ha venido favoreciendo esto,  las instituciones no están cumpliendo su función», puntualizó.

Para Stelling, este escenario impulsa una nueva repolarización, que había sido desplazada por acercamientos y encuentros generados por la crisis económica y social. La socióloga sostiene que estamos en presencia de narrativas polarizantes que buscan de nuevo el atrincheramiento de las militancias.

Verificación nominal

Enrique Ochoa Antich, político venezolano, integrante de la Alianza por el Referendo Consultivo, indicó que no se deja chantajear por sector alguno de la política nacional, por lo cual consultó con varios diputados del G4, «contestaron a mis inquietudes confirmando que había quorum en la cámara, que esperaban por el presidente saliente y que para sorpresa de todos, éste no se presentó. (…)

«Luego vi un video tempranero del diputado William Dávila asegurando que estaban todos los diputados en Capitolio, incluyendo los suplentes por si algún principal faltaba, y que la oposición impondría su afán reeleccionista». Ochoa Antich aseguró haber confirmado que efectivamente el diputado Guaidó pudo haber ingresado al Palacio Federal Legislativo.

Resultado de imagen para venezuela ochoa antichPara el analista, existen causas evidentes de la coyuntura actual, que no se originaron el 5 de enero, entre las que destaca, que «nada de esto habría pasado si la bancada del G4 hubiese respetado los acuerdos de la MUD (Mesa de la Unidad Democrática) en 2015 y un diputado de los grupos minoritarios hubiese ocupado la presidencia.

O si hubiesen tenido el coraje de reconocer el fracaso de la estrategia del «mantra» de las tres sandeces y, por consecuencia, sus principales promotores y voceros se hubiesen hecho a un lado. O si, al incorporarse el PSUV a la cámara, por acuerdo de la Mesa Nacional de Diálogo, se hubiese buscado un pacto parlamentario y de convivencia Ejecutivo/Legislativo, en vez de continuar la lógica de la inútil confrontación».

Ochoa introdujo ante el Tribunal Supremo de Justicia un recurso de amparo que permita asegurar la verificación nominal del voto por la nueva directiva de la Asamblea Nacional, «alguno de los dos actores miente pues no puede haber dos mayorías: los venezolanos queremos conocer la verdad», declaró a los medios.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*