Para Insulza, «no hay conflicto» entre la Celac y la OEA

25

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, consideró que no existe «conflicto» entre la organización que encabeza, que está «plenamente vigente», y la CELAC, nacida con la pretensión por parte de algunos países de que sea su virtual reemplazo.

Télam

«No solamente no veo ningún conflicto, sino ninguna intención de conflicto, en la medida en que nuestros países, en esta organización, deciden si quieren esto o no», señaló Insulza, que se declaró «satisfecho» por su participación en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericano y Caribeños (CELAC) que se hizo en La Habana.

La CELAC agrupa a todos los países del continente americano con excepción de Estados Unidos y Canadá y fue fundada en 2010 por iniciativa del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez como una alternativa o contrapeso a la OEA.

Antes de que Insulza informara sobre su viaje, habló el nuevo embajador de Ecuador ante la OEA, Marco Vinicio Albuja Martínez, quien advirtió que el organismo hemisférico «morirá de inanición» si no se transforma escuchando a la «ciudadanía».

«Si no hay una decisión política de los gobiernos de modificarla (a la OEA) y fortalecerla, y si los pueblos no asumen como propia esta organización, la OEA morirá de inanición y desaparecerá lentamente, dejando paso a un nuevo multilateralismo de carácter regional que tendrá como fundamento el diálogo entre los distintos bloques de países», sostuvo Albuja Martínez.

Para el diplomático, ese multilateralismo «tardará en crecer, pero inexorablemente llegará a fortalecerse y asumir el papel que le corresponda en la historia si nosotros no logramos transmutar la OEA en los términos en que las necesidades de los pueblos lo exigen».

En una virtual réplica, Insulza afirmó que la OEA es una institución «plenamente vigente», aunque se mostró abierto a una «conversación franca», consignó la agencia DPA.

El diplomático chileno reclamó, sí, que ese diálogo sea «a partir del avance de la sincera opinión -y el respeto de la sincera opinión- de todos los países miembros».

«Tanto la OEA como la CELAC son propiedad de los países y ustedes decidirán lo que les parezca más conveniente», agregó.

La presencia de Insulza en La Habana marcó la primera visita de un funcionario de la OEA a Cuba en 50 años, un paso que «no requiere explicación, porque un país anfitrión, cumpliendo las reglas de esa comunidad, cursó invitaciones a todos los países que se había acordado invitar».

«Era un hecho importante estar ahí y asistir a esa reunión. Esa era la tarea que íbamos a cumplir, esa es la tarea que cumplimos», detalló.