Para México, una corriente supremacista y tóxica quiere detener la migración

223

Gerardo Villagrán del Corral |

Norteamérica mantienen políticas migratorias del siglo pasado para enfrentar la migración y existe una corriente supremacista y tóxica que sabe que las economías estadounidenses necesitan de los migrantes para prosperar, pero que al mismo tiempo quiere detener la migración, afirmó el canciller mexicano Marcelo Ebrard.

En la presentación del reporte del Grupo de Trabajo de Centro y Norteamérica sobre Migración, el canciller añadió que en México, uno de cada tres migrantes que cruzan el país se queda en él, por lo que se deben reformar las normas en la materia para responder a esta realidad, de acuerdo con el canciller, quien antes había señalado que el supremacismo blanco “es uno de los principales riesgos de nuestro tiempo”.

Silvia Giorgiuli, presidenta de El Colegio de México (Colmex), explicó que el reporte plantea 70 recomendaciones para la atención de la migración con un enfoque regional, divididas en seis grandes rubros, que van desde el desarrollo de una estrategia regional, pasando por factores económicos y políticos, así como inversiones para fomentar el trabajo en las regiones de origen.

Ebrard aseguró que ante la crisis migratoria resultaba apremiante ordenar el flujo migratorio, y abandonar la visión del fenómeno que se tiene desde el siglo XX, ya que actualmente las naciones se enfrentan a otra realidad. “Estado Unidos, sí o sí, y Canadá en alguna medida, México también un poco más adelante, vamos a necesitar un gran número de personas para mantener nuestras economías”, aseguró el funcionario

Hay dos formas de ver esto, la idea supremacista tóxica, que es un trastorno casi de personalidad porque es decir: “necesitamos que vengan trabajadores, pero no queremos que vengan”, necesitamos pasar a una situación distinta”, aseveró. Esto basado en el informe de la Cepal, en el que se establece que, el bono demográfico de América Latina y el Caribe se acabará en 2025: habrá menos personas jóvenes en edad de trabajar y habrá más adultos mayores en edad de jubilarse.

México tiene poco más de medio millón de trabajadores en una economía circular; cruzan el país alrededor de tres millones de personas al año. Se quedan en México ya cerca de un millón, con diferentes estatus o no estatus. “Nosotros vamos a tener que ajustar todas nuestras normas, pues las de hoy no necesariamente reflejan todo lo que está ocurriendo”, precisó.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha exigido a su par estadounidense Joe Biden la inversión para impulsar programas en los países con mayor flujo migratorio. En su última gira por Centroamérica, López Obrador registró los avances de dos de los programas que su administración ha buscado replicar en otros territorios: “Sembrando Vida” y “Jóvenes Construyendo el Futuro”.

El 29 de abril, en una “cordial conversación” López Obrador y Biden abordaron dos temas: atender causas de la migración con mucho mayor inversión en Centroamérica.

Recomendaciones

En su reporte, el Grupo de Trabajo –organización no gubernamental integrada por el Colmex, el Consejo Mundial para los Refugiados y la Migración, el Instituto de Políticas Migratorias, el Centro de Estudios México-Estados Unidos y Diálogo Interamericano– recomendó establecer un consejo de migración de Norte y Centroamérica para coordinar acciones concretas sobre el tema.

Planteó que se requieren alternativas para la migración, pues hay un desfase entre los programas existentes de trabajo temporal y lo que sucede en la realidad, y hace recomendaciones en materia de protección a migrantes, con énfasis en la atención a grupos vulnerables. Fortalecer el Estado de derecho, la rendición de cuentas, el combate a la corrupción y el acceso a la justicia es otro punto que el grupo considera que se debe atender en los países de origen de los migrantes.

Ken Salazar, embajador de Estados Unidos en México, aseguró en la presentación, que su país está muy unido con Canadá y México en la búsqueda de soluciones para la migración. Este tiempo de crisis es también un buen momento para encontrar soluciones, dijo.Graeme C. Clark, representante de Canadá, aseguró que su país está comprometido con conseguir una migración regular, ordenada y segura. Lograrlo, planteó, es un tema de responsabilidad compartida entre los actores ­regionales.

La embajadora de El Salvador en México, Rosa Delmy Cañas, refirió que los insumos del informe ayudarán a que los países puedan abordar con un enfoque regional los retos relacionados con la ­migración.

* Antropólogo y economista mexicano, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)