Sectores del campo amenazan con no vender su producción, y al gobierno se le presenta una gran oportunidad

111

JUAN GUAHÁN| Otra vez la Sociedad Rural argentina trata de aglutinar todo lo que pueda de los sectores del campo y llevarlos a un enfrentamiento con el gobierno. La diferencia es que, en esta oportunidad, el enfrentamiento es abiertamente político. Proponen retardar, retacear la venta de soja para que no entren divisas y crearle dificultades económicas al gobierno.arg sociedad ruralQuestion Latinoamérica

El problema es que en esta oportunidad, los productores pequeños y muchos medianos no están dispuestos a ello, porque necesitan vender para seguir trabajando la tierra. No tienen los recursos, ni las reservas suficientes como para bancar dicha propuesta. Es por eso que muchos productores, más allá de lo que digan sus respectivas organizaciones, no miran con mucha simpatía esta aventura de los más grandes o de quienes están directamente involucrados en políticas opositoras.

De todas maneras vale la pena destacar que en una “página de internet” apareció -por algunas horas- un mensaje de un señor que de joven militó con Alsogaray y que ahora lo hace junto a Patricia Bullrich, donde planteaba, medio en broma medio en serio, una serie de medidas cuyo encabezamiento era: “Granos, no paguen la soga con la que los ahorcarán”. Allí proponía: 1) Acaparar granos en silos-bolsa; 2) Realizar contrabando sin pasar por la confiscatoria Aduana Argentina, eludiendo retenciones y cualquier otro impuesto; 3) Subfacturar exportaciones; 4) Retener divisas en el extranjero sin liquidárselas a tipo de cambio miserable a la tiranía; 5) Mantener cuentas bancarias o efectivo en el extranjero resultante de sus actividades productivas fuera del conocimiento de la organización hitleriana AFIP.

Obviamente, nadie en su sano juicio podría sostener públicamente la realización de estas ideas, donde cada una de ellas configura una figura delictiva. Pero, no quedan dudas que ellas constituyen el pensamiento íntimo y profundo de muchos de los promotores de este reclamo.
Frente a estas ideas no fueron pocas las voces, cercanas al oficialismo, que plantean aprovechar esta insurrección de los poderosos para avanzar sobre este sector, al que el pueblo tiene definido como oligarquía.

Entre las ideas que están circulando figuran la recreación de las juntas reguladoras de granos y carnes, nacionalizando el comercio exterior; la estatización de la capacidad de acopio de granos (incluidos los silos-bolsa); la puesta en marcha de una Empresa Nacional de Producción y Comercialización Agropecuaria, integrada por el Estado y productores privados dispuestos a trabajar en el marco de un Proyecto Nacional. De esta manera, sostienen estos sectores, se podría aprovechar la avanzada de grupos reaccionarios para poner en caja a los históricos aprovechadores de nuestra riqueza natural y poner al servicio de todos lo que ha sido por décadas  nuestro principal recurso: la tierra.

Pensando en las elecciones, aunque lo nieguen

El gobierno nacional sabe que gana en las provincias del  NOA, del NEA y en el sur. También sabe que, de los cinco distritos más importantes, tiene la derrota prácticamente asegurada en tres de ellos: Capital, Córdoba y Santa Fe. Con una Mendoza donde el actual gobernador no termina de hacer pie y con Julio Cobos al acecho. Tampoco ignora que su futuro se define en la provincia de Buenos Aires, donde vota un poco menos del 40% del total nacional, un rotundo triunfo en esa Provincia mantendría vivas las esperanzas de la re-re. arg scioli

Pero allí, en ese distrito clave hay dos candidatos: Daniel Scioli y Sergio Massa, con mucho arrastre y que también tienen aspiraciones presidenciales para el 2015. Massa juega tranquilo. Tiene suficientes apoyos y recursos para manejar su intendencia, Tigre, sin necesidad del gobierno nacional y su edad, 40 años, le permite pensar en el futuro aunque no pase nada en el 2015. Por eso va juntando fichas y se permite el lujo de esperar el juego de los demás. No es esa la situación de Daniel Scioli. Con sus 56 años y sin la posibilidad de ser reelecto gobernador de Buenos Aires, sabe que esta es –muy posiblemente- su última oportunidad para pelear la presidencia.

No tiene dudas que para llegar a la recta final necesita mantener la gobernabilidad de una provincia desfinanciada. Tiene dificultades para pagar aguinaldo, no puede cumplir con los aumentos de los docentes, conseguir el dinero para pagar los salarios de cada mes es un parto, los proveedores cobran cuando pueden. Consiguió un préstamo pero el gobierno nacional, después de su reunión con Cobos, no le dio acuerdo para que sea descontado de la coparticipación. Está en un brete. Él quiere postergar la decisión, que la Nación siga aportando recursos pero aspira a seguir diferenciándose. Parece difícil que lo logre.

Necesitaría controlar las listas de legisladores de su provincia y tener una cuota importante de la lista de diputados nacionales, no es tarea fácil. Gobierno nacional y provincial saben que tampoco pueden jugar con el fuego de permitir que la provincia se incendie, porque –en ese caso- es posible que a todos les falte agua para los bomberos.
En ese territorio y en esa pelea se están definiendo los puntos más importantes con vistas no solo al 2013 sino también respecto al 2015.

La economía sigue mostrando claroscuros

La economía sigue mostrando una cara buena y otra no tanto.
En estos días hubo dos datos muy positivos. Uno está referido a que, en términos generales, el acuerdo de precios funcionó. Los sectores populares esperan que se mantenga y que a partir del 1° de abril continúe. El secretario de Comercio, Guillermo Moreno, sostuvo que habrá “tolerancia cero” para quienes lo violen y pidió a las provincias que fortalezcan los controles.

Al tratarse de un acuerdo voluntario no está claro cuál sería la norma legal que permitiría aplicar sanciones. Fundado en ese argumento el gobierno de la provincia de Santa Fe adelantó que no puede aplicar sanciones a quienes lo incumplan. El otro dato positivo está referido a la fuga de capitales. Según un Informe del Banco Central en el año 2011 se fueron del país unos 22 mil millones de dólares, mientras que el año pasado esa cifra se redujo a 4 mil millones. Eso es producto de la dura política cambiara aplicada por el gobierno.

arg preciosLas cuestiones no pintan tan bien en la cuestión energética. Las importaciones de combustible crecieron, en el mes de enero, más del 70% respecto a igual mes del año pasado, mientras que las exportaciones –en el mismo rubro- descendieron más del 20%. En el mismo tema energético, desde la presidencia de YPF se hizo saber que –hasta la fecha- no hay razones para que esa empresa se sume al acuerdo de no aumentar los precios. Mientras tanto, algunos municipios de la Zona Norte del Gran Buenos comenzaron a imponer tasas ($ 0,10 por litro) a los que carguen nafta y gasoil en las estaciones de servicio de esa zona.

En medio de estas discusiones el lunes se deberían inician las clases en la mayor parte del país. El gobierno nacional cerró unilateralmente la paritaria nacional fijando un aumento escalonado: 15% ahora; 19% en agosto y 22% en diciembre. Sobre esa base se negocia en las provincias. Hay mucha disconformidad. Es por ello que 4 gremios nacionales mañana no iniciarán las clases.

Se trata de la Unión Docentes Argentinos (UDA), la Confederación de Educadores Argentinos (CEA), el Sindicato de Docentes Privados (Sadop) y la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET). Algunos de ellos como la UDA y SADOP son claramente oficialistas. El sector más numeroso agrupado en la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA, agremiada a la oficialista Central de Trabajadores Argentinos que lidera Hugo Yasky), está debatiendo su decisión en momentos que cerramos esta nota.