Venezuela en el centro de la escena regional, otra vez

El fiscal general de Venezuela confirmó que son 61 las personas detenidas por la Policía Nacional contra la Corrupción (PNCC), en los operativos que comenzaron el mes pasado. Mientras las redes sociales explotan en versiones y de un lado y del otro de la escena no se duda que habrá más detenidos, la operación “Caiga quien Caiga” sigue mostrando la centralidad política de Nicolás Maduro y el núcleo fuerte del gobierno, mientras y tiene fecha un nuevo intento de diálogo con la oposición, promovido por el presidente de Colombia, Gustavo Petro.

189

Marcos Salgado |

El primer video difundido por la televisora estatal de una veintena de detenidos vestidos de traje naranja carcelario durante una audiencia de presentación judicial quebró el ambiente político y fue el comentario de toda Venezuela. Las imágenes se detenían especialmente en el ya destituido diputado Hugbel Roa, y el superintendente de Criptoactivos, Joselit Ramírez.

Pero la lista se amplió y llegaron más vestidos de naranja. Como el presidente de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), Pedro Maldonado y el presidente de la siderúrgica SIDOR, Néstor Astudillo. Ellos junto a otros funcionarios de peso de Petróleos de Venezuela. Con el correr de los días sorprendió otro video, donde se confirmaba detenido a Álvaro Pulido, un empresario cercano a Álex Saab, el diplomático y también empresario preso en Miami, tras una irregular extradición desde Cabo Verde.

A esa lista (y video) se sumó en las últimas horas otro, con el Ysmel Romer Serrano, ex vicepresidente de Comercio y Suministro de Pdvsa. Antes, se difundió la detención del ex ministro en tiempos de Hugo Chávez y ex ministro del Despacho de la Presidencia con Nicolás Maduro, Hugo Cabezas.

Pulido y la especulaciones

Según la fiscalía, Pulido quedó detenido porque está ligado al ex diputado Roa en la trama en la que se fugaron al menos 3.000 millones de dólares por maniobras de venta de crudo venezolano en criptomonedas a través de empresas de maletín.

 

Álvaro Pulido, detenido en Venezuela. (Captura de video de VTV)

Medios de derecha festejan en particular la detención de Pulido. Y especulan con el alcance de la misma. Infobae, por caso, cuenta que Saab manifestó a través de sus abogados que está “completamente ajeno” al caso, sin embargo, el medio se cubre con un oportuno potencial. Mientras la Voz de las Américas, medio estatal estadounidense, cita comentarios de analistas que concluyen que la defensa de Álex Saab en Miami se debilita por la captura de Pulido. Lo que no pasa de una especulación, ya que en Venezuela quedó detenido por operaciones que no están ligadas a las que junto a Saab se le imputa en Miami.

Oximorón

Más allá de los supuestos, lo cierto es que éstos y otros medios han tenido que abrevar en la información confirmada difundida por el canal estatal del “régimen”, Venezolana de Televisión, y en los posteos en Twitter y conferencias de prensa del fiscal al que fustigaron durante años, dudando de su legalidad por haber sido nombrado por la Asamblea Nacional Constituyente.

Medios y voceros de la oposición adscriptos que no pueden resolver ahora -al menos no sin quedar en ridículo- el acertijo. Es que dicen que la operación “Caiga quien Caiga” confirma lo que ellos vienen postulando como caballito de batalla desde hace tiempo sobre la corrupción en el gobierno, pero esta línea argumental se complica cuando quien impulsa las detenciones es el presidente Maduro, a quien ellos consignan en la cúspide de la corrupción.

Entre los detenidos de las últimas semanas hay al menos dos funcionarios de la alcaldía opositora de Baruta, en el sureste de Caracas, ligados según la información oficial a una trama de lavado de activos con la construcción de grandes edificios en la urbanización Las Mercedes de ese municipio. Desde la oposición nadie los exculpa, ni siquiera tímidamente.

La agenda que viene

El “Caiga quien Caiga” fue abrazado por sectores de la población venezolana, cansados de la ostentación de los privilegios y el desfalco. En la medida que la investigación se amplíe, se consolidará la posición del presidente Maduro, y se hará más creíble. Más allá de oximorones, especulaciones y paradojas.

Todo esto mientras se activa una agenda internacional del presidente venezolano que no pasa desapercibida. En las últimas horas recibió al canciller ruso Sergei Lavrov, justo cuando la jefa del Comando Sur Laura Richardson visitaba a funcionarios del maniatado gobierno argentino. También recibió a referentes del Grupo de Puebla, encabezados por el ex presidente colombiano Ernesto Samper, mientras en Bogotá se ultiman detalles de la reunión promovida por el presidente Gustavo Petro para acercar posiciones entre gobierno y oposición en Venezuela. El mandatario colombiano está nada menos que en Washington, y hablará sobre Venezuela con Joe Biden, el jueves en la Casa Blanca.

Nicolás Maduro con Sergei Lavrov, en Caracas. (Xinhua)

Para el sábado está previsto un encuentro entre Petro y sectores de la oposición venezolana en la Casa de Nariño en Bogotá y tres días después, el 25 de abril, comenzará la reunión con representantes de más países (¿incluido Estados Unidos?) para apoyar el diálogo entre el gobierno venezolano y los personeros que han intentando por todos los medios y durante demasiado tiempo tumbar al presidente venezolano.

Por ahora, Caracas muestra señales de que no transigirá. El canciller Yván Gil aseguró que el levantamiento de todas las sanciones de Estados Unidos contra Venezuela es la única llave para destrabar los acuerdos con la oposición. A pocos centímetros en una apretada rueda de prensa, asentía el canciller ruso, Sergei Lavrov.

Periodista argentino del equipo fundacional de Telesur. Corresponsal de HispanTV en Venezuela, editor de Questiondigital.com. Analista asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, estrategia.la)