Scioli quiso madrugar como candidato presidencial, y quedó atrapado en su propio laberinto

38

JUAN GUAHÁN| Hace pocos días el gobernador Daniel Scioli sorprendió al mundo político con su posible candidatura presidencial. Ahora se ven sus problemas con el pago de los sueldos; el campo con sus impuestos y reclamos y la propia presión del cristinismo. Tampoco podemos dejar de mencionar la situación en la construcción; el avión del UNASUR; Madona y Moreno y la facturación de llamadas telefónicas. Daniel Scioli, -enancado en su histórica buena imagen- largó su candidatura presidencial. Eso pasó hace pocos días, siempre y cuando Cristina no pudiera ser candidata. Pero en esta semana, todos los fantasmas golpearon a la puerta del gobernador bonaerense.

Ya estamos en junio. Además del sueldo normal habría que pagar el aguinaldo (a los 500 mil empleados) y su provincia anda con las arcas medio vacías. Muchos intendentes, ante la falta de respuestas, toman contacto directo con la Casa Rosada. Quiso tomar créditos externos y las tasas de interés eran algo más que usurarias. Su déficit estaría entre los 13 y 15 mil millones. El gobierno nacional no lo mira con cara de buenos amigos. No cayó bien eso de su postulación. Obviamente si Cristina no puede ser candidata piensa quedarse con el rol de “dedo mayor” para señalar a su sucesor/a.
Todos saben que la renta agraria de la pampa húmeda es muy alta (aunque cada vez más concentrada o en manos de los aprovechados pools agrarios) y allá fue Scioli, a buscar su contribución. Quiso que el costo político se repartiera entre todos votando una Ley en la legislatura provincial (había que reunir los 2/3). Los sectores que estaban dispuestos a asumir ese costo (Nuevo Encuentro, peronistas del PRO y Frente Amplio Progresista) pedían un incremento por etapas o un decreto del gobernador haciendo un previo revalúo fiscal del valor de los inmuebles. Desde la Nación apretaban por el revalúo y exigían respuestas inmediatas. Scioli, pidió el informe de Caja, vio que las finanzas provinciales agonizan y decidió poner a prueba su traje de amianto (ahora habrá que ver si aguanta esta prueba de fuego).

Sacó un decreto haciendo el revalúo. El Parlamento aprobó el nuevo régimen impositivo rural, ingresos brutos y sellos. Con todo eso la Provincia recaudará unos 2500 millones de pesos y quedó autorizado un endeudamiento público por otros 2.200 millones. La Nación, con el revalúo, incrementará sus ingresos en otros 2500 millones por impuestos a los bienes personales y a la ganancia mínima presunta.
Ahora se inició un nuevo movimiento de fuerza del sector agrario, suspendieron la comercialización de sus productos por 9 días y se están instalando a la vera de los caminos. Imputan al gobernador, un viejo y tradicional aliado, por no tener independencia respecto al gobierno nacional.

Hasta aquí la situación planteada en la Provincia de Buenos Aires. Todo parece indicar que lo ocurrido en ese ámbito pone el marco de lo que está pasando y acontecerá en buena parte de las provincias. Así es como -por ejemplo- las transferencias automáticas de Nación a las provincias, durante el mes de mayo, crecieron –respecto a mayo del año pasado- en un 16%. Esta cifra es menor al estimado por inflación en la mayor parte de las provincias. Ello justifica las preocupaciones de varios gobernadores. Éstos, con menos recursos propios y escaso margen de maniobra, dependen de dos grandes variables: El incremento de sus ingresos –pagando el costo político de generar nuevas o mayores contribuciones- y el alineamiento irrestricto con el gobierno nacional para asegurarse recursos básicos. Éstos deben servir para evitar, lo que es símbolo de las crisis locales: pago desdoblado o atrasado de los salarios o tener que apelar a los bonos.

Es llamativo -aunque no tanto- que Scioli, pocos días después de lanzar su candidatura presidencial, dicte una norma que rompe una de sus tradicionales alianzas. Dada la experiencia del Gobernador no quedan dudas acerca de la crítica situación por la que atraviesa esa provincia, la misma que contribuye con cerca del 40% del PBI nacional. El cristinismo, en medio de lo que estas dificultades significan, festejó una doble victoria: Consiguió allegar más fondos a la caja del gobierno nacional e hizo que Scioli se autodebilitara.

Esto también pasa

El avión del Unasur
En el marco de los acuerdos del Unasur, en noviembre del año pasado se reunió en Lima el Consejo de Defensa Suramericano. Allí se acordó hacer un próximo encuentro, se realizará en estos días en Ascochinga (Córdoba), en el que participarán técnicos de países integrantes de Unasur. Es objetivo del mismo trabajar en el diseño y producción de “UNASUR I”, el primer avión militar suramericano destinado al entrenamiento primario básico.

Construcción
El INDEC acaba de publicar datos que causaron preocupación en varios despachos de la Casa Rosada, interesados en que se mantenga el empleo. Se trata de la evolución del nivel de actividad del sector de la construcción. Los involucrados, directa o indirectamente, en esta actividad rondan las 3 millones de personas. Tomando los datos de abril hay una caída de 3,8% con respecto a la actividad en el mismo mes del año pasado. Este sector fue clave en el desempeño de la economía a partir de 2003, particularmente en los últimos años. En el 2010 había crecido más del 12% y cerca del 9% en el 2011.
Las principales causas de este freno están en el parate de la inversión pública (las caídas más importantes fueron en asfalto 28,5% y cemento 16,7%) y de las construcciones destinadas a los sectores de mayores ingresos.

Facturación de las llamadas telefónicas
La mayoría de las grandes empresas telefónicas tienen dos modos de abultar sus facturaciones. Una de ellas es cobrando el tiempo de espera en las llamadas. Algunas empresas, solo cobraban ese tiempo si la llamada era atendida por la persona o el contestador telefónico. En otras se facturaba aunque no se hubiera establecido la comunicación. La Presidenta anunció que las empresas que prestan ese servicio tienen 90 días para ajustar sus mecanismos técnicos a los fines de no cobrar más, bajo ningún concepto, el tiempo de espera. Ciertamente una buena noticia.
Otra modalidad que utilizan las empresas telefónicas es fraccionar el tiempo de llamada en minutos. De modo tal que aunque se hable 1 segundo se cobra 1 minuto. Esta “ventajita” es probable que sea debatida en los próximos días en el Parlamento, para lo cual se habilitaría una sesión sobre tablas.

Madona y Moreno
Cada vez que viene un artista extranjero se va un “fangote” de dólares. En los próximos meses pasaría por la Argentina la célebre Madona. Es de imaginar que los dólares que va a cobrar se miden en cifras que no bajan de los 6 ceros.Guillermo Moreno también quiere equilibrar la balanza comercial en este tema. Pidió a los que producen estos espectáculos un esfuerzo para alcanzar ese objetivo. A otros sectores les solicitó que compensen lo que importan con exportaciones, aunque no sean de su sector. En el caso de los artistas planteó llegar a ese equilibrio armando giras internacionales de valores argentinos para que, trayendo dólares, igualen la salida de “verdes” destinados a pagarles a algunos “famosos”.