Presidenciales en Venezuela: comparación 2006-2012

23

OKRIM OPINA | Les presento una comparación de las elecciones presidenciales venezolanas de 2006 y 2012, en las que Chávez enfrentó primero a Manuel Rosales (2006) y después a Henrique Capriles Radonsky (2012).

okrimopina.blogspot.com

En las tablas que siguen presento los resultados Estado por Estado -excluyendo embajadas y territorios inhóspitos, por no estar todavía publicados los de 2012, y por ser porcentualmente poco significativos sobre el total- tanto en valores absolutos (votos 2006 y 2012, tablas I y II respectivamente), comparativos 2006-2012 en votos (tabla III) y comparativos 2006-2012 en porcentaje (tabla IV).

Comencemos recordando los resultados de 2006, en los que Chávez ganó con comodidad al candidato Manuel Rosales:

Como se puede observar en la Tabla I, el candidato socialista casi dobló en votos al líder opositor venezolano por aquel entonces: más de tres millones de votos de diferencia, para un resultado porcentual final que quedó en un contundente 63.11% contra 36.89%. ¿Qué pasó seis años después, en la elección de 2012? Veámoslo en la siguiente tabla:

A simple vista se observa que Chávez vuelve a ganar con comodidad, en este caso a otro candidato (Capriles Radonsky), con algo más de millón y medio de votos de diferencia a su favor. El porcentaje también es amplio, 55.59% contra 44.41%. Sin embargo, si comparamos estos resultados con los de 2006, observaremos que en 2012 la diferencia entre Chávez y su contentor se estrechó: siendo una victoria cómoda, no lo fue tanto como la de 2006. ¿Cuánto se estrechó esa diferencia? ¿Igual en todos los estados? Eso podemos observarlo en la siguiente tabla, donde presentamos la diferencia de votos obtenidos por Chávez y la oposición en las presidenciales de 2006 y 2012:

A simple vista, se observan varias cosas interesantes. Primero, que en esta elección hubo 3.193.724 votos más que en la anterior, 3.069.070 de los cuales fueron válidos. Más interesante de observar incluso es que de esa cifra de votantes «extra» comparados con 2006 (que pueden ser nuevos votantes -jóvenes o personas no inscritas en el padrón electoral en 2006- o también gente que no votó en 2006 -abstencionistas «recuperados» en 2012- etc) la mayoría de votos se inclinaron hacia al lado opositor: 2.232.799 contra 836.271. Dicho de otro modo, de cada cien nuevos votos depositados en 2012 respecto a 2006 -excluyendo los votos nulos- 73 fueron para Capriles y 27 para Chávez.

Sólo en Apure, Falcón, Portuguesa y Zulia el chavismo creció más en votos respecto a 2006 que la oposición. Es más, en dos estados (Amazonas y Lara), los votos por la Revolución fueron menos que en 2006, aunque en esos y en los demás estados aumentara significativamente el número de votos totales de 2012 respecto a la elección anterior.

Si analizamos esa variación electoral entre 2006 y 2012 pero en porcentajes, obtenemos la tabla que sigue:

A simple vista, observamos que en 2012 se depositaron 26.53% más votos que en 2006, pero mientras la opción revolucionaria creció un 11.46% (es decir menos que el porcentaje de aumento del número de votantes), la oposición lo hizo en 52.33% (es decir más que el porcentaje de aumento del número de votantes).

Dicho de otra manera -y en concordancia con lo visto en la Tabla III- la opción bolivariana crece más lento que el caudal de nuevos votantes, que a su vez crece más lento que la opción opositora.

A nivel estadal, se observa otro dato para analizar a cabalidad: el aumento del voto chavista en el Estado donde fue más pronunciado (Zulia, 33.95%) es inferior al crecimiento del caudal de votos opositor en cualquier otro Estado, salvo precisamente Zulia. En diez Estados el chavismo no llegó a aumentar más del 10% en votos, mientras que la oposición aumentó su votación en más del 70% en siete Estados. En diez estados, el aumento de votos opositores superó en más de 50 puntos al aumento -en un par de casos descenso- del chavismo.

Podemos ver lo anterior en forma de mapas, donde se representa con gradientes de color la variación de los votos 2006-2012 para cada una de las opciones:

 

Conclusiones

Aunque presenté estas tablas para que quien lea extraiga sus propias conclusiones, yo, como partidario del proceso de cambios liderado por Hugo Chávez, siento cierta preocupación por estos resultados.

Si analizamos aisladamente los resultados de la elección presidencial de 2012, sin duda son un muy buen resultado -en las mal llamadas «democracias» de la Unión Europea, por ejemplo, ganar por diez puntos y en 22 de 24 divisiones territoriales es considerado una victoria contundente- pero esta comparación 2006-2012 debiera llevarnos a reflexionar a quienes sentimos que nuestro deber como sujetos activos en esta Revolución es algo más que aplaudir y repetir consignas.

Podemos consolarnos diciendo que muchos opositores habrían votado igual por Capriles o por una licuadora (lo que es cierto en un buen número de sufragantes) pero eso sería a la larga razonar como quien pierde un juego de fútbol porque en un despeje la pelota pegó en la nuca de un compañero de equipo, después en el palo y terminó entrando en el arco tras golpear la cara del arquero. Pero igual es gol.

Estos números nos están queriendo decir algo. De cómo interpretemos ese mensaje que la matemática -siempre implacable y fría, pero incontestable- nos da, dependerá el futuro de este proceso de emancipación llamado Revolución Bolivariana, que se ha convertido en la esperanza del Universo.

—————–
NOTA: Los datos acá presentados están tomados de la web del CNE. Si vieran algún pelón de algún tipo, bienvenida sea la corrección. Nuevamente hago un exhorto a las autoridades del ente electoral a que publique estos resultados en formato hoja de cálculo, lo que permitiría un análisis pormenorizado de los mismos para extraer conclusiones necesarias.