Si hay algo como la tercera vía, es esto: Lula y “lo mejor del PSDB”

190

Fernando de Barros y Silva- Piaui

Mientras las viejas figuras de la política procuran blindar al sistema frente a la amenaza derechista, Bolsonaro no se muestra menos pragmático y prepara la resistencia al desalojo, incluso articulando con el mismísimo Vladimir Putin.  

Hace casi veinte años, el día en que Lula fue elegido presidente por primera vez, Fernando Henrique Cardoso registró el momento en que salió de su casa para votar en São Paulo: “Fue muy lindo. Mi calle estaba llena de lindas pancartas alabando lo que hice por la democracia y Brasil. Los vecinos también, el sábado ya había sido así, cuando fuimos a visitar las obras del piso donde nos vamos a mudar. En ese barrio, todo siempre está bien”.

El pasaje aparece en la parte final del último volumen de los Diários da Presidency (Companhia das Letras), cuatro catataus de casi mil páginas cada uno, con notas sobre los dos mandatos del tucán, de 1995 a 2002. Poco después presionando el 45 en la urna (parece que votó por José Serra), FHC recuerda que habló con los periodistas: “Di declaraciones a la prensa, elogiando las elecciones, en fin, lo tradicional. Estuve en toda la prensa hablando del resultado democrático, etc. Tomé el avión, volví a Brasilia”.Del sindicato a la presidencia y ahora a la cárcel: la vida política de Lula da Silva en 28 fotos - Infobae

Uno tiene la impresión al leer estas líneas de que Fernando Henrique es vraiment à l’aise . La autoestima y la satisfacción de clase de Peacock terminan siendo un poco cómicas, y nos recuerdan por qué a Geraldo Alckmin le gusta decir en tono jocoso que él es diferente a “este grupo de Higienópolis”. Pero lo importante aquí es resaltar la naturalidad con la que el entonces presidente se refiere a los ritos de la democracia, ya sea “elogiando las elecciones, en fin, lo tradicional”, o “hablando del resultado democrático, etc.”. Hay un tono de descuido en estos registros, pero no denota desdén, al contrario, parece ser un síntoma de que las palabras son casi superfluas, o del todo redundantes, porque las cosas ya hablaban por sí solas. Se respiraba, si podemos decirlo así, la banalidad de la democracia.

En las últimas ochenta páginas de los Diarios , que corresponden al período que va desde la elección hasta la investidura de Lula, aparecen repetidamente expresiones como “civismo”, “comportamiento civilizado”, “transición civilizada”. El lector pronto ve que hubo un esfuerzo efectivo por parte del tucán y su equipo para familiarizar a los miembros del PT con la administración de las cosas y facilitar el acceso del nuevo inquilino al Palacio del Planalto. FHC y Lula se encuentran algunas veces para intercambiar información y confidencias. En la última, tres días antes de la inauguración, el PT invita al tucán ya algunos de sus familiares a cenar en la Granja do Torto, donde vivió temporalmente. “Ese es el grado de la amistad”, dice FHC, no sin antes señalar que el PT “fingía haber preparado un asado” hecho en realidad por otra persona.

Lula jura su cargo como presidente de Brasil arropado por medio millón de personas | Internacional | EL PAÍSFernando Henrique tenía claro el significado histórico del momento: destituido por el régimen militar, el sociólogo de renombre internacional que llegó al poder por votación, estabilizó la moneda y modernizó el Estado brasileño pasaba la banda presidencial a manos de los trabajadores más importantes. líder de la historia del país, también fue un combativo opositor a la dictadura. Tenía sentido hablar de consolidación institucional y ampliación del horizonte democrático en Brasil.

Menos de dos semanas antes de que Lula asumiera la presidencia, él y FHC participaron en la ceremonia de premiación de las personalidades del año de la revista IstoÉ . Derrotado en las urnas, Serra estuvo presente, y FHC registra que parecía incómodo. Al tomar la palabra, Lula comenzó agradeciendo a su oponente por la “suavidad de la elección”. El público aplaudió enfáticamente. “Fue hermoso, Serra se levantó y hasta me arrepentí de pensar que hubiera sido mejor que no hubiera ido”, comenta el presidente. Esa misma noche, dirigiéndose primero al PT y luego al público, FHC dijo: “En estas últimas semanas, Lula, nuestras diferencias han disminuido mucho, porque, de hecho, el gobierno que estás montando es un gobierno inspirado en Tucana. .” Todos rieron.

A la luz de hoy, lo más curioso de estos relatos se encuentra en la página 953 de los Diarios. En una de las reuniones que tuvieron a solas, Lula especula sobre el futuro de la FHC. Menciona la muerte de Mário Covas (en marzo de 2001) y le dice al tucán que tiene dos caminos: “O te vuelves como Clinton, dando conferencias, te vuelves famoso internacionalmente y hasta ganas dinero, o entras en la lucha política del PSDB”.

El PT afirma que Serra “no pasa por todo Brasil” y no sería un buen nombre para asumir el mando del partido. FHC luego registra que Lula también dijo “otra cosa interesante”: “Aécio es un relámpago; el mejor que tienes es Geraldo”. Dos páginas después, durante la cena en Torto, Lula reitera lo dicho. Reitera el razonamiento para concluir que “el mejor es Geraldo Alckmin” y le dice a FHC que “el PSDB puede desaparecer como partido de influencia nacional” si él “no se suma a la lucha”.Brasil: el ultimátum de Lula - Valerio Arcary | Sin Permiso

No; nadie imaginaba que después de veinte años el país pudiera estar hundido en un pozo tan profundo. Las palabras de Lula, al mismo tiempo, suenan proféticas. FHC no se unió a la refriega. Prefirió dividirse entre los aires del mundo y ese barrio donde “siempre todo está bien”. El instituto que lleva su nombre, donde se llevan a cabo relevantes debates del más alto nivel hasta hoy, representa la intersección entre estos dos espacios familiares y acogedores, la casa y el planeta, que protegen a FHC do Brasil.

Después de la derrota “flash of straw” ante Dilma en 2014, el PSDB parece cada vez más cerca de “desaparecer como partido de influencia nacional”. De hecho, el PSDB ha sido solo una imagen en la pared desde hace algún tiempo. Dividida entre la candidatura de João Doria y el sabotaje de Aécio Neves, la leyenda se reduce a una marca comercial –hoy a favor de Bolsonaro, en el caso de Minas Gerais, y en contra de Bolsonaro, en el caso de São Paulo, pero podría ser al revés , lo que sea

Irónicamente, le tocó al más rústico de los tucanes de la primera encarnación reavivar la vieja aspiración del campo progresista, que el PSDB y el PT pudieran caminar juntos. Geraldo Alckmin siempre recordaba a los periodistas que su firma aparece en el séptimo lugar del acta de fundación del PSDB. Era una forma de asegurarse su espacio en un partido que nació con pretensiones cosmopolitas, y en el que Alckmin siempre fue visto, sobre todo por la multitud de la USP, como una especie de paleto , provinciano e intolerante.

El conservadurismo (que él rechaza) y las costumbres franciscanas (que insiste en subrayar) son quizás las cualidades que hacen de Alckmin el compañero ideal de Lula en este momento. Si hay algo parecido a la tercera vía en Brasil es el billete Lula-Alckmin. Más reflexiva e inteligente que eso, solo Renata Vasconcellos.

Lula superaría a Bolsonaro en elecciones de 2022 en BrasilEl favoritismo de Lula a diez meses de las elecciones hace que parte de la izquierda se ilusione con lo que está por venir. Desdeñar la necesidad de una alianza en el centro sería el peor de los errores en este punto. Al salir del nido, Alckmin se convirtió, de hecho, en “el mejor del PSDB”. Su importancia va más allá del cómputo electoral. Aunque sea derrotada en las urnas, la extrema derecha no desaparecerá del mapa. El bolsonarismo zombie nos acompañará durante muchos, muchos años.

Ya no estamos en 2002 ni en 2010. El desastre económico del gobierno de Dilma y las revelaciones de la Operación Lava Jato también forman parte de la biografía política de Lula. Serán explotados en la campaña, pero también después, si el PT vuelve a la presidencia. La situación en Brasil es terminal. No estamos hablando de consolidar instituciones ni de ampliar los horizontes de la democracia, sino de salvarlas de la destrucción.

*Reportero de Piauí y presentador del podscat Foro de Teresina